En forma

Yoga contra el insomnio

yoga_dormirCasi todas las personas hemos experimentado el insomnio en alguna etapa de nuestras vidas. Con más frecuencia de la que quisiéramos, existen problemas que nos impiden conciliar el sueño, emociones y preocupaciones que no nos dejan descansar. La misma falta de sueño hace que a la mañana siguiente nos levantemos malhumoradas, estresadas o agotadas a las pocas horas de empezar el día.

Necesitas liberar tensiones antes de ir a la cama. El yoga es una de las mejores terapias naturales que existen para conseguirlo ya que induce a la relajación desde el interior, controlando la respiración,  y desde el exterior, aliviando las tensiones musculares que oprimen nuestro cuerpo.

Practica con nosotros estos ejercicios de yoga especialmente pensados para relajar tu cuerpo y tu mente.

* Sukhasana: también llamada “postura fácil”. Siéntate sobre un cojín con las piernas cruzadas, la espalda bien recta, la cabeza alineada, la barbilla ligeramente inclinada hacia abajo, los ojos cerrados, los hombros relajados, y la pelvis hacia delante. Por último, coloca las manos sobre las rodillas. Es muy importante que estés cómoda al formar la postura para una mayor concentración. Controla tu respiración haciendo inhalaciones profundas y exhalaciones largas y silenciosas, alejando de tu mente cualquier pensamiento que produzca inquietud.

Sukhasana

* Uttanasana: se considera una postura de yoga básica y también una postura de descanso entre poses. En la Uttanasana la cabeza cuelga bajo el corazón y esto hace que la sangre se oxigene y fluya hacia el cerebro. Exige una gran flexibilidad corporal ya que los músculos isquiotibiales y la región lumbar se estiran por completo.

De pie en Tadasana o postura de la montaña, con los pies juntos (o ligeramente separados para una mayor estabilidad), inhala y levanta los brazos sobre la cabeza. Luego exhala y flexiona el tronco desde las caderas hasta que las palmas de las manos descansen en el suelo a ambos lados de tus pies. Relaja el cuello y deja que los brazos vayan completamente flojos.

Uttanasana

* Balasana: también llamada “postura del bebé feliz” porque es de este modo cómo los niños comienzan a descubrir sus manos y sus pies.

Arrodíllate sobre la esterilla sentada sobre tus talones. Separa las rodillas al ancho de tus caderas. Exhala e inclina el torso hacia abajo entre tus muslos. Estira los brazos hacia atrás con las palmas de las manos hacia arriba. Siente como el peso de los hombros tira de tu espalda.

La postura Balasana, reduce el estrés y libera la tensión muscular acumulada en la parte baja de la espalda ayudándonos a descansar.

Bala Asana (Child Pose)

* Halasana: conocida también como “postura del arado”. Esta postura tiene grandes ventajas en el nivel mental, como el hecho de que combate el insomnio y el sueño intranquilo, ayuda a desarrollar el equilibrio mental y aumenta la relajación. Otro beneficio es que mejora el riego sanguíneo y la circulación en general. Además disminuye la tensión muscular en la zona del cuello y de los hombros.

Túmbate sobre la espalda con las piernas juntas y las palmas de las manos hacia abajo. A continuación, levanta las piernas hasta un ángulo de 90 grados. Comienza a llevar las piernas hacia atrás despegando la espalda del suelo. Mantén las piernas juntas, exhala y apoya las rodillas sobre la frente. Relájate y controla la respiración tratando de descender los pies hasta el suelo. Trata de mantener la postura 30 segundos.

halasana

* Viparita Karani: mejora la circulación de retorno de las piernas, aliviando el cansancio y previniendo problemas como las varices.

Puedes ayudarte de una pared para realizarla. Túmbate sobre la espalda, con las piernas estiradas y los pies juntos. Extiende los brazos a lo largo de los costados con las palmas de las manos apoyadas en el suelo. Inspira, elevando las piernas, las nalgas y la región inferior de la espalda. Las piernas deben quedar totalmente verticales.

viparita-karani

* Savasana: también llamada “postura del cadáver”. Es una de las posturas más importantes del yoga. Aparentemente se trata de una postura sencilla, pero no hay que subestimarla ya que su complejidad reside en la capacidad que debemos emplear para relajarnos y concentrarnos en las sensaciones de nuestro cuerpo cuando está totalmente inmóvil. Resulta de mucha utilidad en situaciones de estrés, insomnio, nerviosismo, depresiones… o simplemente para recuperar nuestra energía vital ya que la habilidad de permanecer inmóviles es un requisito importante para la meditación.

Túmbate en el suelo con las piernas un poco separadas. Coloca  los brazos a los lados del tronco, separándolos hacia los lados, con las palmas de las manos hacia arriba y los dedos un poco curvados, sin rigidez. Repasa mentalmente todo tu cuerpo, controlando la respiración desde el diafragma.

Savasana

* Supta Matsyendrasana: recuéstate en el suelo y gira las caderas hacia un lado levantando una rodilla. El tórax debe ir hacia el otro lado acompañando por la cabeza. Repite hacia el otro lado, en un ejercicio de estiramiento que repercutirá sobre toda tu espalda.

supta_matsyendrasana

* Ardha Matsyendrasana: es una postura de torsión básica que produce el estiramiento de los músculos que unen las vértebras de forma oblicua, es decir los músculos rotadores o musculatura paravertebral.

Para realizarla correctamente siéntate en el suelo con las piernas estiradas. Dobla la pierna izquierda (tu pie debe quedar al costado de la base de tu muslo derecho) y cruza la derecha por encima de ella (la planta de tu pie debe estar junto a la rodilla izquierda). Inhala levantando los brazos y voltea hacia la derecha. Exhala bajando los brazos. Tu cuerpo debe quedar en una torsión hacia la derecha.

Ardha_Matsyendrasana
* Supta Baddha Konasana: también llamada “postura yacente”. Entre sus beneficios se cuentan la reducción de la presión sanguínea y el alivio de la fatiga, la ansiedad y el insomnio.

Siéntate en una esterilla de yoga con las piernas juntas y estiradas. Tu espalda debe mantenerse recta. A continuación, dobla las piernas llevándolas hacia el pecho. Junta las plantas de los pies dejando caer las rodillas hacia los lados. Baja poco a poco el cuerpo hacia la esterilla hasta apoyar completamente tu espalda en el suelo. Inhala y desliza los brazos sobre tu cabeza hasta juntar las manos en postura de oración. Cierra los ojos y relaja todo tu cuerpo durante un minuto.

Supta-Baddha-Konasana

Os recomendamos ver el siguiente video explicativo:

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies