Belleza y Salud

Renueva el color de tu cabello

A la vuelta de vacaciones, el cabello necesita una inyección de color. Si quieres lucir un pelo brillante y de tacto sedoso sin pisar la peluquería, somételo a esta puesta a punto de belleza.

1) Tratamientos de color a la carta

Seco, rebelde, decolorado y opaco, éste suele ser el estado en el que se encuentra el cabello, sobre todo el coloreado, más desprotegido frente a las agresiones externas.

* Reactivar el color natural: si el sol ha restado brillo a tu melena y lo ha aclarado en exceso, lo más aconsejable es que te apliques un baño de color de la tonalidad de tu pelo. Este tratamiento de coloración, el más respetuoso con la fibra capilar, devolverá a tu pelo toda su vitalidad. A parte de realzar el tono del cabello y aportar una dosis extra de brillo, te notarás el pelo con más cuerpo y volumen.

* Renovar el color: cuando se hace necesario no sólo renovar el color del cabello sino también ocultar las canas o camuflar el “efecto raíz”, hay que recurrir a la coloración permanente. ¿Te notas el pelo tan reseco que te cuesta moldearlo? ¿Se encrespa al menor atisbo de humedad? En cualquiera de estos casos, utiliza un tinte con agentes nutritivos, que respeten la fibra capilar y garanticen la máxima protección de tu cabello.

* Cambiar de tono: si quieres empezar el nuevo “curso escolar” con una imagen diferente, ponte en manos expertas. Los cambios drásticos de coloración (más de 3-4 tonos por debajo del color natural del cabello), así como las mechas muy contrastadas, requieren una decoloración previa, un proceso un tanto agresivo para los cabellos dañados por el sol.

2) Reaviva el color sin dañar el pelo

Siguiendo estos consejos, darás la bienvenida al otoño con un pelo de anuncio.

* Retocar la raíz: si sólo necesitas retocar las raíces, aplica el producto únicamente en el nacimiento del pelo, y cuando falten 5-10 minutos para retirar el tinte, emulsiónalo por el resto del pelo. Con este gesto, los compuestos más agresivos del tinte estarán menos tiempo en contacto con medios y puntas, las zonas más proclives a la deshidratación. Siguiendo este consejo también evitarás que tu melena adquiera un desfavorecedor efecto monocromático, lo que le resta relieve y movimiento.

* Cubrir las canas: las mujeres que se quieran cubrir las canas, deberán empezar por donde tengan mayor cantidad. Si lo que se desea es oscurecer el tono, comienza el proceso por las zonas donde el pelo se haya aclarado más.

* Suave al tacto: tras la aplicación del tinte, extiende una o dos veces por semana una mascarilla especialmente diseñada para cabellos dañados. Permiten que entre 10-20 minutos, el cabello recupere la hidratación perdida en los meses de verano. Para multiplicar los resultados, envuelve el cabello en una toalla caliente.

3) A salvo del secador

Según dicen los expertos, el momento en el que más dañamos el color del cabello es mientras lo secamos.

* Una buena inversión: en el mercado encontrarás secadores y planchas diseñadas para proteger el pelo teñido. Gracias a su novedosa tecnología, estas herramientas de estilismo reducen hasta en un 70% la pérdida de color durante el secado.

* Escudo protector: el uso de protectores térmicos es imprescindible en mujeres de cabello teñido o con mechas, más vulnerables al daño producido por las altas temperaturas del secador, las planchas o las tenacillas. Algunos de estos novedosos esprays capilares, capaces de proteger hasta los 220º, contienen activos reparadores.

4) En un pelo sano, el tinte dura más

Al término del verano, el 100% de las mujeres confiesa tener el cabello reseco. Mantenerlo nutrido es la mejor garantía de un pelo de color más intenso y brillante.

* Una cura de hidratación: emplea una línea de champú y acondicionador para el cuidado del cabello coloreado. A parte de sellar las moléculas de color y mantener el tono (el cabello pierde pigmentos de color con cada lavado), estos productos procuran la hidratación y la suavidad que tu cabello requiere en esta época del año.

* Nutre y repara: aunque la coloración recargue el pelo de color y éste adquiera un tono más atractivo y sano, si tu cabello muestra otros daños colaterales (se rompe fácilmente, se ve reseco, etc.) conviene nutrirlo en profundidad. Los aceites en seco cumplen con este cometido. Dotados con filtros solares, estos bálsamos reparadores reconstruyen el cabello dañado, dejándolo suelto, sedoso y rebosante de salud.

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies