Belleza y Salud

Masajes para combatir el estrés.

Llegas a casa cansada y sin ganas de hacer nada: fatiga, debilidad, apatía o nerviosismo son algunos de los síntomas más frecuentes del estrés.

Uno de los mejores métodos para relajarnos y aliviar tensiones es recibir un reconfortante masaje. Si es tu chico quien tiene este detalle contigo, será doblemente estimulante ya que los masajes refuerzan los vículos afectivos y la confianza entre la pareja.

Puedes incluso preparar tus propios aceites caseros para masaje (en este artículo os enseñamos a hacerlo) y de este modo, regenerarás tu piel a la vez que disfrutas y liberas tensiones.

Otra posibilidad es acudir a un spa o contratar los servicios de un masajista profesional. Es importante confirmar que la persona o el centro en cuestión cuente con la acreditación necesaria para ofrecer este tipo de tratamientos, ya que últimamente hay mucho intrusismo en el sector y gente sin preparación de ningún tipo se dedica a brindar este servicio.

Cualquiera puede hacer un buen masaje, sin embargo cuando lo que se persigue es un fin terapéutico, más allá del bienestar físico y emocional, se hace necesario conocer las diferentes técnicas. El masaje actúa a nivel muscular para producir una respuesta refleja sobre el sistema nervioso y los órganos encargados de regular ciertas funciones metabólicas. Gracias a este método, alcanzamos la armonía entre cuerpo y mente ya que las tensiones acumuladas durante el día se liberan, hasta llegar a un estado de relajación total. Otros tipos de masaje tienen incluso propiedades analgésicas (ayudan a paliar dolores crónicos), eliminan toxinas (tienen un efecto drenante), son reafirmantes o adelgazantes. En nuestro artículo “Tipos de masaje y sus beneficios” te hablamos de todos ellos. Hoy, en cambio, nos enfocaremos exclusivamente en aquellas técnicas de masaje diseñadas para relajarse y combatir el estrés (aunque sin duda muchos de ellos repercuten beneficiosamente sobre tu belleza). Los principales son:

* Masaje psicoperistáltico: consiste en distribuir las energías del cuerpo, reestableciendo los fluidos energéticos y reabriendo los canales peristálticos para lograr el equilibrio. Este tipo de masaje ayuda a relajarse, mejora la respiración y la textura de la piel.

* Drenaje linfático: activa la circulación de la linfa hacia los ganglios linfáticos. Se realizan para ello movimientos de presión y descompresión. Alivia los edemas y mejora la retención de líquidos.

* Shiatsu: tiene su origen en Japón. Con el paciente tumbado sobre una colchoneta, se realizan movimientos de digitopresión sobre los meridianos por los que circula la energía del cuerpo. Gracias a esta modalidad de masaje es posible aliviar la tensión muscular, mejorar la circulación sanguínea y revitalizar cuerpo y mente.

* Reflexología podal (masaje de pies): en los pies se encuentran terminaciones nerviosas capaces de enviar estímulos reflejos a cualquier parte del cuerpo. Una sesión de este tipo de masaje te ayudará mucho a combatir el nerviosismo y el estrés tras una dura jornada de tensiones en el trabajo, la escuela, etc.

* Masaje tailandés: es una práctica milenaria que combina conocimientos de diferentes disciplinas como la medicina tradicional china, el Ayuvedra, el yoga o el budismo. Tiene una finalidad terapéutica, siendo capaz de mejorar estados físicos y emocionales: fatiga, estrés, insomnio, contracturas musculares, etc.

En resumen, existen muchas modalidades de masaje aunque casi todas ellas actúan a nivel neurosensorial: unas trabajan más sobre músculos para liberar tensiones mientras que otras se centran en movilizar el flujo sanguíneo y las energías bloqueadas para producir un bienestar emocional. Es importante por lo tanto, identificar nuestro problema y buscar un masajista que conozca la técnica más indicada para nuestro caso.

Biografía

SomosBellas

Copywriter y periodista freelance en Emprendecontuweb. Me especializo en la redacción de contenidos optimizados para SEO en los blogs corporativos de mis clientes. Me apasiona la lectura y dedico parte de mi tiempo libre al cuidado de los animales.