En forma

Cómo perder sin esfuerzo los kilos subidos estas fiestas.

Después de las fiestas navideñas, el champán, los turrones y las cenas con amigos, es posible que vuelvas de vacaciones con algún que otro kilo de más. Si tu estado de salud en general es bueno, no padeces sobrepeso y no quieres iniciar ningún tipo de dieta, en nuestro artículo de hoy te daremos algunos tips sencillos que te permitirán perder peso sin iniciar un régimen de adelgazamiento.

Apúntatelos:

* Consume alimentos ricos en fibra: son beneficiosos porque ayudan a regular el tránsito intestinal y además son saciantes y ligeros. Puedes incorporarlos a tus comidas como entrantes (algo tan sencillo como una ensalada o un gazpacho de primer plato). También puedes sustituir las patatas fritas por guarniciones de verduras y hortalizas o cambiar las natillas y yogures enteros del postre por una pieza de fruta.

* Reduce la sal de tus platos para evitar la retención de líquidos. Para que los alimentos no pierdan sabor, puedes alimarlos con especies y hierbas aromáticas.

* Cambia el azúcar de tus cafés, zumos e infusiones, por extracto de estevia (de venta en herbolarios y parafarmacias). Esta planta es 200 veces más dulce que el azúcar y no tiene calorías. Puedes encontrarla en distintos formatos: en polvo, comprimidos, líquido, etc. Este pequeño gesto implica un ahorro de unas 150 kcal al día.

* Elimina la bollería industrial de tus desayunos y toma en su lugar, una rebanada de pan de centeno enriquecida con semillas de lino y una loncha de jamón cocido bajo en grasa. La fibra del pan integran y el omega 3 del lino ayudan a perder peso por sus propiedades saciantes. Además aporta muchos nutrientes beneficiosos para tu organismo.

* Cambia los lácteos enteros por lácteos desnatados. Tienen prácticamente el mismo sabor y entre un 30% y un 75% menos de grasas. Si tenemos en cuenta la gran cantidad de productos lácteos que consumimos a lo largo de la semana, pasarnos a los desnatados supone un gran ahorro de calorías.

* Renuncia al alcohol y a los refrescos azucarados, al menos, hasta que consigas estabilizarte en el peso que tenías. Este tipo de bebidas aportan muchas calorías y no tienen vitaminas ni nutrientes. Además, su consumo excesivo está relacionado con la retención de líquidos ya que propician la acumulación de toxinas en el organismo. Toma en su lugar zumos, infusiones y agua. Verás que también, al hacerlo, mejora el estado de tu piel.

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies