¿Sabías que muchos culturistas se comen un puñado de frutos secos antes del entrenamiento? Los frutos secos son una extraordinaria fuente de energía y por este motivo son un buen alimento para aportarnos un plus de fuerza antes de comenzar una sesión de pesas.



Beneficios nutricionales de los frutos secos

  • Contienen vitamina E, un antioxidante que favorece la buena salud cardiovascular.
  • También son ricos en vitamina B, fósforo y magnesio. Garantizan un aporte nutricional adecuado en las dietas vegetarianas.
  • Además nos aportan selenio y zinc, que mantienen estables los niveles de testosterona contribuyendo al crecimiento muscular después del entrenamiento.
  • Dentro de los frutos secos, las almendras, las nueces de Brasil y las avellanas son las más ricas en calcio. Nos ayudan a mantener unos huesos fuertes y a prevenir la osteoporosis.
  • Son una fuente natural de fibra que mejora el tránsito intestinal y la evacuación de los residuos del cuerpo.
  • Por último, está comprobado que los frutos secos retrasan la absorción del azúcar, lo que permite disponer de energía durante más tiempo sin que esta se convierta en grasas. Por esta razón, no es extraño ver a muchos deportistas comer frutos secos antes de entrenar para mejorar su rendimiento.

¿Y si no practico ningún deporte?

beneficios de los frutos secos

Los beneficios nutricionales de los frutos secos pueden mejorar la salud de cualquier persona, pero no conviene abusar de la cantidad que comemos al día si llevamos una vida sedentaria ya que su aporte en calorías es alto. Con 30 gramos será suficiente (esto son unas diez o doce almemdras, cinco nueves o diez avellanas).

El momento ideal para consumirlos es durante el desayuno con lácteos y cereales. También son un buen aperitivo en la merienda para llegar con menos hambre a la cena.

Si sufres retención de líquidos o tienes la presión arterial elevada, ten cuidado con los frutos secos salados como las pipas ya que podrían agravar tu problema.