Remedios naturales

Elabora tus propias sales de baño

Durante siglos, la gente ha visitado lugares con aguas termales ricas en sales minerales para relajarse y tratar problemas de salud. Las sales marinas ofrecen muchos de los beneficios del agua del mar. Alemania, Francia y Japón son algunos de estos lugares donde personas ricas y pobres se reunían para disfrutar de estos baños curativos y tratar dolencias de artritis, dolores musculares o enfermedades coronarias. El más conocido de estos lugares es sin duda el Mar Muerto, donde la concentración salina es tan alta que incluso se puede flotar.

Sin embargo, como no está al alcance de todos poder viajar o costearnos los servicios de un spa, os ofreceremos algunos consejos para que puedas disfrutar de los beneficios de las sales de baño en tu propio hogar. Las sales pueden mezclarse muy bien con los aceites esenciales o las hierbas aromáticas. No encontrarás nada más placentero y relajante que disfrutar de una agradable inmersión en tu tina de baño utilizando estas sales que tú misma podrás elaborar.

Materiales para hacer tus sales de baño:

Antes de empezar necesitaremos tener a mano las siguientes cosas:

– sal gruesa y sal fina (preferentemente sal marina)
– colorantes naturales (a nuestra elección)
– distintas fragancias de aromaterapia
– aceites esenciales

Modo de fabricación:

Deberemos conseguir un recipiente en el que verter la sal sin que quede amontonada. A continuación, las mezclaremos con el colorante procurando no humedecer mucho la sal. Mezclaremos poco a poco hasta que tome un color uniforme, sin que quede líquido restante. Procederemos del mismo modo con las esencias o aceites, siempre procurando que no sobre demasiado líquido ya que en caso contrario tendremos que esperar a que se sequen.

Terminada su elaboración, es el momento de envasarlas. Eligiremos un fraco preferentemente de vidrio para que no se escape el aroma. Reservar una semana y listo para usar!!!

Tipos de preparaciones.

Debemos tener en cuenta que no todas las sales son iguales. Cada preparado salino debe de orientarse al tipo de efecto que queramos conseguir ya sea de tipo medicinal o tratamiento de belleza.

Por ejemplo, teniendo en cuenta nuestro tipo de piel podemos elaborar diferentes sales de baño.

– Sales de baño para pieles normales

Ingredientes:

300 gramos de sal fina

150 gramos de sal gorda

5 gotas de esencia de jazmín

2 gotas de esencia de lavanda

2 gotas de esencia de salvia

Modo de preparación:
colocar la sal fina en un recipiente y mezclarla bien con la sal gorda. En otro recipiente mezclar las esencias de jazmín, de lavanda y la de salvia. Mezclar poco a poco y reservar en un envase de cristal.

– Sales de baño para pieles secas

Ingredientes:

300 gramos de sal fina de mesa

200 gramos de sal gorda

10 ml de esencia de caléndula

2 cucharadas de aceite de almendra

Modo de preparación: mezclar la sal fina y la sal gruesa en un recipiente. Añadir la esencia de caléndula y el aceite de almendra sin dejar de remover. Conservar la mezcla en un frasco de cristal. Bastará con agregar 3 cucharadas de este preparado a nuestra tina para que nuestra piel se vuelva más suave.

– Sales de baño para pieles grasas.

Ingredientes:

300 gramos de sal fina de mesa

150 gramos de sal gorda

10 ml de esencia de romero

Modo de preparación:
mezclar en un recipiente la sal fina y la sal gorda. Agregar la esencia de romero sin dejar de remover hasta que las sales estén totalmente impregnadas. Conservar la mezcla en un frasco de cristal. Bastará con agregar 3 cucharadas de sales a nuestro baño para regular las secrecciones de nuestra piel.

Las sales de baño también pueden emplearse con efectos terapéuticos, calmantes o antiestrés. Algunos de estos preparados son:

– Sales de baño para aliviar problemas circulatorios:

Ingredientes:

Sal marina

milenrama,

salvia,

esencia de romero

esencia de pino

esencia de menta

castaño de india

Modo de preparación: mezclar la sal marina con la milenrama, salvia, romero y castaño de india y luego agregar esencias de pino, romero y menta. Sumergir las piernas hasta la altura de las pantorrillas. Alternar nuestra ducha con agua caliente y fría. Este baño es muy útil para las personas que sufren problemas de piernas hinchadas por mala circulación.

– Sales de baño para recuperar energías:

Ingredientes:

2 tazas de sal de mar

2 cucharadas de sales del mar muerto (opcional)

2 cucharadas de bicarbonato de sodio

1 cucharadita de glicerina (o aceite de baño si no tienes glicerina)

20 gotas de aceite esencial de romero (si tienes puedes poner el romero a secar y partirlo en pedacitos pequeños. No es tan poderoso como el aceite, pero funciona)

30 gotas de aceite esencial de menta.

1 cucharadita de sal de Epson

Modo de preparación: mezclar primero todos los tipos de sal y los ingredientes secos. A continuación añadir los aceites gota a gota mezclando cuidadosamente. Puedes añadirle un toque de color usando algún tipo de colorante natural. Reservar en un frasco de cristal.

A disfrutar de vuestros baños!!!

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

1 Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies