barriga




¿Notas que a pesar de comer sano no logras reducir centímetros de cintura? La barriga no siempre se debe a una acumulación de grasa; a veces también sufrimos hinchazón abdominal por causas muy diversas. Te mencionaremos cinco motivos por los que puedes tener barriga incluso estando en tu peso ideal.

Malas posturas

Las malas posturas recurrentes (por ejemplo inclinarse hacia delante mientras estás sentada) provocan la distensión de los músculos abdominales por lo que el vientre termina volviéndose flácido y protuberante. Además es una de las causas recurrentes del dolor lumbar y otras molestias relacionadas. Cuida tu postura al sentarte o al caminar tanto por una cuestión de estética como por salud.

Gases y malas digestiones

Algunas personas son propensas a tener gases o malas digestiones. Esto puede deberse a muchas causas como intolerancia a ciertos alimentos, escasez de fibra en la dieta, comer sin masticar adecuadamente, etc.

Las infusiones de hinojo, manzanilla o menta pueden ayudarte a luchar contra las digestiones pesadas y depurar toxinas del organismo. Intenta moverte un poco más para movilizar el intestino y favorecer la expulsión de gases. También debes evitar los refrescos con gas, masticar con la boca abierta para evitar tragar aire durante las comidas o masticar chicle. Si los síntomas persisten, deberías consultar tu caso con un médico para descartar algún trastorno digestivo.

Estrés y falta de sueño

El estrés hace que aumenten los niveles de cortisol, una hormona que provoca que nuestro cuerpo almacene más grasa, sobre todo en la zona de la barriga. Si además no descansamos las horas necesarias, el metabolismo se relentiza y entra en una fase de «ahorro de energía».

La aromaterapia o el yoga pueden ayudarte a descansar mejor sin necesidad de recurrir a los fármacos. Estudia todas las soluciones a tu alcance.

Hormonas descontroladas

La testosterona es una hormona que regula la actividad de nuestro metabolismo y que poseen tanto hombres como mujeres. Si sus niveles son demasiado bajos, podemos engordar con mayor facilidad cuando llega el climaterio o ante enfermedades como endometriosis.

Sobrecrecimiento bacteriano

Por último, en algunos casos el crecimiento de la barriga se debe al sobrecrecimiento bacteriano conocido como SIBO, un problema que provoca distensión o hinchazón abadominal, gases y dolor.

«El sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado consiste en un crecimiento excesivo de bacterias en el mismo. Probablemente, ha existido siempre pero ahora estamos más expuestos a los factores que lo producen y, por otro lado, se han mejorado los medios de diagnóstico» explica la doctora Sari Arponen, especialista en medicina interna en el Hospital de Torrejón de Madrid y colaboradora de Nutribiótica.

El SIBO, en realidad, no es una enfermedad, sino una manifestación secundaria de otras situaciones: intestino perezoso, enfermedad celíaca, reacción secundaria a algunos fármacos… Nuestro cuerpo responde ante estas circunstancias multiplicando las bacterias del intestino y esto puede dar lugar a muchos síntomas como diarrea, flatulencias o hinchazón abdominal.

Para diagnosticar el SIBO existe una prueba específica que es el test del aliento o test de aire aspirado en el que se suele utilizar la lactulosa (una solución especial) y después se mide el hidrógeno y el metano en el aliento. Luego el líquido obtenido se somete a un cultivo y se realiza el diagnóstico de la patología o disfunción que haya provocado el SIBO en primer lugar.

El tratamiento consiste la mayoría de las veces en la administración de antibióticos farmacológicos, como la rifaximina o la neumocina o el metronidazol. También se ha demostrado que el consumo regular de probióticos es muy positivo para mejorar los síntomas del sobrecrecimiento bacteriano en el intestino.

Lo más importante es que si sufres con frecuencia de dolor abdominal, flatulencias o vientre hinchado, consultes tu problema a un médico especialista que diagnosticará la disfunción que ha provocado el SIBO.

Si te han resultado útiles estos consejos y piensas que podrían ayudar a más personas, puedes compartir este artículo en tus redes sociales.