Remedios naturales

Cómo hacer perfumes naturales y ecológicos con flores o aceites esenciales.

PerfumeAl igual que sucede con los cosméticos, la ropa o el maquillaje, una fragancia agradable es un halo de elegancia y sensualidad para la mujer que la utiliza.

Desgraciadamente, muchos perfumes comerciales contienen sustancias que pueden irritar las pieles sensibles. Las fragancias caseras son una buena alternativa para evitar reacciones alérgicas, al sustituir los productos químicos, o como una actividad divertida y ecológica para los niños.

Otra ventaja es que resultan mucho más baratas que las fragancias de diseñador.

¿Te animas a intentarlo? Sigue estos sencillos consejos para crear tu fragancia DIY.

Agua de colonia con flores

Necesitas:

  • Una taza de agua destilada
  • Una taza de flores (rosas, lavanda, flor de naranja, madreselva…)
  • Un recipiente de vidrio
  • Una estopilla
  • Una olla
  • Un frasco de cristal para almacenar el perfume

Preparación: tapa el recipiente de vidrio con una gasa, de modo que los bordes cuelguen un poco. Coloca las flores en el centro y vierte el agua destilada hasta cubrirlas.

Deja que reposen sumergidas en el agua al menos 24 horas. Luego, tomando los bordes de la estopilla, saca las flores del recipiente.

Vierte el agua de flores resultante en una olla. Exprime bien la estopilla para aprovechar todo el líquido.

Enciende el fuego y deja que el agua de flores hierva a fuego lento hasta que se reduzca a una cucharada.

Deja que enfríe y vierte la fragancia floral resultante en un frasco de cristal limpio y seco.

perfumes-caseros

Ten en cuenta que este perfume no lleva conservantes por lo que apenas dura un mes. Debes protegerlo de la luz y de los cambios de temperatura.

Trata de que las flores elegidas estén siempre frescas para que la fragancia sea intensa y duradera.

Perfumes caseros con aceites esenciales

La preparación de perfumes con aceites esenciales es la base de la aromaterapia. Este tipo de aceites tienen propiedades terapéuticas únicas: ayudan a relajarnos, reducen el nivel de estrés y despejan las vías respiratorias.

Antes de ponernos manos a la obra, debemos aclarar una serie de conceptos. Los aceites esenciales puros no se pueden aplicar directamente sobre la piel ya que resultan irritantes. Es necesario por tanto, diluirlos previamente en otra sustancia. Una posibilidad es utilizar alcohol (por lo general de 30 a 120 ml. dependiendo de la cantidad de perfume que queramos obtener). El alcohol es un excelente conservante, por este motivo aparece en casi todas las fragancias comerciales. Sin embargo, también es cierto que puede provocar reacciones en las personas con la piel sensible. Por este motivo, te recomendamos usar como base de tu perfume 10 ml. de aceite vegetal de jojoba (tiene una textura ligera y no engrasa la piel). Sobre este aceite combinaremos los aceites esenciales que nos gusten. Debemos añadir 3-5 gotas de aceites esenciales de nota baja, 8-10 gotas de aceites esenciales de nota media y 8-10 de aceites esenciales de nota alta.

Las notas altas son las que percibimos de forma inmediata al oler un perfume, pero se disipan rápidamente. Las notas medias son el “corazón” de la fragancia, añaden calor y plenitud al perfume. Sin embargo, una vez que todos los olores han desaparecido, las notas de fondo o notas bajas son las que permanecen ya que son las más profundas.

  • Aceites esenciales de nota alta: aceite esencial de limón, aceite esencial de naranja, aceite esencial de pomelo, aceite esencial de bergamota, aceite esencial de menta, aceite esencial de salvia, aceite esencial de romero, aceite esencial de enebro… Generalmente son aromas cítricos o florales intensos. Pese a ser muy volátiles, la aromaterapia les atribuye la virtud de levantar el estado de ánimo y mejorar la concentración. Aplicados sobre la piel, tienen propiedades antisépticas.
  • Aceites esenciales de nota media: aceite esencial de lavanda, aceite esencial de jazmín, aceite esencial de rosas, aceite esencial de ciprés, aceite esencial de jengibre, aceite esencial de manzanilla, aceite esencial de siempreviva, aceite esencial de clavo, aceite esencial de melisa, aceite esencial de estragón, aceite esencial de hipérico, aceite esencial de geranio… Son el corazón del perfume. Notas florales, dulces, especiadas o frescas que nos relajan a la vez que despiertan nuestras emociones.
  • Aceites esenciales de nota baja: aceite esencial de cedro, aceite esencial de canela, aceite esencial de sándalo, aceite esencial de incienso… Son aromas amaderados, intensos y balsámicos que perduran mucho tiempo.

¿Qué aceites elegir entonces? Depende del gusto de cada persona, si disfrutas más de los aromas cítricos, florales, herbales… Nosotros sólo te pedimos que respetes las medidas que te indicamos anteriormente y que experimentes a la hora de crear tu perfume.

Envasa tu creación en una botellita de cristal de color oscuro para evitar que la luz solar estropee la fragancia. Deja que los aromas se unan. Este proceso de maceración puede llevar entre 2-3 semanas. Trascurrido este tiempo tu fragancia estará lista para usar. Agítala siempre antes de perfumarte y aplícala sobre las muñecas o el cuello.

¿Te han gustado estas recetas? Deseamos que las disfrutes mucho. Te animamos también a que compartas con nosotros tus propias fórmulas para crear fragancias DIY 100% naturales.

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies