Belleza y Salud

Tipos de base de maquillaje.

Uno de los pasos fundamentales a la hora de maquillarse es sin duda elegir el fondo o base de maquillaje. Es ésta la encargada de hacer más uniforme la textura de tu piel y de servir de soporte a los demás elementos del maquillaje como el rubor, las sombras o el lápiz de labios.

La base de maquillaje sirve para ocultar imperfecciones e impurezas de tu rostro, sin embargo debes tener en cuenta que el resultado debe ser lo más natural posible y para ello debes conocer primero tu tipo de piel (leer nuestro artículo de ayer) ya que dependiendo de este factor deberás de escoger una opción u otra. Algunas bases de maquillaje se cuartean en la piel seca mientras que las pieles grasas suelen presentar brillos con aquellas demasiado cubrientes o de composión a base de aceites.

Por lo general, la base de maquillaje puede encontrarse en las siguientes presentaciones:

* Base líquida: ofrecen una cobertura media. Son fáciles de aplicar ya que se extienden sin complicaciones con una esponjita o con la yema de los dedos, dando como resultado un acabado muy natural. Son ideales para pieles grasas y mixtas ya que no son muy cubrientes y permiten que el cutis se oxigene. También se utilizan en casos de pieles maduras ya que por su textura ligera, no se depositan en las pequeñas arrugas y surcos del rostro.

* Base en crema: ofrecen una cobertura perfecta por lo que son ideales para las pieles con imperfecciones o impurezas. También se utilizan en pieles normales y secas por su composición con alto poder humectante. No obstante, al ser más espesas que las bases líquidas pueden taponar el poro, por lo que no se recomiendan en cutis grasos ya que podrían provocar acné.

Las bases en crema son fáciles de aplicar y debido a su gran versatilidad, pueden ser utilizadas incluso como corrector.

* Base en polvo: es idónea para pieles muy grasas o para llevar en verano cuando el sudor hace que otro tipo de maquillajes se corran. Otra ventaja que tiene es que puede retocarse con facilidad. Puedes encontrarlas tanto en forma de polvos sueltos como en polvos compactos.

Estas son las principales bases de maquillaje que puedes encontrar en el mercado.  Algunas de ellas son también a prueba de agua por lo que no se derriten fácilmente, pero tienen en su composición sustancias a base de ceras y aceites que hacen que sean desaconsejables para las pieles sensibles. A parte, existen las cremas hidratantes con color que tienen una cobertura ligera y están especialmente indicadas para personas que padecen acné. Si este es tu caso, te recomendamos además que elijas fondos de maquillaje oil-free y en cualquier caso, cosméticos hipoalergénicos con agentes fotoprotectores.

En este sentido, tenemos que comentar que las bases de maquillaje son uno de los productos que más han evolucionado dentro de la industria cosmética. Si en un comienzo, su única finalidad era la de matizar e iluminar la piel del rostro consiguiendo un color más unificado, hoy en día son un auténtico producto de tratamiento ya que incluso algunas de ellas tienen en su composición vitaminas, extractos vegetales como el hamamelis o la camomila y sustancias tratantes capaces de nutrir la epidermis o secar las espinillas.

A la hora de aplicar la base, recuerda que tu rostro debe estar perfectamente limpio e hidratado. Para ello, limpiarás y tonificarás tu piel antes de maquillarte usando después una humectante específica para tu tipo de piel. Si el cutis está en buen estado, con esto debiera ser suficiente pero si tu rostro está muy apagado o presenta signos de fatiga, es preferible que utilices una base correctora antes de colocar el fondo de maquillaje. Puedes extender el maquillaje con la yema de los dedos (si es una base líquida) pero si se trata de una base en crema, es preferible hacerlo con ayuda de una esponjita para que quede más uniforme. Para fijar el fondo de maquillaje, usa polvos traslúcidos ya sean sueltos o compactos. Con esto conseguiremos un acabado más mate atenuando los brillos. No te apliques demasiada cantidad, ya que podría resaltar las arrugas e imperfecciones del rostro.

Recuerda también que a la hora de elegir el tono de base de maquillaje que más te conviene, debes tomar en consideración el color natural de tu piel y elegir el que más se asemeje. Para conseguirlo, debes probar el maquillaje antes de comprarlo aplicando una pequeña cantidad de producto en la parte inferior de tus mejillas y observar el resultado a la luz natural.

Coloca tu fondo de maquillaje efectuando pequeños golpecitos sobre el rostro. Solamente debes arrastrar la esponjita a la altura de la línea del nacimiento del pelo, la mandíbula y el contorno de nariz y ojos. En el caso de las bases en polvo, emplearemos una brocha de cerdas más bien rígidas y repartiremos el maquillaje de forma uniforme mediante suaves toques. Si nos excedemos, podemos usar la misma brocha para retirar parte del producto.

Para aprender un poco más sobre los diferentes tipos de base de maquillaje, os recomendamos ver este video:

Para ver un ejemplo práctico de cómo aplicar bases de maquillaje en polvo y en crema, podéis echar un vistazo a este otro video:

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies