Belleza y Salud

Cuidados para el cabello largo.

Una melena larga, bonita y cuidada tiene un atractivo indiscutible, se convierte en una marca de seducción para su propietaria y en distintivo de la naturalidad y juventud. Sin embargo, nadie dijo que fuera fácil mantenerla. Para que luzca suave y brillante, necesitarás unos mimos y cuidados especiales.

Los tratamientos de belleza agresivos a los que sometemos a menudo nuestra cabellera como la coloración o el alisado, el uso de sombreros y accesorios, los cambios de temperatura o la polución ambiental hacen que el cabello largo se reseque y las puntas se abran. El exceso de grasa es otro impedimento para que el pelo tenga brillo y soltura. El sebo, da pesadez al cabello, hace que se apelmace y pierda volumen a las pocas horas de lavarlo y se ensucie con asiduidad. Los expertos aconsejan no lavar este tipo de pelo más de tres veces por semana para no fomentar la actividad de las glándulas sebáceas como un efecto “rebote” a la deshidratación del cuero cabelludo. La solución está en encontrar los productos indicados, moderar la temperatura del agua del aclarado, cuidar nuestra alimentación y seguir una serie de consejos saludables que te diremos a continuación.

1) Lavado, secado y peinado.

* Lavado:

Mima tu melena usando champús y acondicionadores de buena calidad y especiales para nuestro tipo de cabello. Haciendo ésto, evitaremos el exceso de grasa, la caspa, la sequedad y otros problemas capilares derivados del uso de productos inadecuados al PH de nuestro cuero cabelludo.

Aplica el champú realizando un suave masaje con la yema de tus dedos, sin ser demasiado enérgica para no estimular en exceso la actividad de las glándulas sebáceas. Recuerda que el champú debe aplicarse solamente sobre el cuero cabelludo y no en toda la longitud del pelo para que no se vuelva áspero.

El uso del acondicionador es imprescindible para que los cabellos largos estén suaves y sedosos. Te ayudará también a evitar el encrespamiento y los nudos en el pelo. Lo extenderemos solamente en medios y puntas y dejaremos que actúe los minutos indicados en el envase del producto.

Una vez por semana, puedes darle un extra de nutrición a tu cabello aplicándote una mascarilla. También puedes recurrir a los tratamientos naturales como infusiones o cataplasmas caseras.

A la hora de manipular el cabello largo debes tener en cuenta que éste no es tan manejable como si fuese corto. Por lo tanto, es importante tratarlo con cuidado para evitar enredos y para asegurarnos de que lo hemos aclarado en condiciones y retirado todos los restos de champú y acondicionador. Iremos siempre desde la raíz hasta las puntas, separando los mechones con los dedos y dejando correr el agua hasta que fluya clara y sin espuma. En el último aclarado, aplicaremos un chorro de agua fría para cerrar las cutículas y que el pelo quede más brillante.

Recuerda que no es aconsejable lavar el cabello largo más de dos veces por semana, a no ser que tu cuero cabelludo sea graso.

* Secado:

Muchas veces maltratamos el cabello largo al no secarlo con el debido mimo. Antes de echar mano a los secadores y planchas, debemos secar la mayor parte de la humedad envolviendo la melena en una toalla y apretando suavemente para que absorba el agua. Evita retorcer o estrujar el pelo para retirar el exceso de agua y tampoco lo frotes enérgicamente con la toalla para evitar que se abran las cutículas. Si pese a todo, notas que el pelo se ha enredado durante el lavado, no trates de desenredarlo dando tirones con el peine o lo romperás; es mejor que uses un producto desenredante y trates de deshacer los nudos más grandes usando tus dedos.

En cuanto a la técnica de secado, si bien lo más saludable es dejar que tu pelo se seque solo, ésto no siempre es posible debido a que muchas veces carecemos del tiempo suficiente y, además, si lo secamos al aire libre no podremos darle la forma deseada. Por este motivo, muchas mujeres con el cabello largo recurren al uso del secador. Es importante que, si te sirves de este sistema de secado habitualmente uses una temperatura templada y lo mantengas alejado unos 10 cm de la raíz del pelo para no dañarla.

Si lo que quieres es alisar tu cabello realizando un brushing (cepillo redondo y secador) es importante que utilices un protector térmico (por ejemplo, CHI 44 Iron Guard-Thermal Protection Spray) sobre todo si tu pelo es más bien fino. Divídelo en dos partes y comienza secando las raíces para luego centrarte en los medios y en las puntas. En algunos casos, es aconsejable llevar el cabello hacia el frente e inclinar la cabeza mientras lo secamos, ya que de este modo conseguiremos un mayor volumen. Colocaremos una toalla sobre nuestros hombros durante todo el proceso para evitar que la ropa se moje y nos constipemos.

* Peinado:

El peinado debe realizarse sobre el cabello ligeramente húmedo pero no totalmente mojado, para conseguir que tome forma pero sin romperse. Elige un peine de púas largas para alisar el cabello sin enredarlo. Es preferible utilizar peines de madera o de plástico y evitar los metálicos que provocan frizz  (electricidad estática) en el pelo.

Comienza por la raíz y, poco a poco, desciende hasta las puntas con cuidado de no dar tirones fuertes para no partir el cabello. Si utilizamos un cepillo redondo podemos dejar las puntas lisas o bien dispararlas hacia fuera o hacia dentro para un look más retro.

Por la noche, para evitar que se formen nudos en tu melena y también para mantener oxigenado tu cuero cabelludo, es aconsejable cepillarse el cabello antes de ir a dormir. Dividiremos la melena en varias secciones e iremos cepillando cada tramo con un cepillo grande, plano u ovalado.

Ten cuidado con los productos que se utilizan para dar forma a tu melena como espumas, lacas o geles ya que contienen alcohol y otros químicos que hacen que el pelo se “pegue” y dañan la estructura de la fibra capilar porque al peinarnos cuando tratamos de desenredar los mechones rompemos también el pelo haciendo que las puntas se abran.

Si quieres conseguir rizos o bucles en tu melena, opta por los rulos convencionales y desecha los eléctricos o las tenacillas ya que estropean mucho el pelo y, si vas a utilizarlos de todos modos, aplícate antes un protector térmico.

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies