Tips y remedios caseros para las patas de gallo.

By on junio 10, 2010

Uno de los primeros signos de envejecimiento de la piel es la aparición de las famosas patas de gallo, unas arruguitas muy finas que se marcan en los extremos de los ojos en sentido horizontal. No son siempre exclusivas de las personas mayores, las jóvenes también pueden padecerlas y algunas de sus causas son:

* La exposición solar: la piel del contorno de los ojos es especialmente delicada y se ve afectada fuertemente por los efectos del fotoenvejecimiento. El sol la reseca en exceso destruyendo las fibras de colágeno y elastina; al perder densidad, aparecen las arrugas.

* El tabaco: impide la oxigenación celular y, además, supone una agresión directa a la fina piel de los párpados ya que cuando el humo del cigarrillo asciende va directamente a los ojos.

* Miopía, defectos visuales o una luz inadecuada para leer:
cuando no vemos bien, sobre todo al leer o al estar cerca de la pantalla del ordenador, tendemos a achinar los ojos para agudizar la visión. Estos pequeños pliegues terminan por marcarse a lo largo de los años y formando las primeras líneas de expresión.

* Edad: es uno de los factores determinantes, pues como dijimos, con el paso de los años la piel pierde colágeno y elastina y en esta área al ser más fina que la del resto de tu rostro tiende a resecarse severamente. Claro está, no todas las personas tienen la misma calidad de piel y también influyen mucho los hábitos de vida que hayamos llevado.

¿Qué puedes hacer entonces para retrasar la aparición de las patas de gallo y atenuar las primeras arruguitas? Algunos consejos simples son:

* Evitar en lo posible el sol, sobre todo en las horas de mayor incidencia de los rayos ultravioleta (11:00 a 15:00 horas)

* Humectar la zona con un contorno de ojos con filtro solar.

* Usar gafas de sol cuando vayas a la playa y sombreros de ala ancha.

* No abusar de los cosméticos y desmaquillar tus ojos de forma correcta (para aprender a hacerlo leer este artículo)

* Alejarse del humo del tabaco.

* Beber mucha agua y seguir una alimentación saludable y rica en antioxidantes (frutas, hierbas aromáticas, infusiones). Los alimentos ricos en omega-3 (atún, salmón, sardinas) también ayudan a combatir los radicales libres.

* Realizarse suaves masajes con las yemas de los dedos, desde los laterales del ojo hacia las sienes.

* Apuntarse a alguna terapia alternativa que te ayude a estar más relajada como, por ejemplo, la facioterapia (obtener más información aquí).

* Dormir las horas necesarias.

Si tus patas de gallo son muy pronunciadas, tal vez necesitas recurrir a la cirugía láser o al lifting convencional. Pero si recién comienzan a hacer acto de presencia, puedes detener su avance utilizando plantas y remedios naturales. La fitoterapia es una de las disciplinas centrales dentro de la cosmética natural. Las plantas, sirven de alternativa a la hora de prevenir y atenuar las primeras arrugas ya que actúan en varios frentes: humectan, limpian y nutren la piel.

Las más utilizadas para las patas de gallo son:

* Papaya: contiene papaína, una enzima proteolítica que tiene un efecto exfoliante y estimula la regeneración celular. La papaya está presente en la composición de muchas cremas y cosméticos del mercado por su capacidad para eliminar las células muertas y las impurezas permitiendo que se generen tejidos nuevos.

Para disminuir tus patas de gallo con papaya, simplemente machaca un poquito de la pulpa de esta fruta y aplícatela sobre la zona afectada unos 10 minutos. Luego limpia tus ojos con abundante agua fría y extiende tu crema de contorno de ojos habitual.

* Aguacate: es utilizado desde tiempos remotos en tratamientos de belleza para la piel por su alto contenido en vitaminas D y E que estimulan la formación de colágeno nuevo como en saponinas, que tienen un efecto balsámico.

Si quieres prevenir la aparición de las patas de gallo, simplemente machaca un poquito de la pulpa de aguacate y extiéndela sobre el contorno del ojo. Deja que actúe media hora aproximadamente y retírala con agua fría. Es preferible hacerlo antes de ir a dormir. Si tu piel es más bien grasa, no abuses de este remedio.

* Cacao: es rico en linolina, un poderoso antioxidante natural que favorece la microcirculación sanguínea, alisando las arrugas y consiguiendo un cutis más suave y luminoso.

Simplemente, calienta al baño maría 3 cucharadas de aceite de oliva, una cucharadita de cera virgen y media cucharadita de manteca de cacao. Mezcla bien hasta conseguir una pasta homogénea y retírala del fuego. Una vez que esté tibio, añade dos cucharadas de agua de rosas y vuelve a remover. Aplícalo como una mascarilla sobre la zona afectada y espera 15 minutos. Luego, limpia bien con agua fría y una esponjita y extiende una loción humectante.

* Ricino: tiene un alto contenido en nutrientes además de ser un poderoso bactericida. Ayuda a combatir las primeras arrugas tonificando la piel cuando esta pierde densidad.

Mezcla en un recipiente una cucharadita de aceite de ricino, una cucharadita de aceite de oliva, una cucharadita de agua de rosas y otra de leche. Remueve bien y aplícatelo sobre tus patas de gallo dejando que actúe durante 10 minutos. Luego, enjuagar con agua fría.

* Avena: es un ingrediente natural especialmente indicado para las pieles sensibles. Bastará con batir una clara de huevo a punto de nieve y mezclarla con una cucharadita de harina de avena hasta formar una pasta homogénea. Utilizar esta crema como si fuese una exfoliante sobre la zona donde han salido las arruguitas. Luego, lavar con agua fría y aplicar una loción humectante para contorno de ojos.

* Uvas: son ricas en antioxidantes y ácido linoléico. Machaca dos uvas verdes peladas y sin semilla y agrega dos cápsulas de vitamina E. Aplícalo sobre el contorno de ojos antes de ir a dormir y deja que actúe toda la noche. A la mañana siguiente lava la zona con abundante agua fría ¡las arrugas se habrán alisado y las ojeras habrán desaparecido!

* Zanahoria: tiene agentes fotoprotectores que te ayudan a proteger los párpados de la acción agresiva de los rayos ultravioleta. Deberás licuar una zanahoria y añadir a la mezcla una cucharada de aceite de girasol. Aplica este preparado sobre el contorno del ojo y deja que actúe durante 10 minutos. Luego, lava la zona con agua fresca.