Remedios naturales

Cutis perfecto con mascarillas caseras de frutas.

Las frutas son un delicioso manjar de la naturaleza que además de alimentarnos, nutre nuestra piel desde el interior por su alto contenido en vitaminas y antioxidantes. Las personas que llevan unos hábitos de vida saludables y consumen fruta diariamente, se mantienen jóvenes durante mucho más tiempo.

Pero además de incorporarlas en nuestra dieta, las frutas tienen valiosas propiedades dentro de la cosmética natural para elaborar mascarillas caseras sencillas y económicas que te ayuden a limpiar tu piel de impurezas, mejorar su elasticidad e hidratarla en profundidad.

La mayoría de las recetas que te diremos a continuación, están basadas en distintas combinaciones de ingredientes naturales que pueden encontrarse en casi cualquier cocina. Su elaboración y el modo de aplicarlas es muy sencillo; debemos extenderlas siempre con nuestros dedos bien limpios en movimientos rotativos y ascendentes, evitando el área del contorno de ojos. Esperaremos entre 5-15 minutos y las retiraremos con abundante agua fría para aplicarnos después una crema o loción humectante.

Las mascarillas caseras de frutas, están indicadas para todo tipo de pieles ya que no tienen componentes químicos, pero algunas están más recomendadas para tratar un problema específico que otras por lo que para aprovechar al máximo sus beneficios, deberás identificar primero las necesidades de tu cutis y, a continuación ¡elegir tu fruta ideal!

* Mascarilla hidratante de plátanos: machaca un plátano maduro hasta formar una papilla y agrega una cucharadita de yogurt natural y una cucharadita de miel de abejas. Extiende esta mezcla sobre rostro y cuello dejando que actúe unos 15 minutos. Luego, retirar con agua fría.

* Mascarilla limpiadora de manzana: tritura una manzana pelada en el procesador de alimentos y extiende su pulpa sobre todo tu rostro. Deja que actúe unos 10 minutos y retírala con agua fría. Es muy eficaz para eliminar impurezas y puntos negros.

* Mascarilla astringente de papaya: si tienes la piel grasa y con tendencia al acné, machaca la pulpa de una papaya madura con un tenedor y extiéndela sobre rostro y cuello. Deja que actúe un máximo de 5 minutos y retírala a continuación con abundante agua.

* Mascarilla de pera para pieles mixtas:
si tu problema son los típicos brillitos en la zona T, tritura una pera en la batidora y mézclala con unas gotitas de limón hasta formar una pasta homogénea. Extiéndela sobre la zona de frente, nariz y barbilla y deja que actúe unos 15 minutos para que absorva todos los residuos de grasa. Luego, limpia tu cutis con abundante agua fría.

* Mascarilla de fresas para un cutis luminoso: si tienes la piel fatigada y apagada, tritura unas fresas maduras y aplícalas sobre la piel de tu cara en movimientos circulares, los poderosos antioxidantes de esta fruta devolverán a tu piel su brillo y frescura. Después de 10 minutos lava tu cara con agua fría y observa los resultados.

* Mascarilla refrescante de naranja: mezcla tres cucharaditas de miel con el zumo de media naranja y calienta un poco esta mezcla en una olla a fuego lento. Retíralo del fuego y comprueba que no esté muy caliente. Una vez que entibie, viértela en un cuenco y extiéndela con un pincel sobre tu rostro y cuello evitando la zona ocular. Espera 20 minutos y retíralo con una esponjita y agua fría. Esta mascarilla es ideal para descongestionar la piel y suavizarla antes de irse a dormir.

* Mascarilla de melón para pieles maduras: tritura una rodaja de melón y mézclala con un poquito de avena o de germen de trigo para darle consistencia. Úsalo como si se tratase de una exfoliante natural y luego retírala con abundante agua fría. Verás que tu piel lucirá más lisa y suave.

* Mascarilla antiarrugas de aguacate: mezcla en un recipiente la pulpa de medio aguacate y una zanahoria cocida. Emulsiona bien los dos ingredientes hasta formar una pasta consistente y aplícatela sobre tu rostro y cuello dejando que actúe unas dos horas. Luego, retírala con agua tibia y notarás que la sequedad de tu piel ha desaparecido y tus arrugas se han atenuado.

* Mascarilla de manzana para disimular cicatrices: cuece una manzana a fuego lento y vierte su pulpa en un recipiente. Luego, añade dos cucharadas de aceite de oliva, dos cucharadas de avena de trigo y una cucharadita de aceite de almendras. Emulsiona todos estos ingredientes y aplica esta crema sobre la zona afectada dejando que actúe 20 minutos. Usa esta mascarilla durante 15 días y verás que poco a poco tus cicatrices se vuelven más ténues.

No te olvides también de que la fruta puede aplicarse directamente en rodajas sobre la piel sobre todo si lo que queremos es descongestionar una piel fatigada o eliminar las ojeras. El kiwi o el pepino pueden colocarse sobre la cuenca del ojo si tenemos ojeras o ojos hinchados. El tomate puede colocarse en rodajitas sobre la frente o barbilla para deshacerse de inoportunas espinillas, pero debemos tener precaución con los cítricos ya que si los dejamos demasiado tiempo sobre la piel pueden resecaren exceso por su elevado poder astringente.

Para conocer un poco más sobre el mundo de las mascarillas con ingredientes naturales, te recomendamos leer nuestro artículo “Las mejores mascarillas caseras para cada tipo de piel”.

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

1 Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies