Belleza y Salud

Cómo mejorar la cicatriz de la cesárea.

cicatriz_cesareaSon muchas las mujeres que han tenido que dar a luz por vía no-natural. Tener una cicatriz de cesárea en tu barriguita es lo más normal del mundo y no debes sentirte insegura por ello.

El proceso quirúrgico de una cesárea no suele traer complicaciones severas. Por lo general, el cirujano hará una incisión de pocos centímetros sobre la línea del pubis para extraer el bebé sin dificultades. La marca que deja una cesárea por lo tanto, puede ocultarse perfectamente debajo del bikini o de la ropa interior. Al cabo de un año, la cicatriz habrá terminado su proceso de curación y tomará un aspecto nacarado y difuso.

Sin embargo, algunas mujeres por diferentes motivos (edad, factores genéticos, tabaquismo, enfermedades) o bien por complicaciones que aparecen el periodo de sanación, pueden tener una evolución desfavorable de la cicatriz. Una cicatriz queloide suele tomar un aspecto abultado, una coloración hiperpigmentada y extenderse sobre los tejidos sanos que rodean el lugar de la lesión.

Dado su dificultad para tratarlas una vez que aparecen, lo mejor es evitarlas con una serie de cuidados preventivos.

* Mientras no te hayan retirado los puntos, es imprescindible cuidar al máximo la higiene personal, no tocar la herida con los dedos y no mojar la zona afectada para impedir que se produzcan infecciones.

* Tras retirar los puntos y durante el primer mes de sanación, la piel nueva que ha comenzado a formarse es extremadamente fina y sensible ¡ni se te ocurra exponerla al sol! Deberás llevar camisetas largas y ropa holgada para que el roce de tus prendas no perjudique la curación de la herida. Te recomendamos comprar en tu farmacia unos parches de silicona y colocarlos sobre la zona afectada para proteger tu piel del contacto con las bacterias del exterior. Dos veces al día, aplícate una crema regeneradora de venta en farmacias (por ejemplo Regenerum Gel de Cumlaude). Tienen una doble función: por una parte, reparar las estructuras epidérmicas dañadas, y por otra, prevenir las infecciones de la piel gracias a sus componentes bactericidas.

* Los meses siguientes, ¡no descuides tu cicatriz! Recuerda que ésta continúa evolucionando durante al menos un año hasta tomar su aspecto final. Continúa protegiéndola del sol y efectúa suaves masajes diariamente con aceite de rosa mosqueta, una de las mejores sustancias naturales para el cuidado de las pieles dañadas y con cicatrices.

Vigila también tu alimentación. ¿Comes suficientes alimentos con vitaminas A y D? Ambas son esenciales en la formación de tejidos nuevos.

* Por último, una vez concluido el año, tu cicatriz habrá completado su proceso de maduración y debería tener un color nacarado y una textura no rugosa. Si pese a todos los cuidados, o en ausencia de ellos, los resultados no son los esperados y te ha quedado una marca bastante antiestética, siempre puedes recurrir a otros tratamientos de belleza para mejorarla. Las exfoliaciones semanales suelen dar buenos frutos, pero recuerda que siempre debes esperar al menos un año antes de hacer cualquier tipo de peeling en la zona ya que hasta entonces la piel es demasiado frágil para procedimientos agresivos. La medicina estética nos brinda también otras posibilidades para tratar las cicatrices queloides. La más efectiva es el láser, pero recuerda que debe ser un dermatólogo quien evalúe tu caso en particular ya que debe ser un médico experto en el cuidado de la piel quien juzgue las opciones más aconsejables para ti.

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies