Belleza y Salud

Maquillaje de ojos: fantasía arabesca.

De sobra es sabido que las mujeres árabes tienen los ojos más bellos del mundo. La poesía habla a menudo de la majestuosidad de su mirada comparándola con los atardeceres o el resplandor de la mañana. Existe una metáfora poética entre el cielo y los ojos de la mujer. Por este motivo, los maquillajes de inspiración árabe suelen plasmar los colores y matices de la cúpula celeste… abundan los tonos dorados que simbolizan la luz del amanecer, los rojos y anaranjados que recuerdan a las nubes del ocaso y finalmente los azules profundos y violetas que nos envuelven en el misterio de la noche estrellada.

La ejecución de este tipo de maquillaje no es demasiado complicada. Básicamente consiste en un juego de dos o más capas de sombras que se van esfumando una sobre otra, al igual que en un maquillaje de ojos “efecto ahumado”, pero en esta ocasión, en vez de ser en sentido ascendente, lo haremos en dirección lateral para conseguir una forma almendrada.

Dado que en esta ocasión, trabajaremos con más cantidad de cosmético de lo habitual, se hace imprescindible el uso de una prebase de sombras para que el acabado sea uniforme y se fije mejor.

Seguidamente aplicaremos una sombra clara desde el lagrimal hasta la mitad del párpado móvil (recuerda que debe llegar solamente hasta el centro del ojo, la pupila te puede servir de punto de guía). En el  video que aparece a pie de página puedes observar  que la maquilladora ha utilizado una sombra cremosa en lápiz de Essence in to the Wild eye pencil 01, de un color dorado brillante. Para intensificar el efecto, realiza una leve pasada de sombra en polvo también en color oro.

Después, proseguiremos el trabajo aplicando la segunda sombra de contraste. En esta ocasión, se ha elegido un color rojo anaranjado muy similar al que toma el cielo durante una puesta de sol. Comenzamos delineando con esta sombra el párpado inferior al ras de las pestañas para después sombrear la otra mitad del párpado móvil hasta la línea divisoria con el párpado fijo. Extenderemos la sombra roja hacia el exterior tomando como referencia el final de la ceja. El objetivo es marcar una forma almendrada en nuestros ojos. Tenemos que difuminar también con cuidado la línea de corte entre el rojo y el dorado.

Iluminaremos el arco de la ceja con sombra luminosa que atrape la luz y enfatice los contrastes. En este caso, se emplea la Catrice Velvet Matt 060 nude beige.

Luego, tomaremos una sombra marrón tierra y la aplicaremos en los extremos del ojo, bajo el párpado inferior y hacia la parte más externa del párpado móvil.

Esfumaremos de nuevo con cuidado esta sombra con la roja.

Finalmente, perfilamos nuestros ojos con un delineador líquido de MAC y aplicamos la máscara de pestañas. Colócate un bindi en la zona del entrecejo… el resultado será espectacular!!

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies