Remedios naturales

Las mejores mascarillas caseras con efecto exfoliante

Exfoliar la piel a menudo es uno de los cuidados esenciales que debes dispensar a tu rostro. La exfoliación ayuda a limpiar las impurezas y a retirar las células muertas haciendo que tu piel se oxigene, recupere su luminosidad y combatiendo problemas como el acné o los puntos negros.

Si no tienes a mano un producto cosmético específico, siempre puedes recurrir a ingredientes naturales ya que son muy económicos y te pueden sacar de más de un apuro.

A continuación, te explicaremos como elaborar algunas de estas mascarillas caseras con efecto exfoliante:

* Mascarilla de leche y bicarbonato:
simplemente agrega una cucharada de bicarbonato de sodio a medio vaso de leche y luego añade un poco de miga de pan para darle  consistencia. Masajea tu cutis con esta mezcla y déjalo actuar durante 10 minutos. El bicarbonato tiene propiedades astringentes y ayuda a secar los granos y a remover impurezas como los puntos negros.

* Mascarilla de limón y miel: el limón es otro poderoso astringente para la piel pero la reseca en exceso. En cambio, si al zumo de un limón le agregamos una cucharadita de miel y unas hojas de menta machacadas, veremos que los resultados son muy prometedores ya que la miel suaviza mientras que la menta tiene propiedades refrescantes. Debe mantenerse 15 minutos sobre el rostro y aclararse con abundante agua fría. Si a esta mascarilla le añadimos un poquito de azúcar se convertirá en una buena exfoliante casera.

* Mascarilla de mango: debes extraer la pulpa de un mango maduro y macharla con una cuchara. A continuación, agregar una cucharadita de azúcar y mezclar todo muy bien. Aplica esta pasta sobre tu rostro masajeando las zonas con más impurezas y déjala sobre tu cutis 15 minutos. Luego, retírala con agua templada y aplica tu hidratante habitual. Esta mascarilla es especialmente aconsejable para pieles secas.

* Mascarilla de café: mezcla una cucharadita de café con un poco de tu leche limpiadora habitual. Masajea con movimientos circulares y retíralo con abundante agua fría. La cafeína es excelente para activar la microcirculación de la piel y es muy eficaz para devolver el brillo de un cutis apagado.

* Mascarilla de leche y avena:
mezcla 2 cucharadas de leche en polvo, media taza de avena molida y una cucharadita de maicena. Agrega poco a poco agua hasta formar una pasta que aplicarás sobre tu rostro y cuello con un suave masaje. Deja reposar 10 minutos y aclara con abundante agua.

* Mascarilla de linaza y miel: mezcla una taza de miel con medio vaso de agua tibia y unos 25 granos de linaza. Remueve hasta formar una pasta y déjala enfriar en el refrigerador durante unas 3 horas. Luego podrás aplicártela dejándola actuar durante unos tres minutos. Esta mascarilla tiene propiedades tonificantes además de quitar las impurezas.

* Mascarilla de azúcar moreno:
mezcla un poco de azúcar moreno con tu leche limpiadora. Aplícalo sobre el rostro con movimientos circulares y luego aclara con agua fría.

* Mascarilla de miel y avena: mezcla la cuarta parte de una taza de avena con una cucharadita de miel. Mezcla bien y aplícate este preparado después de lavar la cara con el rostro aun húmedo. Deja que actúe unos 15 minutos y retíralo con agua fría.

* Mascarilla de azúcar y aceite de oliva: Mezcla la cuarta parte de una taza de azúcar y tres cucharadas de aceite de oliva. Aplícalo con un suave masaje en movimientos circulares y aclara con abundante agua.

* Mascarilla de miel y azúcar:
mezcla una cucharada de miel de abeja y una cucharada de azúcar. Remueve bien y extiende esta pasta sobre tu rostro y cuello dejando que actúe unos 15 minutos. Luego retírala con agua tibia realizando suaves movimientos circulares e insistiendo en aquellas zonas donde los poros suelen obstruirse: nariz, frente, etc.

* Mascarilla de yogurt y avena: mezcla en un bol una cucharadita de copos de avena con una cucharadita de yogurt y media cucharadita de sal de marina. Aplica sobre el rostro con suaves masajes circulares. Deja que actúe unos cinco minutos y retírala con agua tibia. Esta mascarilla está especialmente indicada para pieles sensibles o con irritaciones.

Para finalizar, te daremos algunas recomendaciones sobre el modo de aplicar una exfoliante casera:

* A pesar de tratarse de ingredientes naturales, tampoco se puede abusar de ellos. Las exfoliantes deben aplicarse 1 ó 2 veces a la semana a lo sumo.

* Las mascarillas exfoliantes deben aplicarse sobre la piel limpia y algo húmeda para que el raspado no sea demasiado agresivo.

* No te restriegues la piel con fuerza, el masaje ha de ser muy suave para no producir irritaciones.

* Si te has sometido hace menos de una semana a un peeling médico no las uses por el momento.

* Después de aplicarte una mascarilla exfoliante casera tu piel estará visiblemente más lisa. Es el momento de aplicar tu hidratante o humectante habitual para nutrir tu cutis a fondo.

Si te interesa saber como preparar otras mascarillas caseras, te recomendamos leer este articulo.

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies