Nada más relajante que disfrutar de un baño de hierbas al llegar a casa después de una estresante jornada laboral. Muchas plantas tienen propiedades medicinales que se liberan en el agua caliente y son absorbidas a través de los poros.


Para preparar un baño herbal en casa, necesitarás hierbas y plantas seleccionadas (menta, pétalos de rosa, lavanda, romero, etc.) que puedes recolectar de tu jardín o bien comprar en un herbolario cercano.

También vas a necesitar unas bolsitas de tela (organza, muselina, algodón fino, etc.) o de papel como las de infusiones.

¡Eso es todo! Ya sólo tienes que rellenar las bolsitas con las hierbas, flores, semillas, raíces, cáscaras deshidratadas… e introducirlas en el agua caliente de la bañera.

A medida que vayas probando los baños herbales, te darás cuenta de que algunas combinaciones son mejores para tu tipo de piel. Te daremos algunas sugerencias.

Baños herbales para la piel grasa

Mezcla en la bolsita: romero, manzanilla, corteza de sauce blanco, hojas de geranio, verbena y cáscara de limón.

Estas plantas tienen propiedades calmantes y astringentes.

Baños herbales para la piel seca

Mezcla en la bolsita: flores de acacia, meliloto, sauco o yezgo, trébol, capullos de naranjo o sus flores y media cucharada de miel de abejas.

Toma este baño durante 20 minutos y aplica después un aceite corporal.

Baños herbales para el acné corporal

Mezcla en la bolsita: cáscara seca de naranja amarga, hojas de frambuesa, tomillo, corteza de sauce blanco, menta, romero, salvia y borraja. Añade también a la mezcla unos cuantos clavos de especia y unas gotitas de limón.

Baños herbales para combatir las arrugas

Mezcla en la bolsita: capullos de flor de naranja, capullos de rosa, romero, eucalipto, tila y espliego.

¡Anímate a preparar estas recetas y cuéntanos si te han gustado!