Belleza y Salud

Cómo aplicar correctamente la máscara de pestañas.

Uno de los cosméticos imprescindibles en tu neceser de maquillaje es sin duda la máscara de pestañas o rímmel. No solamente es útil para alargar y hacer tus pestañas más densas sino que, si lo utilizas sabiamente, puedes agrandar ópticamente tus ojos y conseguir una mirada más bonita y expresiva.

Para conseguirlo, es importante en primer lugar utilizar un producto de buena calidad, conservarlo en condiciones óptimas y fijarnos a la hora de comprarlo tanto en la fórmula cosmética como en el tipo de cepillo que incorpora el envase. En nuestro artículo “Los secretos de la máscara de pestañas” te dimos éstas y otras recomendaciones. También te hablamos de la necesidad de elegir un rímmel adecuado a la forma de tus pestañas, de un color que combine con tus ojos y armonice con el resto de tu maquillaje, etc.

Si quieres conseguir resultados profesionales, es necesario además preparar la zona para la aplicación del cosmético. De sobra cabe decir que el ojo y la piel que rodea el área ocular debe estar perfectamente limpia. Si vamos a sombrear nuestros párpados, debemos hacerlo antes de utilizar la máscara ya que de lo contrario podríamos ensuciar nuestras pestañas.

El rímmel por sí solo no riza las pestañas. Si además de hacerlas más espesas y largas queremos que se vean más curvadas, es necesario que las rices previamente con un rizador de pestañas. Presiónalas unos 10 segundos desde la raíz sin hacer movimientos de tracción para no dañarlas, y después extiende la máscara de pestañas desde la base hasta las puntas.

Para evitar los grumos, puedes utilizar primers o bálsamos. Este tipo de productos, además, hidrata y acondiciona tus pestañas dejándolas más bonitas.

También es aconsejable que aprendas a distribuir bien el producto para que no queden pegotes. No impregnes demasiado el cepillo pues la idea no es empapar tus pestañas sino peinarlas. Pégalo a ras de la raíz y ve subiendo hasta las puntas. Si las peinas hacia arriba conseguirás unos ojos más grandes y abiertos y, si por el contrario las peinas hacia el exterior, tus ojos se verán con una forma más rasgada y alargada.

Aconsejamos aplicar dos capas de rímmel para un resultado natural y tres capas si buscas un look más impactante.

Las pestañas inferiores no suelen maquillarse a no ser que se trate de un maquillaje de noche.

Recuerda que las pestañas son especialmente frágiles. El uso continuado del rímmel (sobre todo si es de mala calidad) puede terminar resecándolas. Para evitarlo, no olvides desmaquillarte bien antes de ir a dormir e hidrata frecuentemente tus pestañas con un poquito de vaselina.

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies