Belleza y Salud

Todo sobre la cirugía de aumento mamario.

Si desde siempre te has sentido acomplejada por el tamaño o la forma de tus senos y estás cansada de recurrir a los sujetadores con relleno para aparentar mayor volumen, tal vez estés pensando en recurrir a la cirugía estética buscando una solución definitiva.

La operación de aumento de senos o mamoplastia de aumento, es una de las cirugías corporales más solicitadas. Los motivos por los que las mujeres deciden someterse a ella son varios: falta de desarrollo del pecho o amastia, involución mamaria o atrofia, generalmente vinculada a la potsis o caída de pecho, pérdida del tejido mamario después de una cirugía (reconstrucción mamaria), asimetrías, traumatismos, deformidades del tórax, etc.

Cuando la anomalía en la forma o tamaño de los senos causa problemas de índole psicológico o emocional, los expertos recomiendan su corrección mediante la colocación de un implante mamario.

Si este es tu caso y estás buscando información sobre la técnica quirúrgica de mamoplastia de aumento, en nuestro artículo de hoy te hablaremos por extenso de ello para que sepas con certeza las dudas y preferencias que desees comentarle a tu cirujano.

1) Morfología y alteraciones estéticas de la mama

La mama es una glándula sudorípara modificada que constituye una de las características esenciales en las hembras de los animales mamíferos y su función es la de proveer de alimento a las crías. En la raza humana, las mamas tienen también un claro componente sexual pues a diferencia de lo que sucede con las hembras de los primates y de los demás mamíferos, en la mujer, los senos se desarrollan a partir de la pubertad y pueden aumentar hasta un tercio de su volumen en el período de lactancia.

La glándula se origina en la profundidad de la piel y va sufriendo cambios de forma y de tamaño con el desarrollo sexual. Los acinos glandulares se hipertrofian y en consecuencia los senos aumentan en volumen y este proceso continúa en etapas de la vida como el embarazo, la lactancia, la menstruación, como consecuencia de determinados tratamientos hormonales o incluso cuando subimos de peso, ya que aumenta la cantidad de tejido graso que rodea a la glándula. Estas contínuas distensiones provocan una pérdida de elasticidad que, sumada al peso de la glándula y a la pérdida de firmeza de la piel propia de la edad, ocasionan su caída (ptosis).

Otras alteraciones estéticas se producen durante el desarrollo y formación de la mama. Puede ocurrir que ésta no complete su madurez sexual (hipotrofias), que exista la falta completa de uno o de los dos senos (amastia), desarrollo desigual o asimetrías importantes, pezón invertido o malfunciones como las mamas tuberosas.

En estos casos y cuando el problema estético se convierte en un obstáculo en la vida personal de la mujer, puede plantearse afrontar su solución mediante una operación de cirugía estética. Los avances en medicina general, garantizan hoy en día que la mamoplastia de aumento sea una operación muy segura y que no revista mayores complicaciones si la paciente goza de un buen estado de salud. Aun así, se trata de una intervención quirúrgica y por tanto siempre reviste ciertos riesgos. Si a pesar de todo, decides operarte, es muy importante que elijas personal médico cualificado. La operación debe llevarse siempre a cabo en una clínica homologada y que disponga de todos los servicios e instrumental necesarios para que la intervención y el postoperatorio sean un éxito.

2) La cirugía

La operación de aumento de senos o mamoplastia de aumento dura aproximadamente hora y media o dos horas. Se puede realizar de forma ambulatoria con anestesia local y sedación o con anestesia general, dependiendo del criterio del cirujano. Requiere de al menos 24 horas de hospitalización, tiempo en el cual el paciente es monitorizado y se le colocan unos drenajes para eliminar los residuos y secrecciones propias de la intervención que han quedado en el cuerpo.

2.1) Antes de operarte

Antes de someterte a una mamoplastia de aumento, son necesarias una serie de pruebas preoperatorias que tienen como finalidad verificar el buen estado de salud general de la paciente, por lo general, una analítica completa, un electrocardiograma y una placa de tórax.

Es habitual que los días anteriores a la operación, tu cirujano te dé algunas instrucciones como no tomar aspirinas y anticoagulantes, dejar de fumar y utilizar un gel tipo germicida para ducharnos.

Seguir todas estas medidas rigurosamente, reduce el número de complicaciones derivadas por infección y otros agravantes durante el postoperatorio y, además, facilita la cicatrización de los tejidos.

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies