En forma

Caminar, un ejercicio aeróbico saludable y que ayuda a adelgazar

Caminar es uno de los ejercicios aeróbicos más completos. Así lo ha confirmado un reciente estudio realizado en U.S.A. donde se asegura que caminando 10.000 pasos al día mantenemos la buena salud de nuestro sistema cardiovascular y cuidamos nuestra figura.

Realmente, la mayoría de las personas no caminamos tanto a pesar de que se considera uno de los ejercicios más completos y seguros. En su realización intervienen gran cantidad de músculos, es relajante y ayuda a mejorar procesos metabólicos como la digestión. Además, por su sencillez, caminar no necesita de entrenamiento previo y puede ser realizado por casi cualquier persona. Si eres constante conseguirás moldear tu figura sin necesidad de invertir en costosas máquinas y es que no hay nada más económico que caminar.

Si quieres practicar esta actividad física con regularidad, comienza por comprarte ropa y calzado deportivo adecuados. Para calcular realmente la distancia caminada, puedes usar un podómetro, un pequeño aparato medidor que se coloca en los tobillos y cuenta la cantidad de pasos dados al día. Ponte un objetivo y poco a poco aumenta el nivel de actividad hasta alcanzar tu meta.

Si adelgazar está entre tus expectativas, recuerda que para que tu cuerpo queme grasas es necesario realizar un mayor consumo de energía. Si este es tu propósito, deberás realizar la caminata como un ejercicio aeróbico de entre 30-45 minutos de duración y a buen ritmo. No interrumpas tu ritmo para detenerte a ver un escaparate o conversar con alguien ya que a partir de los 20 minutos de marcha el ritmo cardíaco se acelera y el metabolismo comienza a quemar las grasas acumuladas. No hace falta que corras tampoco pero sí que mantengas el paso acelerado hasta que notes el esfuerzo. En cuanto a la frecuencia con que debes realizar esta actividad, lo ideal es que sea con bastante regularidad (de 3-5 veces por semana).

Cuida tu postura al caminar. La espalda debe estar recta y la cabeza alineada con respecto al tronco y a la pelvis. Los hombros deben estar también rectos y los brazos relajados. Pisa primero con el talón y luego con el resto del pie balanceando el cuerpo hacia delante. Tu respiración debe adecuarse a la velocidad con que camines y, por supuesto, no dejes de observar las irregularidades del terreno para no llevarte una sorpresa desagradable que provoque un esguince. A disfrutar de tu caminata !!!

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies