Belleza y Salud

Los secretos de la máscara de pestañas

Muchas veces vemos en los anuncios de TV actrices y modelos anunciando máscaras de pestañas con efectos espectaculares. Luego las probamos nosotras en casa y los resultados no son ni de lejos parecidos. No es porque nuestras pestañas sean más cortas o menos espesas que las de estas chicas sino porque generalmente las pestañas que aparecen en los comerciales de televisión son postizas.

Las pestañas postizas son una buena alternativa para lucir una mirada de impacto en un día especial: una cena, un evento o una boda. En nuestro artículo “Cómo colocar unas pestañas postizas paso a paso” te explicamos la mejor manera para colocártelas obteniendo un acabado natural. Sin embargo, si lo que quieres es presumir de una mirada expresiva cada día, este método puede resultar bastante agresivo. Por ello te recomendamos utilices máscara de pestañas ya que a pesar de que unas pestañas naturales nunca vayan a alcanzar la longitud de unas postizas, si la utilizamos correctamente y seguimos unos sencillos trucos de maquillaje podemos sacarle mucho partido.

La máscara de pestañas es un cosmético imprescindible en cualquier kit de maquillaje ya que alargan, curvan y espesan tus pestañas intensificando la mirada. Hoy en día existen en el mercado muchas marcas de cosméticos que ofrecen máscaras de pestañas con acabados profesionales. La composición de todas ellas es similar pero los mejores resultados dependen del metodo de aplicación, y con esto nos referimos tanto al procedimiento empleado como al material con el que se aplica ya que la forma del cepillo es fundamental y marca la diferencia entre un producto y otro. Hay marcas que incluyen cepillos de alta precisión, aplicadores fáciles de usar e incluso motores vibratorios. Entre tantas opciones es fácil perderse por eso nuestro post de hoy está dedicado a las máscaras de pestañas: cuál elegir, cómo aplicarlas, qué opciones existen en el mercado y algunos sencillos tips para ahorrar tiempo y evitar errores de maquillaje tan comunes como los pegotes o las pestañas que se unen en grupos sin quedar sueltas.

1) ¿Qué máscara de pestañas debo elegir?

El primer paso para conseguir unos ojos más bonitos utilizando máscara de pestañas, es elegir aquel producto que mejor se adapte a tus necesidades y al efecto que quieres conseguir. Existen muchas opciones en el mercado y a menudo cuesta decidirse. La mayoría de las chicas buscan en general obtener los mismos resultados: unas pestañas más largas, más curvas o más espesas pero a la vez definidas y naturales.

Al igual que existen sombras de ojos y bases de maquillaje diferentes teniendo en cuenta tu tipo de piel, la máscara de pestañas debe elegirse teniendo en cuenta las características de tus pestañas naturales: su longitud, espesor y volumen, aunque también deberías tener en cuenta tu color de ojos o tu edad.

Si tus pestañas son cortitas, lo mejor es elegir una máscara que las alargue y las separe pero sin aportar volumen ya que el efecto extravolumen puede hacer que se vean todavía más cortas.

Si tienes las pestañas finas, por el contrario, lo mejor es decidirse por una máscara que dé volumen y espesor a la vez que las alargue ya que el efecto óptico será mucho mejor que simplemente alargándolas.

Para pestañas normales o de un tamaño medio, además de alargarlas puedes utilizar una máscara con aplicador en forma de curva y de este modo podrás curvarlas sin necesidad de utilizar rizadores.

Si tus pestañas son frágiles y más bien resecas, además de embellecerlas puedes fortalecerlas utilizando una máscara con agentes hidratantes y fortalecedores.

También debemos de tener en cuenta nuestro tipo de piel. Si nuestro cutis es graso o tenemos tendencia al lagrimeo, podemos elegir una máscara resistente al agua y de este modo evitaremos que se corra y se ensucien los párpados aunque no conviene abusar de este tipo de máscaras ya que resecan en exceso y pueden dañar las puntas de tus pestañas.

Teniendo en cuenta el color de nuestros ojos, también podemos elegir un color de rímmel u otro.

* Negro: armoniza con cualquier color de ojos y es ideal tanto para el día como para la noche.
* Marrón: ideal para llevar por el día y sobre todo para personas con la tez clara y pestañas rubias que quieren potenciar su mirada pero sin cambiar radicalmente de aspecto.
* Violeta: resalta los ojos oscuros y es muy juvenil.
* Azules y verdes: les sientan muy bien a las personas con ojos color almendra.
* Transparente: da volumen y alarga las pestañas pero sin modificar su color natural, es ideal para niñas y jóvenes a las que les gusta lucir un look muy despejado.

Otras chicas más atrevidas, disfrutan combinando varios tonos de pestañas. Para ello hay que aplicar primero el color más oscuro y dejar que se seque, a continuación, aplicarás el tono claro solo en las puntas.

2) ¿Cómo aplicar la máscara de pestañas?

Maquillar adecuadamente tus pestañas es un auténtico arte. Unas pestañas bien maquilladas realzan la mirada y le añaden un toque de seducción al rostro. Además de una mayor longitud y volumen, el efecto deseado debe ser siempre la naturalidad. Buscamos un toque discreto. Aplicar demasiado producto o no hacerlo bien puede causar una impresión de “pegote” nada deseable.

Antiguamente, las máscaras de pestañas tenían un formato de presentación en forma de pastilla (similar a las sombras de ojos pero con una composición más parecida al jabón). A la base de las mismas se le añadía cera, aceites y otros pigmentos. Sin embargo, y debido a su difícil aplicación esta presentación quedó en desuso.

Actualmente, las máscaras de pestañas se presentan en crema e incorporan un aplicador que hace más fácil su utilización. El cepillo aplicador permite obtener un resultado más suave y uniforme pero la técnica es importante.

En primer lugar, para conseguir unas pestañas bonitas lo ideal es que estén bien cuidadas. Para ello no debes olvidarte de desmaquillarlas cada noche con especial cuidado. Puedes aplicarte también algún producto específico para fortalecerlas y embellecerlas, por el ejemplo el gel Lipocils de Talika. Al cabo de unas semanas verás que tus pestañas lucen más largas y pobladas.

Antes de maquillarte debes asegurarte de que tus pestañas estén secas y sin restos de grasa ya que de lo contrario el producto no se adherirá correctamente. Una vez de que te asegures de ésto, aplica el resto del maquillaje de ojos: es decir, las sombras y el lápiz de ojos si es que sueles llevarlo. Recuerda que la máscara de pestañas va siempre al final.

Si tus pestañas son demasiado rectas, puedes usar un rizador para curvarlas pero siempre antes de aplicar la máscara para evitar que se quiebren. Para utilizar correctamente el rizador de pestañas, colócalo al ras de las pestañas y presiona durante unos 3 segundos. El efecto es espectacular.

Ahora ha llegado el momento de aplicar la máscara, pero antes de hacerlo te daremos algunos tips para que consigas un extra de volumen y espesor. Una solución posible es aplicar una base de máscara. Además de maximizar el volumen, la base de máscara te ayudará a definir el rizo y a evitar la formación de grumos. No te excedas en la cantidad de producto, un poco de base es suficiente. Aplícala sobre las pestañas superiores e inferiores y espera a que se seque.

Si no deseas aplicar una base de máscara puedes utilizar este sencillo truco: consiste en aplicar dos capas de máscara, una de ellas ligera y a modo de base con el fin de alargar y otra capa más espesa para añadir volumen. Para alargar puedes usar por ejemplo la máscara Maybellyne Lash Discovery Waterproof Mascara, recuerda que debe ser una capa muy fina de producto. Una vez que te la apliques y antes de que se seque, utiliza un peine de pestañas y sepáralas desde la raíz hasta las puntas para evitar la formación de grumos. Espera a que se seque y aplica la segunda capa. Debes emplear una máscara efecto volumen, por ejemplo Maybelline Lash Stylist Waterproof Mascara. Aplícala con normalidad y al terminar pasa de nuevo el peine para mantener la separación entre pestañas. Si aun así te han quedado grumos o exceso de producto puedes enrollar un clínex de papel en tu dedo y acercarlo a tus pestañas para retirar los restos.

Para evitar disgustos y que parte del maquillaje de tu cara se estropee por un pegote de máscara, vigila que el aplicador no tenga demasiado producto en el extremo del cepillo. Eleva la cabeza hacia arriba para aplicarte la máscara, no vayas a manchar tu ropa.

Nunca bombees el aplicador para impregnar el cepillo ya que si entra aire dentro del envase, el producto se secará. La forma correcta es introducirlo hasta el fondo y girarlo lentamente.

Para maquillar las pestañas superiores, coloca el cepillo sobre la raíz de las pestañas y mueve el aplicador en un suave movimiento de zigzag hasta llegar a las puntas. De este modo, conseguirás una mayor separación entre cada una de ellas, evitando que se apelmacen.

Presta especial atención a las pestañas del rabillo del ojo, ya que maquillándolas lograrás una mayor amplitud en tu mirada.

En cuanto a las pestañas inferiores, lo mejor es no sobrecargarlas. Es preferible que no llegues a las puntas. Bastará con que las resaltes desde la raíz y las maquilles con movimientos suaves hacia los extremos. Si tienes ojeras, lo mejor incluso es que pases de maquillarlas ya que resaltarán este defecto.

Si tus pestañas son muy finas y poco pobladas, lo mejor es usar muy poco producto ya que tienden a acumular más grumos y a verse muy artificiales. Si este es tu caso, sigue un tratamiento fortalecedor para pestañas (de venta en farmacias) y utiliza siempre cosméticos de buena calidad ya que la sequedad las podría volver más frágiles. No uses agujas ni otros métodos similares para separar las pestañas, lo mejor es emplear siempre un peine. Un pequeño truquito para hacer que se vean más espesas consiste en trazar una línea de eyeliner y aplicar unos polvos sueltos antes de la máscara efecto volumen.

3) Entre cepillos está el juego

Os hemos hablado de las características de las máscaras de pestañas en base a sus componentes, los colores más favorecedores, etc.

Sin embargo, no hay que olvidar la importancia del cepillo aplicador. En cuestión de máscaras muchas veces es más importante el propio cepillo que la composición del cosmético en sí.

Observa la siguiente foto, los cepillos que ves en orden consecutivo son: Chanel (22€), Clinique (11€), Max Factor (6€), Maybelline (5€), Revlon (5€) y Lancome (18€).

Cuando vemos los típicos anuncios de TV sobre máscaras de pestañas, todos nos prometen efectos similares: largura infinita, mayor volumen… pero entonces ¿por qué los cepillos son tan diferentes?

Por lo general, la forma del cepillo es lo que define su cometido. Los cepillos más gruesos sirven para espesar las pestañas, los finos las alargan y los curvados las rizan. Algunos cepillos tienen dos partes: una superior y poblada para dar volumen a las pestañas superiores y otra con cerdas más cortas para las pestañas inferiores y para las raíces.

El material también cuenta puesto que cuanto más flexible sea, mayor curvatura podrá lograrse.

La nueva generación de cosméticos, ha innovado también con técnicas realmente sorprendentes en este campo. Uno de los inventos más curiosos es el de incorporar al apicador de la máscara de pestañas un sistema a pilas muy similar al que tienen los cepillos dentales vibratorios. Un ejemplo de estos productos son Turbo Lash All Efects Motion de Estée Lauder y Estée Lauder de Lancôme. Para utilizar estos novedosos utensilios, simplemente hay que mantener el cepillo muy cerca de la raíz y luego ir subiendo hacia las puntas. Obtendremos como resultado unas pestañas mucho más curvas, pobladas y definidas.

4) Y ¿cómo conservarlas después?

Cuando una máscara de pestañas comienza a secarse lo mejor es tirarla, para evitar que se depositen antiestéticos grumos en tus pestañas. Consérvalas siempre en un lugar alejado de la luz y de las temperaturas altas. Fíjate siempre en haber cerrado bien el envase ya que el contacto con el aire hace que se estropee pronto y, como te comentamos antes, no bombees el aplicador para que el producto no se seque.

Si has utilizado una máscara de pestañas mientras estabas enferma o tenías una eccema o un orzuelo, te recomendamos tirarla ya que puede estar contaminada por bacterias. Por el mismo motivo, te recomendamos que nunca prestes tus productos personales de maquillaje a tus amigas y especialmente los lápices labiales o las máscaras de pestañas ya que pueden entrar en contacto con las mucosas y transmitir infecciones.

Para saber más detalles sobre cómo conservar los cosméticos te recomendamos leer nuestro artículo del mes pasado sobre el tema, ya que puede ser de tu interés.

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies