Belleza y Salud

Los cosméticos antiedad de nueva generación

crema_antiedadSi os pidiésemos identificar algunos de los rasgos que caracterizan a una piel madura, la mayoría señalaría aspectos como la aparición de manchas y arrugas, la falta de densidad o la flacidez del óvalo facial.

Si tienes menos de 40 años es posible que todavía no hayas notado ninguno de estos signos, sin embargo las líneas de expresión comienzan a formarse alrededor de los 20-25 años aunque no sean visibles hasta los 35. Por este motivo, y a riesgo de ser insistentes con el tema, volvemos a recordaros que los buenos hábitos de vida y la cosmética preventiva (limpieza, hidratación, fotoprotección) son más eficaces que la cosmética antiedad (siempre será mejor conservar lo más posible la piel en buen estado que recurrir más tarde a tratamientos regeneradores).

¿Cuándo utilizar entonces los cosméticos antiedad? Si tienes más de 30 años o si tu cutis presenta alguna de estas características: sequedad acusada, relajación en la piel del rostro que provoca caída parcial de los tejidos (surco nasogeniano), pequeñas arruguitas que se forman en el contorno de los ojos o de la boca al hacer gestos cotidianos como reirse, y por último, pigmentación desigual o manchas solares abundantes.

Se calcula que en 2025 el 40% de la población en España tendrá más de 60 años. La cosmética antiedad es un negocio en auje y los principales laboratorios investigan ya las fórmulas más eficaces para detener el paso de los años. Posiblemente te suenen ya sustancias como el ácido hialurónico, ácido glicólico, alfrahidroxiácidos o retinol; pero también comienzan a incorporarse otras nuevas como células madre, galanga o jengibre azul.

Los cosméticos de nueva generación tratan de imitar en la medida de lo posible el resultado de las técnicas quirúrgicas. Todos ellos tienen en común el propósito de relentizar el envejecimiento cutáneo, pero ¿para qué sirve cada uno de ellos? ¿te resultan familiares algunos de estos slogans?

* “Efecto bótox”: como habréis escuchado en más de una ocasión, las líneas de expresión en el rostro se forman por la contracción involuntaria y repetitiva de los músculos faciales. Algunas zonas de la cara como el entrecejo son especialmente propensas a sufrirlas. La toxina botulínica o bótox relaja la tensión que actúa sobre el músculo, inmovilizándolo e impidiendo que se formen estas arruguitas.

Como sabéis el bótox es un tratamiento inyectable. Los cosméticos con “efecto bótox” no comparten esta característica pero, en cambio, contienen principios activos como péptidos y ácido gama-aminobutírico que también tienen propiedades calmantes. Evidentemente, las cremas no traspasan la barrera de la epidermis y en ningún caso llegan al músculo. Este hecho las hace más ineficaces que los tratamiento con bótox: sólo actúan a un nivel superficial.

* “Efecto lifting”: se basan en la eficacia de activos tensores que alisan tu cutis al instante, dicho de otro modo, reafirman la piel. Al reactivar la microcirculación sanguínea en la capa más externa de la piel, ésta se tonifica y adquiere mayor tersura. Por este motivo son perfectas para llevar durante el día y disimular las arrugas. Para la noche es mejor optar por cremas de nutrición intensa y reparadoras.

* “Efecto filling”: contienen extractos vegetales, esferas de colágeno, ácido hialurónico o micro-esferas de silicona cuya finalidad es rellenar el surco de la arruga para que no se note. Para ello redensifican la piel estimulando la creación natural de colágeno. Este tipo de cremas son muy adecuadas incluso para las mujeres que aun no tienen arrugas porque corrigen la relajación de los tejidos y la pérdida de tono. También existen labiales con efecto filling que aumentan el volumen de tu boca de forma inmediata a la vez que te maquillas.

A parte de ésto, casi todas las cremas antiedad contienen:

* Antioxidantes (vitaminas A, E y E y minerales como el selenio y el cobre) cuya función es luchar contra la oxidación celular que incrementa la producción de radicales libres causantes del envejecimiento.

La contaminación o los rayos ultravioleta pueden provocar la aparición de estos radicales libres (fragmentos moleculares con cargas negativas que roban electrones de las celúlas dañando su ADN). Los antioxidantes inhiben estas reacciones de oxidación oxidándose ellos mismos.

* Activos regeneradores: actúan estimulando la creación de colágeno y elastina que redensifican la epidermis combatiendo la flacidez y la aparición de arrugas.

* Calmantes: la ciencia ha demostrado que la piel y el sistema nervioso están íntimamente relacionados. Posiblemente hayas escuchado que algunas alergias, eczemas, etc. tienen su causa en el estrés. La piel es el reflejo de nuestras emociones y las tensiones contínuas pueden producir hipersensibilidad cutánea o procesos inflamatorios que afectan mucho a nuestra epidermis. La neurocosmética o cosmética sensorial trata de paliar de algún modo estas reacciones incluyendo en sus productos fórmulas con ingredientes calmantes, desestresantes y antiinflamatorios. Con estas cremas es fácil conseguir un aspecto relajado similar al que tenemos después de haber dormido placenteramente toda la noche.

* Pigmentos reflectantes: actúan como microespejos reflejando la luz para eliminar las zonas oscuras que hacen visibles las arrugas. Algunos también son capaces de disimular las rojeces o el tono azulado de las ojeras.

* Glicanos: su incorporación en cosmética es una auténtica revolución y surje de los avances en los avances en investigación genética sobre el comportamiento del ADN celular. Los glicanos tienen la capacidad de “abrir las células” o de aumentar su permeabilidad para permitir la llegada de nutrientes e incrementar su capacidad para regenerarse.

* Células madre: evidentemente, ningún cosmético es capaz de incorporar células madre en su composición capaces de integrarse en nuestro tejido dérmico. Cuando oímos que una crema o un producto determinado contiene células madre, a lo que se refiere es que cuenta con ciertos ingredientes o principios activos capaces de proteger y evitar el deterioro de las células madre epidérmicas para que mantengan su potencial de regeneración: derivados de la vitamina E o extracto de Galanga (un rizoma de la familia del jengibre) que aumentan la capacidad que tienen los fibroplastos de producir ácido hialurónico de forma natural.

Los estudios sobre la síntesis y degradación de proteínas han llevado también a algunas firmas de cosmética como Lancaster a interesarse por la proteasoma, una sustancia capaz de reactivar la capacidad de sintetizar proteínas y formar colágeno nuevo, indispensable para garantizar la firmeza y luminosidad de nuestro cutis.

* Retinol: no es una sustancia nueva. Desde hace varias décadas muchos cosméticos antiedad incorporan pro-vitamina A en sus fórmulas ya que es uno de los activos antienvejecimiento más poderosos que existen. El retinol actúa exfoliando químicamente nuestra piel, acelerando los procesos de regeneración celular. El problema es que algunos tipos de epidermis son demasiado sensibles y no soportan bien las concentraciones altas de retinol: aparecen rojeces, sequedad o sensación de tirantez en el rostro. Los cosméticos de nueva generación buscan fórmulas de liberación progresiva que aporten a la piel la dosis óptima de retinol sin agredirla.

* Extracto de orquídeas: actúan contra las manchas y otros signos de envejecimiento cutáneo. También tienen un efecto calmante que atenúa los síntomas de estrés que sufre tu piel a lo largo del día.

* Jengibre azul: es un potente antioxidante traído de Madagascar. Protege tu piel de las agresiones externas impidiendo que pierda agua y se reseque. Algunas marcas de alta cosmética como Chanel incorporan este antiarrugas natural en la composición de sus productos.

Algunos productos antiedad de nueva generación:

* Bio-Performance Advanced Super Revitalizing Cream de Shiseido, 50 ml, 90 €: De 30 a 50 años. Estimula la producción de fibras de Oxytalán, verdaderos muelles de sujección y sostén para la piel, revitalizándola y devolviéndole su aspecto joven, luminoso y suave.

* Swiss Apple Formula Serum 30ml, 23,92 €: De 30 a 45 años. Desarrollada en Suiza por los laboratorios Marionaud. Tiene una textura ligera y de fácil absorción. El tratamiento debe aplicarse mañana y noche. De este modo, tu piel estará siempre hidratada y conseguirás que se regenere rápidamente.

* Capture XP de Dior, sérum 115 €, crema 95 €: De 30 a 50 años: Contiene extracto de Galanga y TP-Vityl que estimulan la producción natural de ácido hialurónico.

* Nivea Q10Plus, 50 ml, 12 €: De 30 a 45 años. A un precio más que económico, Nivea nos ofrece su avanzada fórmula Q10 para el cuidado antiarrugas. Su nueva crema está enriquecida también con moléculas de creatina y glicerina que evita que se deshidrate a medida que pasan las horas.

* Forever Youth Liberator de Yves Saint Laurent, 50 ml 113 €, 30 ml 85 €: De 35 a 60 años. Gracias a su complejo Glycanactif, estimula la producción de glicanos revelando una piel más firme y luminosa.

* Prodigy de Helena Rubinstein, 50 ml 22 €: A partir de 30 años. Su secreto es la bio-savia molecular, un concentrado de cinco activos vegetales que hidratan tu piel, la reparan y protegen los mecanismos que combaten el envejecimiento cutáneo, consiguiendo así que se vuelva más firme y luminosa.

* Secret de Gemmes de Bvlgari, serum 30 ml 115 €, crema normal o rica 50 ml 105 €: A partir de 40 años. Contiene un extracto vegetal extraído de las semillas de hibiscus que relaja tu piel reduciendo la formación de líneas de expresión. También incorpora en su fórmula minerales obtenidos de piedras preciosas (zafiro, turmalina, malaquita y citrino) que rellenan los surcos de la arruga y aportan luminosidad.

* Redermic [R], de La Roche-Posay, 30 ml 32 €: De 35 a 60 años. Es un corrector antiedad intensivo que incorpora las ventajas del retinol de liberación progresiva para pieles sensibles.

* Ultra Lift Serum + Crema Antiarrugas, Solución todo en uno, 50 ml, 12,90 €: A partir de los 35 años. Un dos en uno que ofrece todas las ventajas de una crema antiarrugas con una textura más fluida. Su fórmula Pro-Retinol de origen natural, te ayudará también a prevenir la formación de arrugas.

* Repair Wear Uplifting Firming Cream de Clinique, 50 ml 80 €: A partir de 40 años. Otra crema con “efecto lifting” que tensa y reafirma la piel, alisando las arrugas a la vez que fortalece su barrera de protección natural contra las agresiones ambientales.

* Hydra Beauty Gel crema, Chanel, 60 €: De 20 a 30 años. Sus dos ingredientes estrella son el jengibre azul y la camelia. Hidrata tu piel y la protege contra las agresiones externas como la contaminación que hacen que se irrite o pierda luminosidad.

* Orchidée Impériale White Serum de Guerlain, 30 ml 397 €: A partir de 30 años. Contiene extracto de orquídeas que calma la piel, reduciendo los procesos inflamatorios producidos por las agresiones medioambientales y por el propio estrés. También unifica el tono.

* Sérum Nuxuriance, Nuxe, 30 ml, C.P.V.: De 40 a 60 años. Basa su eficacia en su alta concentración de extractos vegetales: Bakau, raíz de Maca, alga roja o semillas de Araucaria. Revitaliza las pieles más frágiles, unificando el tono y devolviéndoles hasta el 22% de su densidad. Debes aplicártelo antes de tus cremas de día y de noche insistiendo en las zonas del entrecejo, el surco nasogeniano, el cuello y allí donde se presente mayor cantidad de arrugas.

* Regenessence Multicorrective Rejuvenating Cream de Giorgio Armani, 50 ml 83 €: De 35 a 55 años. Tratamiento basado en la medicina regenerativa. Alisa las arrugas y mejora la textura de la piel.

* Milaya con extracto de Moringa de Galénic, 50 ml 44,75 €: A partir de los 55 años. Una crema antiedad enriquecida con vitamina B3 (reduce las manchas) y extracto de Moringa, un activo de origen vegetal reconstituyente celular. Aplicada diariamente sobre rostro, cuello y escote, revitaliza tu piel devolviéndole su elasticidad y unificando el tono.

* Rénergie Multi-Lift, Lancôme, 98 €: De 40 a 50 años. Su tecnología Multi-Tensión ha sido concebida para tensar la piel teniendo en cuenta las diferentes capas de tejidos conectivos que se sitúan entre la dermis y la epidermis.

* Revitalizing Supreme Global Anti-Ageing Creme, Estée Lauder, 30 ml, 54 €: De 45 a 60 años. Su tecnología IntuiGenTM revitaliza tu piel desde el interior, reconstruyendo la barrera cutánea. Su textura es muy ligera y proporciona resultados extraordinarios.

* Premium, Fluido Precioso, 50 ml,  107€: De 50 a 70 años. La marca francesa Lierac se aprovecha de los últimos avances en fitocosmética activa para ofrecernos un producto capaz de redensificar nuestra piel desde las capas más profundas, devolviéndole su firmeza y combatiendo la aparición de arrugas profundas hasta en un 84%. Contiene también ácido hialurónico puro dosificado al 5 % que alisa tu piel al instante y extractos de illipé, karité, camelina y rosa mosqueta para nutrirla y repararla de forma natural.

* Idéalia, Vichy Laboratoires, 50 ml, 24,99 €: De 25 a 55 años. Vichy combina las propiedades de una crema con la textura suave y ligera de un gel. Uno de sus ingredientes principales es la Kombucha que acelera la regeneración celular y favorece la microcirculación sanguínea. El resultado es una piel más lisa, uniforme y sin poros visibles.

* Suractif  Volume Contour de Lancaster, 50 ml 75 €: A partir de 30 años. Crema reafirmante de día que reactiva la síntesis de proteínas y estimula la producción de colágeno dejando tu piel más flexible e hidratada.

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies