Belleza y Salud

Cuidado facial y luminosidad

luminosidad

A partir de los treinta años podemos notar que aparecen manchas en la piel y nuestro cutis luce apagado o con falta de luminosidad. La causa principal son los cambios hormonales y el foto-envejecimiento que no olvidemos, es acumulativo.

Los cuidados faciales se vuelven imprescindibles a esta edad para recuperar la luminosidad perdida y preservar la vitalidad de nuestro rostro. Debemos mantener un cutis limpio, hidratado y libre de células muertas para que la piel revele todo su esplendor.

Te proponemos desde tratamientos básicos de cuidado diario hasta tratamientos cosméticos profesionales un poco más potentes y reveladores para devolverle el brillo a tu piel.

Limpieza e hidratación diarias

Limpia tu cutis cada día con una loción suave y apta para tu tipo de piel (seca, mixta o grasa). De esta forma retirarás el exceso de sebo y suciedad que se acumulan a lo largo del día taponando los poros e impidiendo que tu piel respire.



El siguiente paso es aplicar un tónico astringente para cerrar los poros y mantener el equilibrio.

Por último, debes hidratar la piel con una buena crema nutritiva o aceite facial. De esta forma evitarás que tu cutis se reseque y pierda elasticidad. Si tienes más de treinta y cinco años, te recomendamos aplicar cada noche una crema antiedad para brindarle a tu piel los nutrientes, vitaminas y minerales que necesita, favoreciendo así la síntesis del colágeno, imprescindible en los procesos de regeneración celular.

Una vez por semana mima tu piel con una mascarilla revitalizante y exfoliante. Retiraremos así las impurezas más incrustadas y el exceso de células muertas para una renovación más profunda del tejido epidérmico.

Tratamientos cosmetológicos para iluminar la piel

Uno de los tratamientos más conocidos para eliminar las manchas de la cara y conseguir un tono más uniforme en la piel, es el peeling.

Como ya os dijimos en otras ocasiones, existen diferentes tipos de peeling:

  • Los profesionales (TCA, dermoabrasión o peelings químicos con Phenol) presentan altas concentraciones (superiores al 35% ó 50%). Actúan sobre la capa profunda de la dermis y deben ser aplicados por profesionales dermatólogos.
  • Los peeling caseros que suelen ser mecánicos (por ejemplo con micropartículas de silicio) y arrastran las células muertas o las partículas incrustadas en la parte más superficial de la epidermis. También se comercializan peelings químicos de uso casero que por lo general tienen algún tipo de ácido en su composición como el ácido glicólico o el ácido salicílico en bajas concentraciones (del 10% al 25%).

Hábitos saludables

No olvides que para conservar la salud de tu piel y combatir la pérdida de luminosidad, es muy importante hidratar nuestro cuerpo desde el interior. Bebe al menos dos litros de agua al día y consume abundantes frutas y verduras. El ejercicio físico también purifica nuestro organismo ya que favorece la eliminación de toxinas y residuos que hacen que tu piel no pueda oxigenarse correctamente y luzca apagada y sin vida.

¿Te han gustado estos consejos? ¡No olvides compartir este artículo y visitar a menudo el blog para descubrir las últimas novedades en cosmética y cuidado facial!

También te puede interesar

Biografía

SomosBellas

Copywriter y periodista freelance en Emprendecontuweb. Me especializo en la redacción de contenidos optimizados para SEO en los blogs corporativos de mis clientes. Me apasiona la lectura y dedico parte de mi tiempo libre al cuidado de los animales.