Belleza y Salud

Cambios en los senos durante el embarazo.

senos_embarazoYa en las primeras semanas de quedarnos embarazadas comenzamos a notar cambios en nuestros senos. Éstos se están preparando para alimentar al bebé.

Para muchas mujeres, una de las primeras señales del embarazo es la molestia en los senos (cosquilleos, hinchazón, sensibilidad al tacto, etc.). Están provocadas por el incremento de hormonas femeninas en el cuerpo.

En los primeros meses del embarazo se acumula grasa en los senos, que aumentan notablemente de tamaño. Alrededor de la sexta semana es posible que subamos una talla o más. Nuestros pechos seguirán creciendo progresivamente durante los tres primeros meses de gestación.

Como consecuencia del aumento de volumen, es probable también que sintamos picazón o que aparezcan estrías.

Durante el embarazo hay un aumento del flujo sanguíneo en los senos. La vasodilatación puede hacer que veamos venas azuladas bajo la piel.

Los pezones también experimentan cambios. Se vuelven más oscuros y las areolas crecen. Las pequeñas glándulas de la superficie de las areolas se elevan y se tornan irregulares. Esas irregularidades o bultitos producen una sustancia aceitosa que evita que los pezones se resquebrajen o resequen.

En la recta final del embarazo algunas mujeres tienen también secrecciones en los senos. Se trata del calostro, una forma de leche materna amarillenta y espesa pero rica en nutrientes y anticuerpos para fortalecer en sistema inmunológico del bebé durante los primeros días de vida. Cambiará a leche materna 3 ó 4 días después del parto.

Para aliviar parte del malestar, hazte con un buen sostén de embarazo. Este tipo de prendas sujeta también los músculos de la espalda para reducir la tensión y los dolores articulares. A medida que tus senos crezcan asegúrate de que el sostén quede bien y no irrite tus pezones. Por lo general el algodón suele ser más cómodo que los tejidos sintéticos.

Si quieres evitar la aparición de estrías es recomendable que utilices también un sostén sin aro para dormir. Debe ser suave, cómodo y holgado.

Además te aconsejamos que hidrates tus senos diariamente con cremas especiales para mujeres embarazadas. Recuerda que las cremas convencionales tienen sustancias que no deben ser absorbidas por la piel durante el embarazo o lactancia. Dos buenas cremas que podrías utilizar son, por ejemplo, la de Medela de lanolin (antiestrías) o Velastisa de Isdin (reafirmante), ambas de venta en farmacias. También puedes recurrir al aceite de almendras, es muy nutritivo y totalmente inocuo.

Para no resecar la sensible piel de los pezones, no debes lavarlos con jabón. Utiliza solamente agua tibia.

Si tienes secrecciones a menudo, colócate unas almohadillas protectoras desechables. Las encontrarás en casi cualquier farmacia.

¡Y hasta aquí han llegado nuestros consejos de hoy! Te animamos a que nos cuentes los tuyos propios ¿qué cuidados habéis dispensado a vuestros senos durante el embarazo y la lactancia?

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies