Belleza y Salud

Vuelve el tiempo hacia atrás. Los mejores tratamientos estéticos para combatir las estrías.

¿Recuerdas cómo era tu cuerpo antes de que apareciesen las estrías? Esas líneas de color rojizo o nacarado que suelen presentarse en los pechos, muslos, abdomen, glúteos o brazos, son la mayor pesadilla de muchas mujeres. Y es que, una vez que han aparecido y sobre todo si son antiguas, es muy difícil eliminarlas por completo (aunque no disimularlas hasta hacerlas casi imperceptibles).

Las estrías no son otra cosa que cicatrices o roturas fibrilares que se producen como consecuencia de un estiramiento excesivo de la piel por diferentes motivos (subidas y bajadas bruscas de peso, embarazo, cierto tipo de medicamentos, etc.). Al principio, tienen un color rojizo y se van decolorando poco a poco hasta volverse nacaradas. Este proceso puede durar varios meses.

La dermis está provista de dos sustancias encargadas de mantener la elasticidad y firmeza de la piel: colágeno y elastina. A partir de los 35 años, la proteína del colágeno se restaura más lentamente y ésto se traduce en un adelgazamiento progresivo del tejido subcutáneo. Cuando la piel es más débil y menos elástica, está más propensa a rompense cuando se estira al producirse un cambio de volumen corporal. Por este motivo, es más probable que las estrías aparezcan pasada esta edad aunque también pueden tenerlas chicas jóvenes pues, de igual modo, suelen originarse durante la pubertad o el crecimiento.

Ciertos fármacos pueden aumentar la tasa de cortisol en sangre y está demostrado que cuando esta hormona está en niveles altos, disminuye la producción de fibras de colágeno.

En resumen, las razones por las que aparecen son de diversa índole y el factor genético siempre cuenta mucho (si tu madre o hermanas han sufrido este problema siendo jóvenes, es posible que tú también las padezcas). Lo que importa es que es posible prevenirlas si nos cuidamos, mejorarlas con ayuda de los cosméticos o incluso afinar su superficie hasta hacerlas prácticamente imperceptibles gracias a los avanzados tratamientos que existen actualmente y que se basan en el uso de aparatología médico-estética.

Para prevenirlas lo mejor es:

* Tratar de evitar los cambios bruscos de volumen corporal (sobrepeso).

* Hidratar nuestra piel desde el interior bebiendo al menos dos litros de agua diariamente.

* Seguir una dieta rica en antioxidantes (frutas, verduras, cereales).

* Aplicarnos por las noches, antes de irnos a dormir, una crema antiestrías (Eucerín, Roc, Novartis o OTC son algunas de las marcas de venta en farmacias, que trabajan con esta clase de productos) realizando un suave masaje en movimientos circulares sobre las zonas más conflictivas del cuerpo.

Una vez que han aparecido, pero si son recientes (tienen un color rojizo) o si no son demasiado profundas, puedes mejorarlas o incluso lograr que desaparezcan gracias a la ayuda de la cosmética:

* La manteca de cacao tiene propiedades ultra-hidratantes y es utilizada frecuentemente por las mujeres en estado de gestación para evitar la aparición de estrías en su vientre mientras dura el embarazo o incluso para eliminarlas cuando son muy recientes. Si eres una futurá mamá, y quieres cuidarte durante esta etapa de tu vida, te recomendamos que elijas lociones a base de manteca de cacao de composición orgánica (de venta en parafarmacias o herbolarios) ya que las fórmulas químicas son absorbidas a través de la epidermis y se transmiten al bebé cuando nace o a la leche materna.

* Aceite de rosa mosqueta: un auténtico elixir natural para el cuidado de nuestra piel. No sólo hidrara nuestra piel sino que ayuda a regenerar los tejidos restaurando las fibras de colágeno y elastina dañadas. Lo mejor es aplicarlo directamente sobre la estría y realizar suaves pellizcos con la punta de los dedos para favorecer la absorción del producto. El aceite de rosa mosqueta 100% puro suele ser caro, pero también puedes preparlo tú misma en casa dejando macerar los frutos de esta planta en aceite de almendras (en este artículo te enseñamos a hacerlo).

* Si no estás embarazada, puedes aplicarte también lociones que contengan retinol (ácido de la vitamina-A). Esta sustancia tiene un efecto peeling sobre la piel que ayuda a borrar paulatinamente las estrías alisando su superficie.

* Las cápsulas de vitaminas E y C también son muy beneficiosas por sus propiedades antioxidantes y su capacidad de reparar las fibras de elastina.

* Algunos ingredientes naturales como la salvia, el aceite de almendras, la caléndula o el aguacate, suavizan tu piel en profundidad evitando así que las estrías que ya han aparecido se vuelvan más profundas.

* Los masajes y las exfoliaciones frecuentes son de gran ayuda para aumentar la micro-circulación sobre las zonas afectadas.

* El bronceado ayuda a disimularlas cuando son blanquecinas y delgadas. Sin embargo, no debes exponerte al sol sin haber extendido antes bloqueador solar sobre tu piel o podrían empeorar aún más. Tampoco son recomendables las exposiciones prolongadas (no más de 15 minutos).

Si tienes muchas estrías, son profundas y marcadas (como si fuesen surcos) y antiguas (tienen un color blanco o nacarado), la forma ideal de deshacerse de ellas es recurriendo a los tratamientos no invasivos que nos ofrece la medicina estética o, en último caso, a su extirpación mediante una sencilla cirugía.

* Microdermabrasión: es una exfoliación profunda de las capas superficiales de la piel mediante procedimientos mecánicos o químicos. Para ello se utilizan cristales de óxido de aluminio que eliminan las células muertas de forma indolora, incrementando la capacidad de regeneración de los tejidos y la producción de colágeno y elastina. Mediante un sistema de succión se retiran los restos de cristales y células muertas. Cuanto más intensa sea la succión, más profundo será el grado de exfoliación. Actualmente, los equipos más modernos de microdermoabrasión utilizan fresas con puntas de diamante de diferentes tamaños ya que no dejan residuos en la piel y ofrecen mejores resultados.

* Láser: existen varios tipos de láser y cada uno de ellos está indicado para un tipo diferente de estrías, dependiendo del nivel de profundidad al que se haya producido la rotura del tejido dérmico. Sin embargo, el modo de actuar de todos ellos es similar: producen una especie de coagulación a nivel subcutáneo que aumenta la vascularización sobre los tejidos cicatrizales atrofiados; gracias a ésto, el colágeno y la elastina deteriorados se restauran parcialmente, la textura de la piel se alisa y la pigmentación se vuelve más regular.

Después de someternos a un tratamiento estético con láser para mejorar nuestras estrías, es imprescindible usar protección solar muy alta durante varios meses y continuar hidratando nuestra piel.

Este sistema es uno de los más eficaces para reparar las estrías más profundas, logrando en algunos casos que desaparezcan casi por completo o haciéndolas muy ténues.

* Peeling: los peeling que normalmente se utilizan para alisar las estrías son los peeling químicos de mediana intensidad con concentrados a base de alfa y beta hidroxiácidos (ácido glicólico, ácido salicílico, etc.). Deben ser realizados siempre por profesionales en dermatología ya que son más agresivos que los peeling caseros y de no hacerse correctamente pueden dejar la piel hiper-sensible, con cicatrices o con zonas despigmentadas de forma permanente.

Después de hacerse un peeling es necesario extremar las medidas de protección solar ya que si no lo hacemos pueden aparecer manchitas.

Está demostrado que, los peeling resultan doblemente eficaces si se combinan con los tratamientos de mesoterapia para borrar las estrías.

* Eletroporación transdérmica: también llamada “mesoterapia virtual“. Consiste en la administración de principios activos más allá de la barrera dermoepidérmica para regenerar la piel y tratar algunos problemas dermatológicos como las estrías.

* Color peel: es un tratamiento totalmente indoloro y ambulatorio que consiste básicamente en teñir las estrías aplicando sobre ellas productos de solución alcohólica de un color muy similar al de la propia piel. Con ésto se consigue mejorar la textura del tejido epidérmico y lograr una cobertura óptima hasta hacerlas prácticamente invisibles.

* Dermolipectomía: es el último recurso. Se utiliza cuando las estrías son muy profundas y están demasiado concentradas en una misma zona (por ejemplo, las estrías que suelen aparecer en la parte baja del abdomen después de un embarazo). Consiste en remover el área de tejido afectada y dejar únicamente una cicatriz oculta en los pliegues de la piel (en este caso, sería similar a la cicatriz que deja una cesárea).

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies