Remedios naturales

Tres ingredientes naturales para cuidar nuestros pies.

Si eres de esas chicas que durante el otoño y el invierno descuida sus pies y solamente se molesta en mantenerlos limpios y sanear sus uñas, probablemente, al llegar el verano notes que están resecos, agrietados en algunas zonas o con las uñas sumamente débiles.

Puedes acudir a un centro de belleza y hacerte un tratamiento reparador a base de parafina. Pero,  en la medida en que se trata de una sustancia sintética, siempre será mejor no saturar nuestra piel con este tipo de productos y optar por lo natural.

Seguro que en tu cocina dispones de estos ingredientes, económicos y muy fáciles de conseguir, pero que harán milagros en tus pies si eres constante en su aplicación.

Prepárate para lucir unos pies más suaves y bonitos. Identifica tu problema y soluciónalo con uno de estos remedios naturales:

* Sequedad: es un signo de falta de hidratación. Es muy frecuente en la zona de los pies porque al estar siempre cubiertos con zapatos no se oxigenan tan bien como la piel de otras áreas del cuerpo. Para combatirla, haremos una mascarilla ultra-hidratante a base de aguacate, muy utilizada también en los cuidados faciales para los cutis secos. Machacaremos en un pequeño bol, la pulpa de un aguacate maduro y lo mezclaremos con medio yogurt natural y una cucharada de aceite de oliva. Una vez que hayamos conseguido una pasta homogénea, la extenderemos sobre nuestros pies y nos colocaremos unos calcetines viejos. Luego, introduciremos los pies en unas bolsas de plástico para preservar el calor. Pasados 20 minutos, la retiramos con abundante agua fría y nos aplicamos una loción humectante.


* Hongos: son más habituales de lo que imaginas. La mala higiene puede ser una causa de su aparición pero también pueden deberse a un contagio por ponernos calzado o calcetines de otras personas, o bien por frecuentar piscinas, duchas o lugares de higiene pública sin chanclas. Para deshacerte de ellos, coloca en un recipiente o palangana un litro de agua caliente y medio vaso de vinagre de manzana. Sumerge tus pies en esta mezcla durante 20 minutos, sécatelos y aplica una crema hidratante. El poder antiséptico del vinagre de manzana lo convierte en uno de los mejores fungicidas naturales.

* Uñas frágiles: usar pintauñas de mala calidad puede hacer que se vuelvan quebradizas. Para arreglarlo, puedes usar durante algún tiempo el mismo esmalte endurecedor que ocupas para hacerte la manicura. Otra posibilidad, es preparar una infusión de cola de caballo y, una vez que enfríe, sumergir los dedos de los pies en ella durante 15 minutos. Si eres constante con este tratamiento, verás que poco a poco tus uñas se van volviendo más fuertes.

A parte de los imprescindibles cuidados de pedicura, una o dos veces al mes deberías exfoliar tus pies para suavizar las asperezas. En este artículo os enseñamos a preparar una crema exfoliante natural a base de aceite de coco y arena.

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies