7 especias para proteger tu cuerpo de los procesos oxidativos.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos reconoce el poder de estas siete especias para neutralizar el efecto oxidativo de los radicales libres causantes del envejecimiento prematuro.


Canela

Se extrae de la corteza interior de un árbol llamado «Cinnamomum» conocido desde la Antigüedad por sus propiedades medicinales.

La canela es muy apreciada en la cocina típica de diferentes países por sus cualidades culinarias, pero hoy queremos hablarte de los beneficios saludables que se le atribuyen a esta especia y que tienen mucho que ver con su alto contenido en antioxidantes, especialmente flavonoides (catequinas) que ejercen una acción antiinflamatoria.

Además, la canela posee propiedades antibióticas (antimicrobianas, antifúngicas y antivirales) gracias a los aldehídos (cinamaldehído, eugenol, ácido cinámico, linalol, farnesol y safrol) presentes en su composición.

También funciona como un gastroprotector natural y, según investigaciones, tomar diariamente entre ½ y 2 cucharaditas de canela en ayunas disminuye significativamente el nivel de glucosa en sangre, colesterol y triglicéridos. Por otra parte, se ha estudiado su capacidad para ayudar a inhibir la acumulación de una proteína en el cerebro que promueve la aparición del Alzhéimer.

Nutricionalmente, la canela nos aporta minerales como el calcio, potasio, hierro, fósforo, magnesio y sodio. También es rica en vitamina A, vitamina C y ácido fólico.

Existen dos tipos de canela en el mercado: la de Saigon (o Cassia) y la de Ceilán. La canela de Saigon o canela de Chinap proviene del arbol de Cassia nativo del sureste de Asia, especialmente del sur de China y norte de Vietnam. Tiene un sabor fuerte y un poco amargo. El segundo tipo de canela es la canela de Ceilan, procedente de Sri Lanka y con un sabor más dulce y delicado.

Jengibre

Originario del continente asiático, llegó a Europa durante el comercio de especias y fue usado por los antiguos griegos y romanos. El rizoma (parte subterránea del tallo) es la que habitualmente consumimos ya sea fresco, seco y en polvo o incluso macerado en aceite (aceite de jengibre). Sus propiedades medicinales se deben a un compuesto bioactivo llamado «gingerol» con poderosos efectos antiinflamatorios y antioxidantes, y que es capaz de reducir el estrés oxidativo provocado por la acción de los radicales libres.

Además, el jengibre es muy digestivo y se utiliza a menudo para combatir las náuseas, aliviar dolores musculares y articulares y tratar infecciones de todo tipo (desde infecciones respiratorias como catarros y resfriados a infecciones orales como la gingivitis).

Según un estudio realizado en 2018 en 60 pacientes con hipercolesterolemia, 30 personas que recibieron 5 gramos de polvo de jengibre cada día vieron reducir sus niveles de colesterol LDL (malo) en un 17.4 por ciento durante un período de 3 meses. También existen pruebas, aunque limitadas, de que el jengibre podría ser eficaz en la prevención de algunos cánceres gastrointestinales.

Orégano

Es mucho más que un condimento para la pizza. Su nombre significa «alegría de la montaña» y se utiliza desde hace miles de años como ingrediente de la cocina mediterránea.

Desde el punto de vista nutricional, el orégano es una fuente de minerales como calcio, hierro, magnesio y potasio. También posee vitamina B6 y vitaminas A, C E y K, y potentes fitoquímicos con muchos beneficios para la salud.

El orégano destaca por sus propiedades antioxidantes y antimicrobianas. Es bueno para los problemas digestivos, para tratar catarros y dolores de garganta (debido a su efecto antiinflamatorio, analgésico y antiséptico) y un buen aliado contra las infecciones gracias a uno de sus compuestos llamado «carvacol«, un poderoso antimicrobiano natural. Algunas investigaciones apuntan a que podría ser eficaz en el tratamiento de las bacterias causantes de las úlceras estomacales.

Cayena

Es originaria de América del sur y América central. Suele consumirse molida después de dejarla secar por lo que también se conoce como «ají en polvo» o «chile en polvo». Destaca por su color rojizo y sabor intensamente picante.

Consumida en cantidades moderadas, la cayena es un condimento con muchas propiedades saludables. Contribuye a la buena salud del sistema cardiovascular ya que favorece la circulación de la sangre. También elimina el exceso de Colesterol LDL y los triglicéridos.

Posee una sustancia llamada «capsaicina» un poderoso antioxidante con propiedades antiinflamatorias. En forma de cataplasma, reduce la inflamación de los músculos y articulaciones.

También es una especia muy digestiva ya que aumenta la producción de enzimas y jugos gástricos, y esto a su vez nos ayuda a metabolizar los alimentos que consumimos.

La cayena también es un buen remedio para reducir los gases intestinales dado que estimula el movimiento intestinal peristáltico, apoyando tanto la asimilación como la eliminación.

Estudios realizados en la Universidad de Loma Linda en California descubrieron propiedades anticancerígenas en la cayena; algo que se explica por su alto contenido en capsaicina, una sustancia que puede detener la formación de tumores de pulmón inducidos por el tabaco.

Romero

Es una planta aromática muy popular en la cocina mediterránea y a la que se atribuyen muchas propiedades medicinales: antiinflamatorias, digestivas, carminativas. antiespasmódicas, expectorantes, diuréticas, etc.

Es un apoyo natural en casos de gastritis, cuando existe inflamación en el hígado o hepatitis, si sufrimos enfermedades respiratorias (tiene propiedades balsámicas y expectorantes) y además resulta muy útil para combatir el mal aliento o halitosis.

Gracias a su alto contenido en antioxidantes nos protege contra la acción oxidativa de los radicales libres.

Tomillo

Es una planta aromática que se usa mucho como condimento en la cocina mediterránea y conocida por sus propiedades medicinales desde la Antigua Grecia.

En medicina natural, se emplea para aliviar los síntomas del resfriado común (tiene propiedades expectorantes y antiespasmódicas). También es rico en polifenoles, un tipo de antioxidantes que neutralizan la acción de los radicales libres responsables del envejecimiento prematuro de las células.

Por sus propiedades antiinflamatorias y carminativas, nos sirve también para aliviar las digestiones pesadas y los gases. Uno de sus componentes más apreciados es el «timol» un poderoso antiséptico y fungicida natural que fortalece al sistema inmunitario contra infecciones oportunistas.

Por si fuera poco, el tomillo también tiene un efecto diurético y nos ayuda a eliminar toxinas a través de la orina, manteniendo limpias las vías urinarias.

Cúrcuma

También llamada «szufre de Indias» es una especia muy valorada por sus propiedades culinarias y terapéuticas. Al secar y rallar su rizoma, se obtiene un polvo anaranjado que contiene entre un 2% y un 5% de curcumina, un poderoso antioxidante natural que tendría efectos beneficiosos en el tratamiento de enfermedades como la artrosis, úlceras gástricas, diabetes o incluso cáncer.

Desde el punto de vista nutricional, la cúrcuma contiene fibra dietética, vitaminas C, E y K, niacina, sodio, calcio, potasio, cobre, magnesio, hierro y zinc, que son imprescindibles para gozar de una buena salud.

¿Te ha resultado útil esta información? Recuerda que, a pesar de los beneficios saludables que nos aportan estas especias, no sustituyen los tratamientos farmacológicos indicados por tu médico. Tampoco es aconsejable reducir o limitar otros grupos de alimentos para aumentar el consumo de especias.

antioxidantesespeciasfitoterapiavida sana