Desde el inicio de la pandemia, muchas personas experimentan ansiedad en su vida cotidiana. Ahora es más importante que nunca encontrar herramientas para poner en sintonía cuerpo, mente y espíritu. Practicar meditación en casa te ayudará a relajarte y fortalecer tu salud mental.



Según los expertos, la meditación también influye en un buen descanso, reduce la presión sanguínea, mejora la memoria y la concentración. No es de extrañar que cada vez más personas muestren interés por el mindfulness y decidan ponerlo en práctica en su hogar. Te daremos algunas claves para conseguirlo.

Un lugar tranquilo

Elige el lugar más tranquilo y menos ruidoso de la casa para empezar a meditar. Lo ideal es evitar las zonas más concurridas como el salón o el recibidor y buscar un lugar más personal y con buena iluminación.

Luces y aroma

Una iluminación ténue, como por ejemplo la que nos brindan las velas o una lámpara de sal, nos ayudará a relajar la mente. Si te gusta el aroma del incienso, puedes buscar uno de calidad que te ayude a meditar mejor.

Evita distracciones

Apaga el móvil y aleja cualquier tipo de gadget o tecnología que pueda interrumpir tu momento de paz. Desconectar del estrés por unos minutos al día, no tiene precio.

Mandalas

Algunas personas con dificultades para concentrarse, utilizan mandalas. A través de este tipo de dibujos, diseñados especialmente para este fin, podrás acudir a las propias fuentes de vitalidad para ayudar a restablecer la plenitud y el equilibrio del ser.