La piel seca o sensible puede irritarse debido al sol o a los cambios bruscos de temperatura. Hoy te enseñaremos a preparar un bálsamo casero con aceite de caléndula (calmante y regenerador), manteca de karité (hidratante y protectora) y aceite esencial de lavanda (cicatrizante). Úsalo a diario si sientes la piel tirante o agredida y en pocos días notarás los resultados. También puedes emplearlo para suavizar los labios.


Necesitas:

Preparación:

  1. Coloca un recipiente al baño María con el aceite de caléndula, la cera de abejas y la manteca de karité. Remueve de vez en cuando hasta que todos los ingredientes se derritan y obtengas una pasta consistente y homogénea.
  2. Retira del fuego y espera a que se enfríe. Cuando la temperatura sea inferior a los 45Cº puedes añadir la vitamina E y el aceite esencial de lavanda
  3. Envasa este bálsamo casero en un frasco de cristal limpio y desinfectado con alcohol.