Belleza y Salud

Cómo cuidar tus mechas en verano

Realmente, unas mechas en el cabello de un color que te favorezca quedan bien en cualquier época del año ya que iluminan, dan volumen y resultan muy rejuvenecedoras.

En verano, sin embargo, el pelo tiende a resecarse y algunos agentes externos como las exposiciones solares, el cloro de las piscinas o el agua del mar lo perjudican en exceso haciendo que sea difícil mantener el tono original de tus mechas. Por este motivo, muchas chicas prefieren renunciar a hacerse mechas en esta temporada. Si este es tu caso, en nuestro post de hoy te daremos algunos tips para que conserves el brillo de tu melena intacto durante el periodo estival.

1) Primer paso: minimizar los daños durante la aplicación.

Si quieres lucir unas mechas bonitas y naturales y cuidar tu cabello en el proceso, la técnica es un factor clave.

Tradicionalmente para hacerse las mechas se utilizaba un gorro de goma y un ganchito. Otra forma de hacerlo es utilizar papel de plata, pero hoy en día suelen hacerse con peine ya que crean un efecto mucho más natural.

Las mechas pueden aplicarse tanto sobre el pelo sin tratar como sobre el pelo teñido (esta última opción es aconsejable para las mujeres que tienen canas y un tono de base oscuro pero si eres rubia natural, no necesitarás teñir la base ya que la propia mecha en un tono más claro, ayudará a disimular las canas).

En cuanto a la decoloración, no siempre es necesaria. Solo se utiliza cuando la base es muy oscura o cuando queremos hacer mechas en un tono mucho más claro que el de la misma. Se trata de un procedimiento agresivo y que tiende a resecar mucho el cabello, por ello no deberían rebajarse más de dos o tres tonos para evitar recurrir a ella. Ten en cuenta que la finalidad de las mechas es iluminar tu rostro y dar volumen a tu melena. Los contrastes acusados resultan muy artificiales aunque bien es cierto hay una tendencia alternativa que consiste en hacerse mechas en colores llamativos como el rojo, el plateado o el violeta, pero en este caso, suelen seleccionarse los mechones y cubrirlos con papel de plata para luego decolorarlos o usar un tinte con agua oxigenada; las mechas quedarán más gruesas pero serán también en menor cantidad y más localizadas por lo que los daños al cuero cabelludo y a las fibras capilares son mínimos.

Otra forma de hacerse mechas sin estropear la raíz es aplicártelas solo en los medios y puntas a modo de reflejos. Colocando mechas a distintas alturas conseguirás un look mucho más moderno, sobre todo en los cortes de pelo a base de capas ya que marca el dinamismo de tus peinados y, además, evitarás la agresión directa sobre el cuero cabelludo que se produce cuando las mechas se hacen desde la raíz (descamaciones, sequedad, picor en las temporadas de calor, etc).

2) Segundo paso: cuidados en casa.

Una melena con mechas necesita de una serie de cuidados básicos ya que a fin de cuentas, no deja de ser un cabello teñido. Tu pelo necesita un extra de nutrición e hidratación que conseguirás utilizando champús y acondicionadores especiales que, además, te ayudarán a conservar intacto el color de las mechas durante más tiempo.

Una vez a la semana, aplícate una mascarilla capilar y de este modo mantendrás el brillo.

Otro detalle muy importante que debes tener en cuenta es que los productos que compres es que los productos que compres tengan filtros de protección solar ya que el cabello con mechas se vuelve poroso y sensible ante las agresiones externas. Si vas a la piscina o a la playa, por ejemplo, utiliza un gel o un spray protector antes de zambullirte. De hecho, si acudes muy a menudo a la piscina te recomendamos leer este artículo del mes de marzo donde te explicamos cómo evitar que tu cabello se vuelva verdoso por la acción del cloro.

Durante el verano, debido al calor sudamos más y como consecuencia el cuero cabelludo se engrasa y las glándulas sebáceas producen un mayor nivel de secrecciones. El pelo teñido es de por sí más quebradizo y reseco en las puntas de modo que el sebo hará que se apelmace y pierda volumen. Luego, la acción de los rayos solares calienta la zona produciendo descamaciones. La acumulación de células muertas en el cuero cabelludo impide que la piel se oxigene y esto provoca la caída del cabello o la dermatitis seborreica. Por este motivo, los expertos aconsejan lavar el pelo con mechas al menos tres veces a la semana, pero tampoco es recomendable hacerlo más, ya que puede producirse un efecto rebote y que las glándulas sebáceas actúen produciendo todavía más grasa. Si tienes el pelo especialmente grasiento, puedes utilizar una infusión de hiedra en el último aclarado y poco a poco se irá regulando la producción de sebo.

El secado también es importante. Trata de no maltratar tu cabello con las planchas y el secador y si vas a usarlos, aplícate antes un protector térmico.

3) Tercer paso: cuidados especiales después de vacaciones

Recuerda también que el final del verano es la etapa ideal para sanear tu melena cortando las puntas que, sobre todo, si tienes mechas, estarán resecas y abiertas.

Si tienes el pelo muy estropeado, puedes recurrir a tratamientos como la nanoqueratización (solo en peluquerías) cuyo funcionamiento te explicamos en este artículo. Eso sí, deberás esperar al menos tres semanas desde que te hiciste las mechas.

No estaría de más que una vez al mes (sobre todo si tienes el cabello largo) acudas a tu peluquero para que te aplique una ampolla reparadora en los medios y puntas o bien aceites especiales de base oleosa que suelen extenderse tibios y nutren la cutícula en profundidad.

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies