En forma

Cómo conseguir unas piernas más esbeltas.

Dado que la constitución de cada persona es diferente, no todas tendemos a acumular esos kilos de más en la misma zona del cuerpo. Mientras que algunas chicas tienen cartucheras o barriguita, para otras, su punto débil son unas piernas demasiado gruesas.

Las causas de este problema suelen ser diversas. Si en general estás delgada pero al final del día o al pasar una larga jornada sentada, notas hinchazón en las piernas, podría deberse a la retención de líquidos y en este caso bastará con hacer algo de ejercicio entre horas, poner las piernas en alto, beber bastante agua y seguir una dieta depurativa. La retención de líquidos suele estar relacionada con un trastorno de tipo circulatorio agravado por el sedentarismo. En este tipo de casos puede ser eficaz la aplicación de geles con efecto frío o tratamientos dermoestéticos como el masaje (drenaje linfático), la ozonoterapia, las ondas rusas o los emplastes a base de algas.

Sin embargo, las piernas también pueden estar más gorditas como consecuencia de la acumulación de tejido adiposo localizado (lo que comúnmente se conoce como celulitis). Si es debido a ésto, lo sabrás porque a nivel cutáneo la piel presenta irregularidades y se forman pequeños bultitos cuando la apretamos (piel de naranja). Las causas de su aparición son diversas: desde factores genéticos y hereditarios hasta problemas de tipo endocrino (embarazo, menopausia, etc.) En estos últimos casos, las soluciones son complicadas. Existen tratamientos localizados como la mesoterapia que prometen resultados eficaces pero, si queremos que perduren durante largo tiempo, debemos prestar atención a nuestro estilo de vida y a nuestra alimentación.

En anteriores ocasiones os comentamos la importancia de realizar gimnasia localizada para deshacerse de la celulitis en aquellas partes del cuerpo especialmente conflictivas como pueden ser las piernas o los muslos. Actividades físicas como las caminatas, el spinning o el jogging también pueden ser de gran ayuda ya que todo lo que implique mover las piernas favorecerá la irrigación sanguínea y la eliminación de toxinas. Para tonificar lo mejor son las sentadillas… si las haces a menudo conseguirás unos muslos y pantorillas mucho más definidos.

Para quemar calorías a la vez que ejercitamos nuestras piernas, lo mejor es subir y bajar escaleras o practicar step ya sea en el gimnasio o en nuestra propia casa 20 ó 30 minutos al día.

Si quieres conocer otro tipo de ejercicios de fitness para conseguir unas piernas más esbeltas, te recomendamos ver estos videos:

Biografía

SomosBellas

Copywriter y periodista freelance en Emprendecontuweb. Me especializo en la redacción de contenidos optimizados para SEO en los blogs corporativos de mis clientes. Me apasiona la lectura y dedico parte de mi tiempo libre al cuidado de los animales.