Belleza y Salud

Alisado japonés: el alisado definitivo para cabellos rebeldes y encrespados

Después de probar mascarillas, cremas suavizantes, permanentes y otras mil historias posiblemente hayas dado la batalla por perdida. Hay melenas especialmente rebeldes y encrespadas para las que ningún tratamiento que asegure un alisado bonito parece ser duradero.

Si has descartado otras posibilidades, tal vez hayas oído hablar de la técnica del alisado japonés. Muchos peluqueros desconocen todavía su existencia o tienen una información errónea sobre este sistema. Si quieres someterte al alisado japonés es muy importante que acudas a un centro especializado. Sabemos que tiene un precio bastante alto pero ahorrar dinero no te servirá si tu cabello resulta deteriorado por no ponerte en manos de profesionales ya que se trata de una técnica bastante agresiva si no se realiza correctamente.

El alisado japonés ha sido definido por algunos especialistas como el mayor avance en el gremio de la peluquería desde que Karl Ludwig Nessler inventase el sistema de rizos permanentes en el año 1906. El término ha sido acuñado por la empresa Schwarzkopf pero también recibe otros nombres como alisado iónico, alisado termal, alisado definitivo, alisado chino o coreano o alisado permanente.

No es un tratamiento enfocado hacia cualquier tipo de cliente sino que está pensado especialmente para personas que poseen un pelo muy encrespado y difícil de dominar.

El proceso consiste en desrizar previamente el cabello y mediante la aplicación de diferentes productos y golpes de calor dejarlo liso como una tabla, al más puro estilo oriental. Al finalizar la sesión, la cutícula del cabello quedará perfectamente sellada de la raíz a las puntas, manteniendo una textura suave y brillante. Con los cuidados adecuados y un mantenimiento periódico podremos disfrutar de una preciosa melena durante un período de seis a ocho meses.

El procedimiento

1) Antes del alisado

* Lavarse el pelo un par de semanas antes con un champú neutro para que limpie el pelo a fondo y los productos que nos apliquen después en la peluquería agarren bien.

* No puedes llevar mechas ya que de lo contrario no podrás hacértelo

* Debes lavarte la cabeza el día anterior sin utilizar ningún tipo de suavizante o mascarilla. Después seca tu pelo con una toalla y no lo manipules ni para alisarlo ni para rizártelo ya que el peluquero debe valorar el tipo de cabello real que tienes para aplicarte los productos específicos a tu caso.

2) Una vez en la peluquería

El profesional examinará tu tipo de cabello. La garantía de éxito dependerá del estado inicial del mismo. No todos los cabellos sufren los tratamientos químicos de igual manera ni sufren del mismo modo la afección de los factores externos: el cloro, el secador o las planchas son algunos de los agentes responsables de la pérdida de elasticidad de nuestro pelo.

El peluquero hará previamente una miniprueba del producto en un mechón de la nuca para descartar posibles alergias. Si no existe ningún problema continuará el procedimiento.

3) La elección de los productos en base al tipo de cabello

Básicamente existen dos tipos de productos a disposición de tu peluquero

* productos alcalinos: son ideales para cabellos resistentes y sanos. También para cabellos difíciles de permanentar como los cabellos asiáticos.

* productos ácidos: más leves que los alcalinos ya que tienen un PH menor. Se emplean en cabellos frágiles, teñidos, muy finos o dañados.

4) Paso a paso

En primer lugar el peluquero te aplicará un reductor con base de “thioglycolato” para separar los puentes císticos. Ayudándose de un peine y unos guantes, separará mechón a mechón y extenderá el producto de la raíz a las puntas. Cuando finalice este primer paso, te lavarán la cabeza con champú y secarán tu melena con un secador.

A continuación, reorganizará los puentes císticos mediante una oxidación producida por calor. Para ello se emplea una plancha de cerámica iónica.

Por último se emplea otra oxidación esta vez neutralizante para fijar la nueva posición de los puentes.

El procedimiento del alisado japonés es muy lento y trabajoso. Dependiendo de la longitud del cabello puede llegar a durar entre 5 y 8 horas. Obviamente, cuanto más larga sea tu melena y más encrespado sea tu pelo llevará más tiempo y el precio aumentará. En ocasiones el peluquero opta por cortar parte del cabello si éste está muy reseco o dañado.

No te dejes engañar por ofertas excepcionales en las que se nos da gato por liebre. Un alisado japonés no es lo mismo que un procedimiento desrizante ya que éste es solo un reductor del rizo mientras que el alisado japonés lo elimina por completo. El rizo solo volverá a aparecer cuando el pelo crezca, no necesitando retoques en al menos cinco o seis meses. Los procedimientos desrizantes tienen una duración mucho menor y su precio es también más económico porque el proceso dura poco más de dos horas. Todo esto justifica el precio del alisado japonés, cuyo coste ronda los 350 € calculándose por hora de trabajo empleada.

La técnica del alisado japonés o alisado termal se conoce en España hace aproximadamente siete años y se basa en principios convencionales utilizando amonio de tioglicolato como reactivo químico y una parte térmica calorífica. Cuando el cabello es planchado a más de 130º se produce una oxidación del mismo pero no se trata de un planchado convencional ya que es planchado a diferentes temperaturas dependiendo del tipo de cabello de la clienta. La oxidación puede hacerse con un neutralizante a base de bromato de sodio o con peróxido. Al finalizar el proceso tu melena quedará ultrabillante y lisa. Ya no necesitarás recurrir a la plancha o a estirar tu pelo para que se vea ordenado sino que bastará con emplear un secador y tus dedos. Tu pelo no volverá a encresparse con la humedad y aguantará tu peinado mucho más tiempo.

Muchas mujeres que tienen el pelo especialmente rebelde y encrespado tienen una esclavitud permanente del secador, empleando por lo menos 45 minutos en alisarlo. Con este sistema, las melenas más indomables se convertirán en esa hermosa cabellera que siempre has soñado.

Eso sí, un cabello alisado químicamente será más difícil de tomar forma en el caso de que desees cambiar de look y tenerlo ondulado o de otra forma. Debes de tener esto en cuenta antes de someterte a un alisado japonés.

Los retoques

Una vez que el pelo queda perfectamente sellado no vuelve a encresparse, pero hay que tener en cuenta que nuestro pelo sigue creciendo y ésto hace necesario retocar las raíces. Cada persona tiene un ritmo de crecimiento diferente y marcado por su genética, aunque lo normal es que no necesite retocarse en al menos 6/ 7 meses.

Los retoques se realizarán solamente sobre el área de crecimiento. Se valorará si las raíces están en buenas condiciones para repetir el proceso. Las zonas alisadas anteriormente deben ser protegidas con productos destinados a tal fin. Los retoques deben realizarse con sumo cuidado ya que de hacerlo mal podría verse el salto entre la zona anteriormente alisada y el nuevo cabello. De no ser protegida la parte ya alisada, podría producirse un deterioro permanente, produciéndose una rotura de mechones o incluso de la zona de unión.

El coste de retocarse la raíz suele rondar los 100/ 150 € dependiendo del estado de tu cabello y del tiempo que haya transcurrido desde el primer alisado.

Después del alisado

Una vez que te hayas alisado el cabello, es muy importante que sigas las indicaciones de tu peluquero en los tres días posteriores al procedimiento. No debes mojar el cabello ni someterlo a humedad, tampoco puedes poner horquillas, coletas o diademas y en definitiva, cualquier cosa que pudiera marcar tu cabello durante esas 72 horas.

El desatender este consejo podría provocar que se formasen ondas en la melena o que reapareciese el encrespamiento y… no queremos arruinar en un par de días todo el trabajo, de modo que atiende a las precauciones de tu peluquero.

Si el pelo llegase a mojarse por accidente debemos de secarlo lo antes posible con un secador apuntando siempre hacia abajo y con movimientos suaves. Si al dormir el cabello toma algún pliegue, desházlo usando la plancha sin pararte excesivamente en esa sección del cabello sino moviéndola contínuamente.

De igual modo tampoco es recomendable retirarse el pelo detrás de las orejas y mucho menos usar tintes o agentes externos durante al menos dos semanas después del alisado.

Teniendo en cuenta todo esto, pasado el tiempo indicado la clienta hace una vida perfectamente normal, lavando y cuidando su cabello en su propio domicilio. ¿Nuevas tecnologías de cuidado del cabello basadas en principios tradicionales? Sea como fuere el alisado japonés es la alternativa que muchas mujeres estaban esperando. Y tú ¿dónde vas con esos pelos?

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

1 Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies