Remedios naturales

Tu piel pierde agua. ¡Recupérala!

hidroterapiaEl agua es una sustancia indispensable para la vida. Se calcula que el 80% de la materia orgánica está compuesta de agua. La ciencia conoce muy bien la estructura de una molécula de H2O pero todavía no se explica suficientemente cómo interactúan unas moléculas con otras y cómo funcionan las conexiones con otros elementos. Lo que sí sabemos es que para gozar de una buena salud y mantener nuestra piel joven, debemos beber al menos ocho vasos de agua diariamente.

A medida que envejecemos nuestro organismo pierde parte de su capacidad para retener agua. Además somos menos sensibles a la sensación de sed, pero ésto no significa que necesitemos beber menos, al contrario, se recomienda ingerir mayor cantidad de líquidos para mantener el buen estado de nuestro sitema circulatorio, digestivo y renal. El agua lubrica nuestras articulaciones, mantiene los músculos fuertes y asegura el funcionamiento correcto de nuestros órganos. Una piel bien hidratada luce más brillante, suave, flexible y elástica.

La forma principal de mantener hidratado nuestro organismo es la vía oral, bebiendo sobre dos litros de agua al día o tres si practicas deporte. A parte de esta sana costumbre, también es posible hidratar nuestra piel de forma tópica, devolviéndole parte del agua que pierde durante el día debido a la acción de los rayos ultravioleta, la contaminación, los jabones y geles que resecan en exceso, etc. Seguramente, ya uses a diario una crema hidratante para el rostro y otra para el cuerpo, pero existen además otros tratamientos de belleza que no son excesivamente caros y que pueden rehidratar nuestra piel de forma intensa mientras nos relajamos: hidroterapia, talasoterapia, aguas termales o ciertas terapias basadas en las propiedades regeneradoras de las algas.

Aplicando agua sobre el cuerpo a diferentes presiones y temperaturas conseguiremos tonificar nuestra epidermis y reactivar la circulación sanguínea. El hidromasaje es ideal para relajarnos, aliviar las contracturas musculares y revitalizar nuestra piel.

Algunos tipos de agua como las aguas sulfurosas son muy beneficiosas para las pieles con problemas dermatológicos, mientras que las aguas termales depuran nuestro organismo.

agua_pielLos tratamientos de belleza con agua marina se conocen con el nombre de talasoterapia. Consiste en la aplicación o inmersión en agua de mar, arena y algas. Los beneficios de esta terapia se basan en que la composición del agua del mar es muy similar a la del plasma sanguíneo. Las algas marinas son ricas en vitaminas A, B, C, F y K y abundantes minerales, su aplicación cosmética sobre la piel mediante cataplasmas retrasa el envejecimiento cutáneo de forma natural. Las algas pueden ser utilizadas también en algunos tratamientos corporales para reducir la piel de naranja y eliminar células muertas.

Algo parecido podríamos decir de los fangos que nutren la piel en profundidad gracias a su alto contenido en vitaminas y minerales. Combinados con tratamientos de masaje de tipo drenante pueden ayudar a reducir volumen.

Puedes disfrutar de estos tratamientos de hidroterapia, talasoterapia o fangoterapia en diferentes centros de belleza, balnearios, spas o algunos gimnasios.

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies