Una investigación realizada por el Servicio de Anatomía Patológica del Hospital Universitario 12 de Octubre, ha descubierto que las partículas virales del COVID-19 también pueden causar infecciones cutáneas y diferentes tipos de lesiones en la piel que podrían considerarse como uno de los primeros síntomas de contagio.



El estudio, publicado en The American Journal of Surgical Pathology, se basa en 25 muestras recogidas durante la primera ola de la pandemia. Así, se encontraron cinco afecciones diferentes de la piel, de las que 11 eran lesiones acroisquémicas o sabañones, 9 exantemas o sarpullidos, dos púrpuras palpables (moratones), dos inespecíficas y una erupción de urticaria.

Todos los pacientes que participaron en el estudio tuvieron algún tipo de sintomatología relacionada con el COVID-19, pero sólo nueve de ellos tuvieron un resultado positivo en el test realizado mediante PCR. De estos nueve positivos, siete presentaron otros síntomas relacionados con la infección como fiebre, dificultades respiratorias, y un caso de neumonía bilateral.

Las lesiones cutáneas se localizaron principalmente en las extremidades inferiores, en los pies y en el tronco de los pacientes y, en algunos casos aislados, en las manos. Prácticamente todas ellas se curaron entre 4 y 10 semanas después de su aparición, sin necesidad de tratamiento.

De esta investigación se deduce que debemos considerar ciertas afecciones cutáneas como uno de los primeros síntomas del COVID-19. Esto a su vez ayudaría a detectar a las personas infectadas de forma precoz evitando la propagación del virus.