Remedios naturales

Recetas caseras con rosa mosqueta para reparar tu piel.

¿Notas que tu piel está últimamente algo más reseca de lo habitual? ¿Han aparecido estrías en tu cuerpo o han comenzado a marcarse las líneas de expresión en tu rostro? Si es así, necesitas seguir cuanto antes un tratamiento de choque o reparador.

En farmacias y tiendas de cosmética puedes encontrar cremas y lociones específicas para cada afección de la piel, pero si quieres optar por un tratamiento 100% natural y reconstituyente, te recomendamos que te animes a elaborar tus propias recetas caseras a base de rosa mosqueta.

Esta planta silvestre tiene innumerables virtudes tanto dentro de la industria culinaria como en tratamientos de belleza. Hace ya algún tiempo os resumimos algunas de estas propiedades: es un poderoso bactericida, tiene un alto contenido en betacarotenos y vitamina C (dos sustancias antioxidantes imprescindibles en los cuidados de la piel), hidrata la epidermis en profundidad, favoreciendo la regeneración de los tejidos e incluso la cicatrización cuando éstos se destruyen por diferentes motivos (estrías, heridas, quemaduras).

Sin embargo, no todos los cosméticos del mercado que dicen contener rosa mosqueta son igualmente efectivos. Su nivel de pureza y concentración puede variar del 10% al 95%.

Una posibilidad es preparlos tú misma. De este modo te asegurarás de la calidad de los productos que utilices y ahorrarás dinero ya que el aceite puro de rosa mosqueta suele ser caro, así como otros bio-cosméticos elaborados en base al extracto de esta planta.

Toma buena nota y verás qué sencillo y divertido es elaborar tus propias fórmulas cosméticas.

1) Receta del aceite de rosa mosqueta

El aceite de rosa mosqueta se extrae de los frutos de este arbusto, originario de la cordillera de los Andes y que mide aproximadamente 2 metros de alto. Es utilizado frecuentemente para tratar las pieles secas y envejecidas, o para mejorar marcas de las cicatrices y estrías. Combinado con el aceite de almendras dulce, incrementa sus propiedades nutritivas y suavizantes.

* Recolecta los frutos en días soleados y secos para evitar que tengan hongos que puedan echar a perder el aceite.

* Corta ambos extremos de cada fruto y luego ábrelos a la mitad.

* Llena con ellos un frasco de cristal y luego vierte aceite de almendras hasta cubrir todos los frutos.

* Cierra bien el envase, etiquétalo y resérvalo en un lugar seco y sin luz durante al menos 20 días antes de utilizarlo.

2) Crema antiarrugas casera de rosa mosqueta.

En combinación con tu hidratante facial, la rosa mosqueta puede ser un ingrediente muy eficaz para regenerar tu epidermis y alisar las arrugas. Necesitarás:

* 100 gr. de crema hidratante neutra (es decir, que no contenga ningún tipo de sustancia como el retinol, el ácido glicólico, etc.)

* 34 gotas de aceite de rosa mosqueta

* dos cucharaditas de esencia de rosas.

Preparación: simplemente mezcla la crema con las gotitas de aceite de rosa mosqueta y la esencia de rosas en un recipiente. A continuación, tápalo bien para evitar que se corrompa y deja que repose un día. Aplícatela sobre tu rostro con un suave masaje. Puedes usar esta crema tanto por la mañana como por la noche y verás que en poco tiempo tu cutis se vuelve más suave, luminoso y las arrugas se atenúan. El aceite de rosa mosqueta nutre la piel a la par que reconstruye las fibras de elastina deterioradas mientras que la esencia de rosas es un poderoso antioxidante.

3) Crema corporal de rosa mosqueta y propóleo.

Esta crema es ideal para las pieles secas, agrietadas y muy dañadas pero que a la vez son sensibles y se irritan fácilmente con las humectantes corporales convencionales, bien porque éstas contienen perfumes, parabenos o derivados de la parafina que causan una reacción al entrar en contacto con el tejido epidérmico.

También puede ser muy eficaz a la hora de tratar cicatrices ya que el propóleo tiene propiedades cicatrizantes y desinfectantes.

Necesitas:

* 30 ml de aceite de rosa mosqueta de primera presión en frío

* 15 ml de extracto de propóleo

* una cucharadita de cera virgen de abejas

* 10 gotas de aceite esencial de naranja

Preparación: calienta en un recipiente al baño maría, la cera virgen y el aceite de rosa mosqueta removiendo con suavidad con una espátula de madera hasta que se derrita por completo. Retira la mezcla del fuego y, sin dejar de remover, agrega el propóleo y el aceite esencial de naranja (puedes añadirle también, si lo deseas, una cápsula de vitamina E para aumentar sus propiedades regeneradoras). Una vez que hayas conseguido emulsionar todos los ingredientes hasta formar una pasta homogénea, deja que se enfríe y se solidifique.

Este tipo de cremas son totalmente naturales y no llevan conservantes de modo que te aguantarán como máximo un mes bien tapadas en el interior de tu refrigerador.

Te recomendamos tomar las medidas líquidas con ayuda de una jeringuilla o cucharita medidora para no equivocarte.

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies