El vinagre de manzana es un ingrediente habitual en la dieta mediterránea donde se utiliza para elaborar todo tipo de aderezos. Sin embargo muchos desconocen todavía sus virtudes cosméticas, a pesar de que durante muchos años fue empleado por nuestras abuelas para el cuidado de la piel y del cabello.


Christophe Robin, colorista de L’Oréal, asegura que él lo utiliza mucho para realizar decoloraciones del cabello. No es algo inusual dado que por sus propiedades desinfectantes, el vinagre de manzana evita muchos problemas del cuero cabelludo asociados a la proliferación de bacterias. También es eficaz para tratar problemas de hongos en la piel.

¿Cómo utilizar el vinagre de manzana en nuestras rutinas de belleza?

El vinagre de manzana puede aplicarse directamente sobre la piel, sin embargo puede resultar un poco fuerte en una zona tan delicada como el rostro. No es lo mismo aplicar vinagre de manzana puro sobre los pies si tenemos hongos, que hacerlo sobre la cara ya que en este útimo caso podría provocar irritaciones. Lo más recomendable sería diluirlo en agua, en algún hidrolato o mezclarlo con otro producto cosmético.

Por ejemplo, si tienes la piel grasa y quieres afinar la textura de tus poros, puedes agregar unas gotitas de vinagre de manzana a tu hidratante habitual. Sus propiedades astringentes harán que los poros se cierren de inmediato.

Para una melena brillante y sin apariencia grasa, mezcla un poquito de vinagre de manzana en el agua del último aclarado. Tu pelo tardará más tiempo en engrasarse que de costumbre y se verá más fuerte y bonito.

Si sientes picor o escozor en las piernas, mezcla unas gotitas de vinagre de manzana en tu gel de ducha habitual. Su poder desinfectante previene la aparición de brotes de acné.

Y por último, también puedes elaborar un tónico facial de emergencia si se ha terminado tu tónico de siempre. Lo cierto es que es un fastidio cuando nos quedamos sin este producto ya que al no tonificar la piel, pronto empieza a segregar grasa y el maquillaje no dura nada. Si te ves en esta situación, mezcla dos gotitas de vinagre de manzana con agua y utiliza un algodón para repartirlo por todo el rostro. Luego aplica tu hidratante habitual.