Remedios naturales

Los mejores remedios para seguir una dieta con menos contaminantes.

Hace algunas semanas, publicamos un interesante artículo sobre cómo perder una talla en un mes siguiendo una dieta desintoxicante. En efecto, depurar tu organismo de toxinas te ayudará a perder peso y combatir problemas como la retención de líquidos o la celulitis, pero, sobre todo, mejorará tu salud y tu calidad de vida. No consiste tampoco en llevar una dieta estrictamente macrobiótica como la que siguen algunas famosas, sino de establecer unas prioridades en la mesa y de servirte de algunos pequeños trucos y consejos que hoy te contaremos.

1) Las medidas a tu alcance más eficaces.

* Retira la grasa: la mejor forma de disminuir significativamente los contaminantes químicos de la carne y el pescado es eliminando la grasa antes o después de la cocción, puesto que en ella es donde se concentra el mayor número de tóxicos.

* Da prioridad a los vegetales: consumir más frutas y verduras que carnes y pescados contribuye a tener una dieta más saludable, también desde el punto de vista toxicológico. Dado que la principal vía de entrada de sustancias tóxicas en el organismo es a través de la grasa animal, quienes más incluyen este alimento en su dieta, mayor concentración de tóxicos presentan.

* Lava los vegetales: para retirar los restos de suciedad y de contaminantes ambientales (pesticidas, etc.) de las hortalizas y verduras que vayamos a consumir crudas, sumérgelas en un recipiente con agua y un poco de lejía apta para la desinfección de aguas (1 ml por litro). Déjalas en remojo no más de 5 minutos y pásalas por agua.

* Hervir, un buen método de cocción: aunque la forma de cocción altera más bien poco el contenido de estos componentes nocivos, los expertos creen que hirviendo los alimentos es como se consigue una menor presencia de contaminantes.

2) Alga clorella, un desintoxicante de excepción.

Las personas más expuestas a agentes contaminantes (trabajadores de refinerías, fundiciones, minas, etc.) tienen en el alga clorella un firme aliado. Las cápsulas de esta alga actúan como un eficaz depurador del intestino, los riñones, el hígado y la sangre. Gracias a su contenido en un compuesto desintoxicante (la esporopolenina), ayuda a eliminar metales pesados y a neutralizar la acción de pesticidas y otros químicos tóxicos.

3) Mermelada de ciruelas, siempre en tu despensa.

Los alimentos ricos en pectina (manzana, ciruela, higos, calabaza, etc.) reducen los efectos de los contaminantes ambientales porque este tipo de fibra se “fija” a ellos, eliminándolos a través de las heces. Por este motivo, es tan buena idea incluir la mermelada de ciruelas en la dieta.

4) Liga las salsas con avellanas y almendras.

La vitamina E protege a las células de todo tipo de agresiones externas: contaminación, pesticidas, tabaco, etc. Por esta razón, es muy saludable espesar las salsas que prepares con una picada de avellanas, almendras y piñones, mezclada con ajo, perejil y pan frito, tal y como es tradición en la cocina catalana. Estos frutos secos encabezan la lista de alimentos más ricos en este importante nutriente.

5) Hierbas aromáticas, más que un condimento.

Aunque los alimentos que consumimos no superan los valores máximos de contaminantes permitidos, para reducir el impacto de los tóxicos conviene aprovisionarnos de nutrientes antioxidantes. Según los expertos, las salsas y los aliños preparados con jengibre, orégano, menta, cúrcuma, melisa, etc., aumentan hasta en un 200% la capacidad antioxidante de una ensalada o un plato de verduras.

6) Mercurio: reduce su presencia.

Los niños, las embarazadas y las madres lactantes son los grupos más sensibles a los efectos nocivos del mercurio, un metal que daña las neuronas.

* Pescado azul: aunque no llegan a superar los límites permitidos de mercurio, los peces depredadores de gran tamaño (tiburón, atún, pez espada) pueden triplicar la cantidad presente en otros pescados.

* Elige con acierto: lo más indicado es limitar el consumo de los de mayor tamaño para decantarse por los más pequeños (caballa, jurel, sardina) o por el pescado blanco, que, debido a su pobre aporte graso, no entraña peligro.

7) Otras amenazas para la salud de los tuyos.

A la larga, ciertas prácticas pueden poner en riesgo nuestra salud.

* El plomo en la carne de caza: los perdigones dejan pequeñas partículas de plomo, un metal pesado muy tóxico, en la carne de la presa. Aunque se retiren antes de cocinarlas,los tejidos se contaminan con niveles de plomo superiores a los establecidos. Los expertos aconsejan no abusar de la carne de caza, los niños, en especial, y utilizar alternativas al plomo (munición de cobre o acero).

* Utensilios de aluminio: si bien no es tan tóxico como el plomo, no conviene cocinar alimentos ácidos (salsas de tomate, escabeche, etc.) en cazuelas de aluminio, muy utilizadas entre excursionistas, debido a su ligereza.

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies