Di adiós a los talones agrietados con estas recetas caseras.

By on mayo 20, 2010

Una de las molestias más comunes que sufrimos las mujeres en verano es la de los talones agrietados. Bien sea debido al uso de calzados inadecuados o a la sequedad y debilitamiento de la piel por la sudoración excesiva, los talones agrietados se convierten en un auténtico suplicio para quien los sufre.

Si bien, se trata de un problema que afecta principalmente a la superficie de la epidermis, puede agravarse produciéndose fisuras que dañen los tejidos de la dermis y en este caso, se vuelve especialmente doloroso.

La mayoría de las veces, los talones agrietados se deben a la falta de cuidados en los pies: calzado que ejerce demasiada presión sobre los laterales, exposiciones solares sin protección, falta de humectación,etc… aunque también puede deberse a una carencia de zinc o de ácidos grasos omega-3 en nuestra dieta. Es frecuente que lo padezcan personas ancianas o aquellas que pasan largas jornadas de pie. En principio no se trata de algo grave, aunque sí doloroso y antiestético pero si se sufre muy frecuentemente es conveniente consultar a tu médico o podólogo para evitar infecciones o por si se tratase de un síntoma de otras enfermedades. Estáte atenta a síntomas como picores, manchas rojas, piel pelada… y por supuesto extrema las medidas de higiene si se producen heridas.

Algunas de las cosas que puedes hacer para evitar que tus talones se agrieten:

* Humecta la zona a diario, sobre todo si tienes la piel seca y gruesa ya que este tipo de piel es más propensa a agrietarse.
* Evita pasar mucho tiempo de pie.
* Si tu piel es muy reseca, tienes soriasis o eczema, no abuses del calzado abierto en la parte baja ya que hace que la grasa del talón se expanda hacia los laterales apareciendo las grietas.
* Cuida tu dieta: el sobrepeso aumenta la presión sobre el talón haciendo que se presenten las fisuras. Tampoco pueden faltar en tu alimentación nutrientes como vitaminas, minerales, zinc y ácidos grasos omega-3 que se encuentran en los aceites vegetales, el germen de trigo, el arroz, el pescado de agua fría y las verduras.
* Extrema las medidas de higiene para evitar que las bacterias se introduzcan en las fisuras produciéndose una infección.

Los remedios naturales pueden resultar muy eficaces y además rentables a la hora de tratar unos talones agrietados. Sin embargo, debes de tener en cuenta que tampoco son la panacea y que si aparecen heridas o infecciones es conveniente que acudas al médico lo antes posible porque necesitarás un antibiótico de uso tópico con agentes bactericidas.

A continuación te mencionaremos algunas de estas recetas caseras para mantener la sequedad de tus talones a raya y para nutrir la delicada piel de esta zona mejorando el aspecto de las fisuras:

* Mascarilla de plátanos: tritura unos plátanos bien maduros hasta hacer un puré. Aplica esta mezcla en tus talones y deja que actúe durante 15 minutos. Luego, retírala con agua fría.

* Manteca de karité: unta un poco de ella en la zona afectada y venda con una gasa suave. Luego ponte una media y deja que sus principios hidratantes nutran tu piel durante toda la noche. A la mañana siguiente, lava tus talones con agua fría.

* Glicerina: tiene un gran poder humectante. Puedes mezclarla con una cucharadita de agua de rosas o de zumo de limón (tiene propiedades antisépticas). Extiende una fina capa sobre el área afectada y deja que tu piel lo absorba regularmente.

* Aceite de mostaza: derrite un poco de cera parafina y mézclala con aceite de mostaza. Aplica esta crema sobre tus talones y deja que actúe toda la noche. A la mañana siguiente, lava la zona con agua fría.

De igual forma también es importante exfoliar la piel de los talones al menos una vez a la semana. Puedes elaborar una exfoliante casera mezclando 3 cucharadas de sal con el zumo de una cebolla y masajeando el área afectada con movimientos circulares. Otro sencillo truco es sumergir los pies en agua jabonosa durante al menos 20 minutos para que ablanden las durezas. Una vez hecho esto, pasaremos una lima especial o una piedra pómez sobre nuestras durezas… sin raspar demasiado. Secaremos bien los pies y aplicaremos una crema hidratante (por ejemplo la fórmula para talones agrietados del Dr. Scholl) o bien un poco de vaselina o de aceite de oliva.

close
Facebook Iconfacebook like buttonTwitter Icontwitter follow buttonRSS