Belleza y Salud

Piel suave como la seda

Una piel suave y bonita es sin duda uno de los atributos más sexys de la belleza femenina. No solamente resulta agradable al tacto y a la vista sino que por ser el órgano más extenso de nuestro cuerpo, una piel luminosa y bien cuidada es un signo de salud y de equilibrio interior.

Con la llegada del calor, los vestidos cortos y los trajes de baño nuestra piel queda más al descubierto. Hacer que luzca radiante este verano no te resultará complicado si sigues los consejos que te daremos en nuestro post de hoy.

Para presumir de una piel tersa y elástica en cualquier época del año, es necesario que le dispenses a tu cuerpo unos cuidados especiales de forma similar a cómo lo haces con tu cutis para eliminar impurezas o prevenir la aparición de arrugas. Sigue estos sencillos tips y comienza a preparar tu piel para la llegada del calor, verás que en unas semanas notas la diferencia y te sentirás mucho más atractiva:

1) Baño relajante y respetuoso con tu piel: la piel está en contacto con una gran cantidad de terminaciones nerviosas, la mejor forma de aliviar tensiones y preparar la piel para la hidratación es un baño con templada. Eso sí, tu gel de ducha debe tener un PH similar al de tu piel y ser suave. Puedes incorporar también al agua de tu baño sales o esencias aromáticas ya que ésto ayudará a abrir los poros de tu piel. Si quieres aprender a elaborar tus propias sales de baño, te recomendamos leer nuestro artículo “Elabora tus propias sales de baño”.

2) Exfoliación: deberás exfoliar tu piel al menos una vez a la semana para eliminar las células muertas e impedir que los poros se obstruyan de suciedad y grasa. La exfoliación puede hacerse con esponjas naturales de baño, guantes de crin o cremas exfoliadoras. Después de exfoliarte la piel es imprescindible humectarla con crema o aceites.

En ocasiones especiales, puedes acudir a un centro de estética o a un spa para realizarte un tratamiento especial: Salt Glow, cepillado en Seco, exfoliante con gránulos de café o chocolate o exfoliantes a base encimas y ácidos como ácido glicolico y derivados de frutas como la papaya. Después del proceso de exfoliación, se realizan tratamientos hidratantes a base de arcillas, algas marinas, productos vegetales o productos lácteos, aceites esenciales y otros. Los spa nos dan la comodidad de ser atendidas por profesionales y además disponen de aparatos especiales como bañeras de hidroterapia, saunas y baños turcos. Si te decides a exfoliarte en casa tú misma, puedes usar un producto específico para esta función o bien prepararlos tú misma. Un truco muy efectivo para sustituir la exfoliante corporal si nos quedamos sin ella consiste en añadir un poco de azúcar a tu crema hidratante habitual y frotarla suavemente.

Si quieres aprender a preparte en casa tus propios aceites limpiadores, te recomendamos ver el siguiente video donde se explica cómo preparar en este caso una exfoliante casera con aceite, café y fragancias esenciales.

3) Hidratación: la hidratación es un paso fundamental no solamente para combatir la sequedad y conseguir una piel tersa y suave, sino que además protege las estructuras de la epidermis con una capa de humectación extra minimizando las agresiones externas y manteniendo tu piel joven y reduciendo la aparición de estrías.

El mejor momento de aplicar la crema hidratante es después de un baño caliente ya que los poros se abren favoreciendo la absorción del producto.

Algunas mujeres mujeres prefieren usar aceites en lugar de cremas hidratantes. Hasta ahora, la industria cosmética había recomendado utilizar siempre para el cuidado corporal productos sin base oleosa, ya que el aceite estimula la producción de grasa y la aparición de impurezas. Sin embargo, las últimas investigaciones en el campo apuntan a que si seleccionamos los aceites adecuados, podremos beneficiarnos de sus propiedades en todo tipo de pieles ya sean secas, grasas o maduras. Los aceites esenciales además de hidratar pueden usarse para limpiar la piel. Para remover toxinas y puntos negros, simplemente aplica un poco de aceite sobre la superficie de tu piel y masajea suavemente durante 5 minutos; luego colócate una toalla húmeda que habrás empapado en agua caliente previamente, estrujándola después… espera a que la toalla se seque sobre tu piel y retira el aceite suavemente haciendo movimientos circulares. Repite el proceso dos o tres veces. Recuerda que las pieles secas necesitan aceites densos como la oliva o el aceite de castor mientras que las pieles grasas deberán usar aceites ligeros como el aceite de uva o el aceite de jojoba.

Los aceites son un excelente medio para humectar y limpiar tu piel después del baño pero para la hidratación diaria son preferibles las preparaciones con bases en crema ya que permanecen durante más tiempo sobre la piel.

4) Alimentación: la alimentación es uno de los factores fundamentales para tener una piel bonita. Si quieres lucir una piel más luminosa y saludable, es imprescindible que sigas una nutrición equilibrada en la que no falten ninguno de los componentes esenciales para la salud de tu organismo. También es aconsejable beber al menos dos litros de agua al día para hidratar tu piel desde el interior y favorecer la eliminación de toxinas. Si lo deseas puedes incorporar a tu dieta algún complejo multivitamínico para retrasar el envejecimiento de la piel. En nuestro artículo “Vitaminas para una piel joven” te comentamos cuáles son los grupos de vitaminas imprescindibles para la salud y elasticidad de tu piel. Si eres fanática de los remedios naturales sabrás que el germen de trigo es uno de los métodos populares más efectivos para conseguir una piel suave ya que contiene un gran aporte de vitamina E.

5) Protégete del sol: los rayos ultravioleta son uno de los agentes externos que más envejecen tu piel, además del tabaco. Los expertos no recomiendan exponerse al sol entre las 11:00 y 16:00 horas debido a que en esos momentos su incidencia es mayor, pero si debes salir forzosamente entre esas horas deberás protector solar media hora antes para evitar las manchas, quemaduras y el envejecimiento prematuro de tu piel. Al final del día, es recomendable usar un aftersun con complementos ricos en vitamina E para nutrir tu piel.

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies