Remedios naturales

¿Te gustan las fresas? Prepara un jabón artesanal de fresas frescas.

fresas_jabon¡Seguro que te encantan las fresas! Solas, en batidos, con yogurt o nata… son una de las frutas más apreciadas culinariamente por su dulce sabor y sus propiedades afrodisíacas. Lo que tal vez no sepas es que las fresas tienen increíbles virtudes cosméticas. Gracias a su alto poder antioxidante, dejarán tu piel suave y luminosa al instante. ¡Además tienen un aroma delicioso e inconfundible!

¿Te imaginas lo apetecible que sería ducharnos con un jabón de fresas totalmente artesanal? Lamentablemente, muchas tiendas que ofrecen este producto nos venden en realidad jabones con fragancias y perfumes incorporados, pero sin el ingrediente original. ¡Elabóralos tú misma! En nuestro artículo de hoy te enseñaremos a preparar un jabón artesanal a base de fresas frescas que dejará tu piel sedosa y perfumada. Además puede ser un regalo original para tus amigas. Basta con cortar las pastillas en cuadraditos y adornarlas con unos bonitos lazos para darles un toque detallista.

Para hacer un jabón de fresas artesanal, necesitarás:

– 340 gr. de grasa vegetal, 227 gr. de sebo (animal),
– 227 gr. de aceite de coco,
– 113 gr. de aceite de oliva,
– 57 gr. de cera de abejas,
– 397 gr. de agua destilada o mineral,
– 170 gr. de fresas frescas,
– 142 gr. de hidróxido de sodio (sosa cáustica o lejía),
– 1/2 cucharadita (2,5 gr.) de pigmento cosmético rojo diluido,
– 28 gr. de germen de trigo,
– 2 cucharaditas (10 gr.) de aceite de fragancia de fresas.

jabon-de-fresa

Paso a paso:

Engrasa el molde que hayas escogido. Pon las grasas, los aceites de base y la cera de abejas en un recipiente de esmalte o de acero inoxidable a calentar a fuego lento. Coloca aparte 113 gr. del agua y vierte el resto en un cuenco o jarro de vidrio o plástico fuertes.

Quita las hojas y tallos de las fresas frescas y ponlas en una licuadora añadiendo el agua que has puesto aparte. Pon en marcha la máquina hasta que las fresas queden reducidas a líquido y añádelo al resto del agua. Con unos guantes de goma y protección para los ojos, vierte el hidróxido de sodio (sosa cáustica o lejía) al líquido con las fresas y remueve hasta que se disuelva. Cuando los aceites estén derretidos, retíralos del fuego.

Introduce un termómetro de fluidos en los aceites y otro en la solución cáustica. Cuando ambos lleguen a alcanzar una temperatura equivalente, entre 49 y 60 ºC, vierte la solución cáustica sobre el aceite. Remueve de vez en cuando hasta que la mezcla se cuaje, lo cual lleva aproximadamente 30 minutos.

Añade el colorante, después del germen de trigo y el aceite de fragancias, y remueve bien. Viértelo de inmediato en el molde y cúbrelo con una toalla o manta. Déjalo asentar durante 48 horas o hasta que el jabón adquiera una consistencia sólida. Con unos guantes de goma, saca el jabón del molde y córtalo en bloques. Cubre el jabón y déjalo secar durante cuatro semanas antes de utilizarlo.

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies