Belleza y Salud

Diferentes tipos de polvos de maquillaje.

Si no tienes experiencia en el mundo del maquillaje y no conoces bien los cosméticos, muchas veces habrás tenido dudas a la hora de comprar un producto cuando acudes a tu salón de belleza o a tu tienda de perfumería habitual.

En lo que respecta al polvo de maquillaje, es fácil confundirse porque casi todas las presentaciones parecen idénticas. Sin embargo, no lo son: cada uno de ellos tiene características diferentes y de tu elección dependerá el resultado final.

Básicamente, podemos distinguir 4 tipos diferentes:

* Polvos compactos: son los que tienen una textura más cubriente por lo que suelen utilizarse para corregir imperfecciones y matar los brillos. Por este motivo, nunca deben de faltar en tu bolso o cartera (por si tienes que hacerte algún pequeño retoque). Para aplicártelos, necesitarás usar una esponjita de maquillaje bien limpia. Para evitar que se cuartee, extiende una poca crema hidratante sobre todo tu cutis y comienza aplicando el polvo compacto mediante suaves movimientos desde la raíz del pelo hacia el mentón. No te excedas en la cantidad del producto… si no has podido evitarlo, retira parte del mismo con la misma esponjita por una parte que esté limpia. Sé especialmente cuidadosa en la zona de las orejas, las sienes y el nacimiento del cabello.

* Polvos sueltos: también llamados traslúcidos. A diferencia de los anteriores, se aplican con una brocha grande y no son cubrientes por lo cual no sirven de base. Su función es la de iluminar ciertas partes del rostro y dar un acabado uniforme a todo tu maquillaje. Aprieta suavemente la brocha contra el polvo, retirando los excesos con ligeras sacudidas para que no quede muy artificial. Suele aplicarse, principalmente, en la parte alta del pómulo, frente y tabique nasal.

* Polvos bronceadores: si eres de piel muy blanquita o has llegado tarde a tomar el sol en verano, los polvos bronceadores pueden darte ese toque de moreno que ansías sin necesidad de gastarte dinero en el solarium ni exponer tu piel indiscriminadamente a los rayos ultravioleta. Hay que apuntar, sin embargo, que el polvo bronceador no es cubriente y no tapa imperfecciones… pero en los meses de calor casi nadie utiliza bases muy densas que se derriten y se corren fácilmente con el sudor. Si tu objetivo es dar un ligero matiz moreno a tu rostro sin excederte, elige el un tono más alto que el de tu color natural de piel (pero tampoco mucho más oscuro); seguidamente, extiende una poca de crema hidratante sobre toda tu cara y toma una brocha grande y suave, distribuyendo ligeros toques sobre frente, mejillas, nariz y mentón. Te encantará el resultado!!

* Polvos tornasolados: aportan reflejos de luz a tu rostro. Están compuestos de ingredientes como los extractos de perlas que dejan matices brillantes en tu piel. Por este motivo, son ideales para los maquillajes de fiesta y los maquillajes de noche y se pueden extender también sobre hombros, cuello y escote. Obviamente, sobre un cutis bronceado lucirán mucho más pero si lo deseas también puedes aplicarlos, eso sí en muy poca cantidad, sobre la base de maquillaje en invierno para conseguir un acabado nacarado.

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies