El es una de las bebidas más saludables y digestivas que existen. No sin razón se consume en todo el mundo, especialmente en países como Japón o China donde las ceremonias del té son auténticos rituales heredados de generación en generación.

beber-te

Cuatro son las variedades de té más consumidas en el mundo: el té blanco, el té negro, el té rojo y el té verde (aunque existen otras más exóticas como el té amarillo o el té azul).

Las propiedades nutricionales y medicinales del té varían en función del tipo que se consuma. Algunas variedades de té nos protegen contra enfermedades cardiovasculares, otros tienen propiedades anticancerígenas, antioxidantes, depurativas o nos ayudan a controlar los niveles de colesterol.

En todo caso, siempre puedes potenciar sus beneficios si agregas a tus infusiones de té alguno de estos 5 ingredientes de los que te hablaremos a continuación. Los encontrarás fácilmente en cualquier herbolario o farmacia. ¡Recupera tu energía con estas recetas 100% naturales!

  • Menta: además de ser muy refrescante, tomar té con menta alivia las náuseas, los gases y la sensación de hinchazón abdominal. Basta con agregar unas hojitas de menta fresca a tu té y dejar que repose unos minutos.
  • Limón: tiene mucha vitamina C. Te protege contra los resfriados y ayuda a eliminar toxinas.
  • Jengibre: alivia las digestiones pesadas. Si tienes malestar estomacal, añade un poco de jengibre fresco a tu té y deja que repose 15 minutos.
  • Albahaca: refuerza tu sistema inmunológico. También puede aliviar los síntomas de estrés.
  • Lavanda: te ayuda a dormir mejor o a calmar la ansiedad. Basta con agregar una gotita a tu té (eso sí, el aceite esencial de lavanda que compres debe ser especial para consumir).

¿Te han gustado estos consejos? ¡Compártelos con tus amigas!