En forma

Dieta y embarazo. Cómo seguir una alimentación sana y equilibrada durante el período de gestación y lactancia.

Cualquier tipo de dieta hipocarórica o régimen alimenticio debería estar siempre guiado por un endocrino o médico nutricionista, pero si cabe todavía más durante esta etapa en la vida de una mujer. Una dieta demasiado estricta puede derivar en un déficit de proteínas, ácido fólico o hierro, elementos indispensables para el desarrollo del bebé.

La pregorexia es un trastorno alimenticio similar a la anorexia que consiste en la obsesión por cuidar la silueta durante el período de gestación, iniciando con este propósito dietas excesivas o, incluso, recurriendo al ayuno en el peor de los casos.

La falta de nutrientes durante los primeros meses del desarrollo del feto pueden influir en un bajo coeficiente intelectual, según un reciente estudio realizado por una universidad de San Antonio (EE.UU.) sobre primates. Pero las consecuencias de una dieta pobre no solamente afectan al futuro bebé sino también a la mujer gestante; la falta de hierro podría derivar en una anemia y caerse el cabello… por otra parte si el déficit es de calcio, se presentarán problemas odontológicos y riesgos de osteoporosis.

En definitiva, no se trata de comer por dos sino de cuidar la alimentación sobre todo en cuanto a calidad, no saltarse ninguna comida y procurar que éstas sean variadas y completas.

Algunos sencillos consejos que pueden ayudarte a controlar tu peso:

* No olvides ninguna comida. A medida que va avanzando el embarazo, el espacio que ocupa nuestro estómago se reduce y las digestiones se hacen más pesadas. Por ello es preferible hacer varias comidas al día de pequeñas cantidades.

* Elabora menús variados en los que no falten las frutas y las verduras, las proteínas en forma de carne y pescado y los productos lácteos.

Evita los fritos y cocina con menos sal. De esta forma retendrás menos líquido y te sentirás menos hinchada.

* Trata de controlar la ansiedad y el picoteo entre horas.

* Procura beber al menos 2 litros de agua al día.

* No abuses del café, los picantes y las bebidas gaseosas.

* A partir de la 10 o la 15 semana, practica algún tipo de actividad física suave como 30-40 minutos de caminata diaria, natación, bicicleta o yoga.

1) ¿Cuánto peso suele ganarse durante el embarazo?

Por lo general, durante los nueve meses de gestación, una mujer embarazada aumenta de 9 a 15 kg de peso. Esta es una cifra ideal para futuras mamás que parten de un peso normal previo a su embarazo. Sin embargo, para aquellas mujeres que inician la gestación con sobrepeso, lo más idóneo es no subir más de 6-9 kg. Si al aumento de peso es inferior a 4,5 kg, deberías consultárselo a tu médico ya que podría ser perjudicial para la salud del bebé. También deberían tener un seguimiento especializado en este aspecto las mujeres de talla baja (inferior a 1,50 m) o en casos de embarazos múltiples.

El aumento de peso no es regular a lo largo de todo el período de gestación. Los cambios más significativos tienen lugar a partir del segundo trimestre porque es cuando el bebé realmente crece.

Debes tener en cuenta que la mayor parte del peso que ganamos durante el embarazo se corresponde al peso del bebé (entre 2,5 y 5 kg); el líquido amníotico y la placenta tienen un volumen de 2 a 3 kg, y, en una cantidad similar, aumentan también nuestras mamas y la sangre circulante. Con esto podemos deducir que la mayoría de los kilos que hemos ganado durante el embarazo, los perderemos después del parto. Por esta razón, no debes alarmarte ante las cifras de la báscula. Muchas de las futuras mamás logran recuperar su peso ideal y su figura, cuidándose, un año después del parto. Por otra parte, si existía una obesidad o sobrepeso previos o si aumentamos más de la cantidad estimada anteriormente, deberíamos vigilar este hecho con atención. La obesidad durante el embarazo aumenta el riesgo de realizar cesárea y de padecer enfermedades graves como la diabetes que afectan al desarrollo del feto. Si este es tu caso, te convendría consultar a un médico nutricionista y cambiar tus hábitos alimenticios (consumir más frutas, verduras y carnes desgrasadas frente a otros alimentos ricos en hidratos de carbono y grasas saturadas).

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies