La bisutería nos ofrece la posibilidad de darle una nueva vida hasta a la ropa más aburrida de nuestro fondo de armario.

Nos encanta lucirla en cualquier época del año pero sobre todo en verano, cuando solemos llevar manga corta, escotes o el cabello recogido, ya que es entonces cuando los colgantes, aros y pulseras se convierten en los protagonistas de nuestro look.



Este año continúa la tendencia de los accesorios de gran tamaño. Pero lo más destacable es su variedad de colores que permite combinarla con el resto de nuestra ropa y complementos.



Se llevarán mucho los cristales, los colores trenzados y las cadenas de cuero o metal.

Para las amantes de lo vintage, están las piezas de bisutería que imitan joyas antiguas, cabujones, incrustaciones de brillantes o grabados ultra-barrocos.

¿Cuál es vuestra tendencia favorita? Animaros a comentar vuestras últimas adquisiciones en bisutería.