Remedios naturales

Remedios caseros con plantas medicinales

Antes de que la Humanidad tuviese conocimientos avanzados sobre química, la medicina tradicional recurría al uso de plantas medicinales y extraía sus principios activos mediante diferentes procedimientos. La fitoterapia se basa en parte de esta sabiduría antigua, empleando el poder curativo y embellecedor de las plantas.

preparacion-plantas-medicinales

Si queremos elaborar remedios naturales a base de plantas y obtener el máximo beneficio de cada una de ellas, debes conocer sus propiedades y saber qué tipo de preparaciones son las más indicadas para cada planta.

Infusión

Es el método más conocido y utilizado. Resulta muy eficaz para obtener los principios medicinales de las plantas aromáticas cuando se trata de hojas, flores o tallos.

Para que realmente se trate de una infusión, no debemos hervir la planta. Pondremos el agua al fuego y en cuanto entre en ebullición, la retiraremos y añadiremos la planta. Luego taparemos nuestra infusión y la dejaremos reposar unos 10 minutos.

Las infusiones se pueden preparar con plantas frescas o secas. La planta seca es mucho más concentrada, por lo que no necesitaremos tanta cantidad. Algunas de las mejores plantas para hacer infusiones son: anís, manzanilla, castaño de Indias, romero, menta, tila, cardo mariano, té verde, cola de caballo, melisa, salvia, eneldo o clavo de olor…

Decocción

Se utiliza para extraer las propiedades de las partes duras y no aromáticas de una planta (raíces, cortezas, etc.).

Coloca la planta desmenuzada en un cazo con agua fría y deja que llegue a ebullición. Luego, continúa la cocción a fuego lento durante 10-20 minutos. Así conservaremos todas las propiedades medicinales de la planta.

Las plantas más indicadas son: jengibre, diente de león, regaliz, sauce o bardana.

Tintura

En este caso se utiliza el alcohol como disolvente para extraer las propiedades medicinales de las plantas. A su vez, el alcohol funciona como un excelente conservante, alargando la vida útil del producto de manera natural.

Para usos caseros, lo mejor es emplear vodka o vino. Coloca en un recipiente de vidrio 120 gramos de la planta seca y luego vierte sobre ella 500 ml. de vodka o vino. Tapa y deja que macere durante dos semanas en un lugar seco y alejado de la luz solar. Pasado ese tiempo, cuela el líquido y resérvalo en un recipiente opaco. Para tomarlo, sólo tienes que añadir unas gotitas en un vaso de agua, zumo o infusión.

Algunas plantas que pueden ser utilizadas son: castaño de Indias, caléndula, ajenjo, ulmaria, abedul, equinácea, regaliz, hamamelis, borraja, menta, hipérico…

Jarabe

Se emplea sobre todo cuando la planta que debemos tomar tiene un sabor fuerte o desagradable (como el ajo). Cortaremos 50 gramos de ajo y añadiremos después 250 ml. de vinagre y 300 gramos de miel. Coloca todo en un cazo y llévalo a ebullición hasta que adquiera la consistencia de un jarabe. Después, almacénalo en un recipiente de vidrio en el refrigerador.

¡Esperamos que te hayan gustado estos consejos!

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies