Seguro que ya conoces los beneficios de la exfoliación para el cuidado de la piel: desincrustar impurezas, eliminar células muertas o favorecer la oxigenación celular. Pero ¿sabías que la exoliación corporal también contribuye a prolongar el bronceado? Cuando los poros están limpios el tono se vuelve más uniforme y la piel en general toma una apariencia suave y luminosa. Eso sí, debes evitar las exfoliaciones antes de tomar el sol en la playa ya que después de este proceso aumenta la fotosensibilidad y el riesgo de que aparezcan manchas.

¿Cómo hacer exfoliantes corporales con ingredientes naturales?

En el mercado puedes encontrar muchos productos para exfoliar la piel del cuerpo, pero si lo prefieres también puedes elaborar tus propias recetas caseras utilizando ingredientes naturales como sal, azúcar, semillas, flores trituradas, huesos de fruta pulverizados o arcillas. Piensa que la exfoliación debe ser suave para no irritar la piel.

Hoy te enseñaremos a preparar tres exfoliantes corporales con ingredientes que puedes encontrar fácilmente en cualquier herboristería o comprar por Internet haciendo click en los enlaces que te proporcionamos. Te recomendamos guardarlos en tarros de cristal porque se deterioran fácilmente cuando están expuestos a la humedad.

Exfoliante corporal para la piel normal

Necesitas:

Sólo tienes que mezclar todos los ingredientes y reservar en un frasco de cristal bien cerrado.

Exfoliante corporal para la piel sensible

Necesitas:

  • 1 cucharada de sales de Epsom
  • 1 cucharada de harina de arroz
  • 1 cucharada de flores de lavanda trituradas

Mezcla todos los ingredientes y reserva en un frasco de cristal bien cerrado.

Exfoliante corporal con propiedades anticelulíticas

Necesitas:

  • 1 cucharada de café molido
  • 1 cucharada de azúcar integral de caña
  • 1 cucharada de flores de caléndula trituradas

Al igual que en las recetas anteriores, sólo tienes que mezclar todos los ingredientes y reservar en un frasco de cristal cerrado.

¿Cómo utilizarlas?

El mejor momento para aplicarnos estas exfoliantes caseras es después de una ducha con agua tibia ya que los poros estarán más abiertos y gracias a esto facilitamos el arrastre de células muertas e impurezas.

Después de aclarar el jabón y con la piel todavía mojada, coloca en la palma de tu mano un poco de aceite vegetal (almendras, jojoba, coco, oliva o cualquier otro adecuado para tu tipo de piel). Sobre este aceite, colocaremos un poco de la exfoliante corporal que hemos preparado y masajearemos con esta mezcla la piel del cuerpo, realizando movimientos suaves y circulares para no irritar. Evita masajear zonas donde la piel es muy sensible, como los senos, o zonas afectadas por el acné corporal o con cicatrices recientes.

Esperamos que te hayan gustado nuestras recetas de hoy. Recuerda que puedes descargar de forma gratuita nuesta App de cosmética natural donde encontrarás muchas recetas sencillas para cuidar tu piel de forma natural.