Belleza y Salud

Consejos para cuidar el cabello seco y hacer que se vuelva más suave y manejable.

Si al pasar la mano por tu melena los dedos no se deslizan suavemente, si sientes que tu pelo se ha vuelto fino y quebradizo, se parte durante el cepillado y las puntas comienzan a desescamarse, estás ante los primeros síntomas de que tu cabello necesita ayuda.

El cabello seco se indetifica por un aspecto mate y sin brillo. Su tacto es áspero (estropajoso) y pueden aparecer otros problemas capilares asociados, como la caspa.

Las causas del deterioro de las fibras capilares son variadas. En un principio, el cabello seco es consecuencia de un mal funcionamiento de las glándulas sebáceas pero también puede influir el uso de productos capilares inadecuados como champús excesivamente agresivos, la humedad, el abuso de la plancha y del secador, los tintes, permanentes, etc.

Tal vez aun estés a tiempo de reparar tu melena sin necesidad de cortártela, dispensándole un poco de atención y cuidados especiales.

1) Lavado cuidadoso

Evita en la medida de lo posible lavarte el pelo con agua caliente, ya que lo resecaría aun más. Utiliza en su lugar agua fría o tibia, asegurándote siempre de que el aclarado sea perfecto.

A la hora de elegir el champú, fíjate en que sea especial para cabellos secos ya que éstos cuentan con fórmulas enriquecidas con proteínas y vitaminas que ayudan a la regeneración de la estructura de las fibras capilares. No te excedas en la cantidad de producto a fin de no resecar aun más tu cuero cabelludo. Realiza un suave masaje con la yema de tus dedos y después acláralo en condiciones.

Aprovecha este momento para aplicarte un buen acondicionador, extendiéndolo bien desde los medios hasta las puntas. Elige uno con propiedades extra-hidratantes. De este modo, conseguirás que tu cabello se rompa mucho menos a la hora de desenredarlo y que las puntas se abran.

Para finalizar, acláralo con abundante agua fría (de este modo sellarás la cutícula y tu melena se verá más brillante). Sécalo con ayuda de una toalla y sin restregar y péinalo con un peine de púas anchas.

2) Mascarillas, un producto indispensable

Si tu cabello está maltratado y quebradizo, pierde inevitablemente su humedad natural, de ahí que tenga un tacto áspero y se vea apagado y sin brillo. Las mascarillas te ayudarán a devolverle la hidratación perdida, pero necesitas ser constante. Si lo normal es aplicarse las mascarillas una vez cada 15 días, en tu caso deberás hacerlo todas las semanas. Elige aquellas que estés enriquecidas con proteínas e ingredientes naturales como el germen de trigo, el aceite de jojoba, la sábila o la miel. La queratina, las ceramidas, la vitamina A y la vitamina B son muy beneficiosas cuando forman parte de la composición de productos capilares específicos para el cuidado de cabellos castigados ya que se introducen en el corazón de la cutícula reparando las estructuras dañadas.

Las mascarillas se aplican siempre después del lavado y con el cabello todavía húmedo. El tiempo de actuación es variable, pero ronda los 15-20 minutos.

Si quieres potenciar aun más su efecto y aprovechar al máximo sus propiedades, envuelve tu cabello en una toalla o papel de aluminio ya que el calor hace que los principios activos de la mascarilla penetren aún más.

3) Cuida tu alimentación

Tu pelo está débil y quebradizo. Si quieres que se recupere, no basta con aplicarnos productos cosméticos sino que debemos cuidar nuestra alimentación consumiendo productos ricos en proteínas, ácidos grasos, vitaminas A y B, hierro, calcio y sílice. El mayor aporte lo encontrarás en las frutas, las verduras, las legumbres, el pescado azul, los huevos y toda la variedad de productos lácteos.

4) Otros consejos

* Revisa que los productos capilares que utilices (espumas, lacas, etc.) no contengan alcohol ya que éste es un poderoso astringente y puede resecar aún más tu melena.

* Evita en la medida de lo posible las permanentes y los tintes, al menos mientras tu cabello esté muy maltratado. Si necesitas teñirte para cubrir tus canas, elige preferentemente tintes de composición vegetal, mucho menos agresivos que los anteriores.

* Utiliza la plancha y los rizadores solamente en ocasiones especiales y extendiendo previamente sobre tu melena, una crema con protector térmico. Si secas tu cabello con secador, mantenlo al menos 30 cm alejado de tu pelo.

* Desenreda tu melena con cuidado. Usa preferentemente peines de púas anchas y de madera ya que los de plástico y sobre todo los metálicos, atraen electricidad estática haciendo que tu cabello se “dispare” y nunca estés bien peinada.

Para terminar,  si tu melena está muy maltratada y no quieres cortártela pero notas que las mascarillas, sérums y champús no solucionan tu problema, puedes hacerte un tratamiento capilar especialmente pensado para estos casos y disponible solamente en centros de belleza y peluquerías especializadas. Nos referimos a la nanoqueratina, una proteína que restaura tu cabello devolviéndole su elasticidad y resistencia.

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies