En forma

Tratamientos de choque contra la celulitis.

Ganar la batalla a la celulitis es difícil, pero no imposible. Hace falta un ataque sin tregua y desde todos los frentes posibles. Conoce, a continuación, los tratamientos más novedosos, tanto cosméticos como de cabina, que te permitirán reducir la piel de naranja con la mayor eficacia y rapidez.

1) ¿Qué tipo de celulitis tienes?

Como tal vez sabrás, no todas las celulitis son iguales. La piel de naranja puede presentar diferentes aspectos y grados, en función de las características que presente el tejido afectado. Conoce los diferentes tipos que hay:

* Adiposa o blanda: es la que se presenta cuando, al tacto, la celulitis es esponjosa, flexible y localizada. No duele y se mueve cuando cambias de postura. El tejido superficial está flácido, con poca consistencia. En general, se suele localizar en la zona de los muslos, caderas y glúteos. Suele afectar a mujeres jóvenes o a mujeres con exceso de peso.

* Fibrosa o dura: su tacto es más bien granuloso o duro, y se localiza sobre todo en la zona de las comúnmente llamadas pistoleras. En general, va acompañada de estrías. Visiblemente, la piel presenta ondulaciones que no cambian con el movimiento corporal. Afecta, sobre todo, a personas de vida sedentaria y poca actividad física.

* Endomatosa o infiltrada: su consistencia es pastosa. Se localiza a lo largo de las piernas y provoca hinchazón en los tobillos. Va asociada a problemas circulatorios. Se da en mujeres de todas las edades, aunque es más frecuente en adolescentes.

2) Reduce la piel de naranja en tu día a día.

Antes de someterte a un tratamiento intensivo, pon en práctica ciertos hábitos diarios que te ayudarán a combatir la celulitis desde dentro.

* Alimentación sana: seguir una dieta adecuada es el primer paso para reducir el nivel de grasas y disminuir la acumulación de agua y toxinas en el tejido adiposo que se localiza en las caderas, las nalgas y el abdomen. Para ello, bebe dos litros de agua y realiza cinco comidas al día, dando prioridad a las frutas, las verduras, las legumbres, los cereales, los frutos secos y el pescado. Intenta, asímismo, limitar al máximo el consumo de azúcar, sal, harinas refinadas, grasas (lácteos enteros, carnes rojas, embutidos, etc.) y alcohol.

* Muévete más: si realizas deporte de forma habitual, las células con exceso de grasa se movilizarán y podrás eliminar la celulitis con mayor facilidad. Debes realizar, sobre todo, ejercicios de tipo cardiovascular: caminar, correr, ir en bici, nadar…

3) Utiliza la cosmética

Para complementar la rutina alimentaria y deportiva y obtener mejores resultados, confía en estos tratamientos:

* Desde el interior: en farmacias, pueden adquirirse complementos dietéticos en forma de cápsulas o sobres que te ayudarán a eliminar desde dentro los cúmulos de grasa, reduciendo el tamaño de las células adiposas, reactivando la circulación y estimulando los mecanismos de eliminación de líquidos. Busca los que contienen diente de león, alga fucus, piña en polvo, colina, inositol o castaño de indias entre otros.

* La eficacia de los cosméticos: ya sea a través de geles, cremas o parches, existe una gran variedad de anticelulíticos de alta efectividad. El secreto de su éxito no sólo radica en sus ingredientes (algas, cafeína, carnitina, centella asiática, retinol… ) sino también en la forma de aplicación. Para un resultado diez, masajea las zonas afectadas con movimientos enérgicos para estimular la circulación sanguínea y facilitar el drenaje linfático.

4) Tecnología de choque

Si tu celulitis es rebelde o bien quieres erradicarla con rapidez, puedes recurrir a tratamientos:

* Mecánicos: en los centros de estética, se realizan masajes con la ayuda de aparatos especializados que movilizan los fluidos y favorecen la eliminación de grasas. Destacan el drenaje linfático y la presoterapia.

* Nuevas tecnologías: otros métodos son los ultrasonidos focalizados (su efecto térmico destruye el tejido graso), la ultracavitación (un rodillo genera microburbujas que destruyen la célula adiposa) y la radiofrecuencia (se generan ondas que eliminan la grasa).

* Quirúrgicos: el tratamiento más conocido es la liposucción, que consiste en la aspiración de la grasa subcutánea mediante unas cánulas. La lipoescultura ultrasónica o el láser de lipólisis, que consiguen una eliminación de la grasa de forma más controlada y un estiramiento superficial de la piel, son otras de las mejores opciones a tu alcance.

Si quieres más información sobre este tema, te recomendamos leer nuestros artículos “Los últimos tratamientos estéticos para combatir la celulitis” y “Combate la celulitis con remedios naturales”.

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies