Remedios naturales

Elabora tus propias cremas antiestrías con ingredientes naturales.

Si notas que han comenzado a aparecer estrías de color rosado en tus caderas, nalgas, pecho… ¡no esperes a que sea demasiado tarde! Aun estás a tiempo de impedir que se hagan más profundas. Si estás embarazada, estás atravesando cambios bruscos de peso o simplemente tienes predisposición genética a las estrías, es aconsejable que mantengas siempre tu piel humectada para prevenir su aparición.

En su día os comentamos las virtudes del aceite de Rosa Mosqueta para este fin. La vitamina E y los cosméticos que la contienen también pueden serte de gran ayuda,  gracias a su poder antioxidante que protege a la piel de los factores externos que la dañan y causan la sequedad y la degeneración de las fibras de colágeno y elastina.

Éste y otros ingredientes naturales pueden ser utilizados para elaborar cremas antiestrías de preparación casera. Por ejemplo, puedes mezclar 1000 UI de vitamina E con una cucharada de aceite de oliva y masajear la zona afectada un par de veces al día. Este remedio es muy eficaz para reducir las estrías de los senos y la barriga.

También suelen aplicarse cremas a base de arnica o de caléndula para prevenir la aparición de las estrías en el embarazo.

La salvia tiene un gran poder hidratante y nutritivo para regenerar tu piel. Frecuentemente, es utilizada para mejorar la cicatrización y también para disminuir o eliminar las estrías cuando éstas comienzan a aparecer. Vierte en un recipiente: una taza de aceite de salvia, cinco cucharadas de aceite de germen de trigo y dos cucharadas de lanolina derretida. Calienta la mezcla al baño María y luego deja que se enfríe. Unta la zona afectada con esta crema todas las noches antes de ir a dormir.

Si aun no tienes estrías pero quieres prevenir su aparición, lo más importante es que tu piel esté siempre humectada. Además de tu hidratante habitual puedes machacar la pulpa de medio aguacate y agregarle una cucharadita de limón y otra de miel. Aplícatela todas las noches con un suave masaje y retírala con agua fría al cabo de 20 minutos.

En cambio, si las estrías ya han hecho acto de presencia, necesitas de un tratamiento regenerador que ayude a la cicatrización de los tejidos. El que te indicamos a continuación, suele ser de gran utilidad cuando la estría aun es de color rosáceo:  hierve cien hojas frescas de diente de león en un cazo durante aproximadamente diez minutos. Deja que enfríe y coloca el agua resultante en un recipiente alto. Añade después 1/2 litro de agua, 1/2 vaso de zumo de pulpa de aloe, 7 gotas de aceite de Rosa Mosqueta y harina de avena. Tritura con una batidora todos los ingredientes y mézclalos bien hasta formar una pasta homogénea. Aplícatela sobre las estrías y deja que actúe al menos una hora. Después, retírala con abundante agua fría. Este tratamiento debe repetirse al menos cinco veces a la semana.

El éxito de estas cremas antiestrías de preparación casera, está en ser constante en su empleo. Depende también del estado en el que se encuentren nuestras estrías, de la cantidad, etc. Recuerda que las estrías blancas y nacaradas no se pueden eliminar, pero es posible mejorar su aspecto recurriendo al peeling químico y a la microdermoabrasión.

Te instamos también a que leas nuestro artículo “Recomendaciones para utilizar las cremas antiestrías” para aprender a aplicártelas una vez preparadas.

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies