Comprar online anillos de plata es bastante habitual. Muchas veces vemos en Internet ofertas exclusivas que no están disponibles en las tiendas físicas, y no queremos desaprovechar la oportunidad. La variedad de diseños y firmas a las que podemos acceder es casi infinita. Basta con hacer una consulta a Google para empezar a descubrir los catálogos de cientos de joyerías que trabajan con diferentes estilos y materiales.

Otras veces son las antigüedades nuestro objeto de deseo. Se trata de piezas únicas ya descatalogadas y que en la mayoría de los casos sólo necesitan una buena limpieza para volver a deslumbrar.

¿Te gustaría saber cómo elegir correctamente la talla del anillo sin tener que probártelo? o ¿cómo limpiar sin esfuerzo las joyas de plata? ¡No te pierdas estos prácticos consejos!

Elegir la talla del anillo.

¿No sabes qué talla de anillo gastas? Existen varias técnicas para adivinarlo. En el blog de joyería y moda Missy4you puedes leer una completa guía para saber la talla de un anillo.

El método que mejor me ha funcionado a mí es el siguiente:

  1. Coloca el dedo sobre una hoja de papel y envuélvelo desde el extremo. Luego, marca el lugar donde se cruzan las líneas.
  2. Al finalizar, toma una cinta métrica y mide la distancia obtenida desde el centro del papel hasta el punto marcado.
  3. Busca una tabla de tallas de anillos y encuentra la medida correspondiente. Estas tablas están disponibles en muchas joyerías, aunque también las puedes descargar de Internet. Si la medida está entre dos tamaños, elige la más grande para mayor comodidad.

Aprende a limpiar tus anillos de plata.

Si has comprado un anillo de segunda mano es probable que esté algo ennegrecido, pero aún si es nuevo lo más seguro es que con el tiempo también necesite una limpieza. Por este motivo te recomendamos buscar algún tutorial para limpiar plata y dejarla como el primer día.

Mucha gente se pregunta por qué se han oscurecido sus joyas de plata. Esto ocurre como consecuencia de un proceso llamado “eflorescencia”. La plata se oscurece a medida que se expone al oxígeno del aire y va formando una capa protectora de óxido sobre la superficie.

La reacción química se puede acelerar cuando se usan productos fuertes para limpiar la joyería de plata, como por ejemplo, el ácido sulfúrico. Además, la humedad relativa y la temperatura también influyen en el proceso de oxidación de los metales preciosos.

Existen algunos métodos caseros para limpiar la plata. Las opciones más comunes incluyen hacer un baño de soda y limón para quitar la suciedad ligera, utilizar bicarbonato de sodio y limón para una suciedad fuerte o emplear la pasta de dientes con aluminio para eliminar los óxidos.

Con todo, si las joyas de plata que posees son muy antiguas o si tienen piedras preciosas incrustadas, sería recomendable acudir a un joyero profesional para su limpieza. La frecuencia óptima es de una vez al año.