¿Estás pensando en comprar diamantes y no tienes mucha idea de cómo calcular su valor? Para empezar, te diré que los diamantes son las piedras preciosas más costosas que existen sobre la Tierra pero su precio nunca es fijo y depende de las características propias de la gema: talla, peso, color y pureza.

Los tasadores profesionales se guían por unas tablas de clasificación y tienen conocimientos especializados sobre gemología que les permiten calcular de forma más precisa el precio de los diamantes. Para las personas de a pie resulta complicado estimar el valor de un diamante por su propia cuenta ya que a diferencia del oro, cuya pureza se puede verificar al acercarlo a un imán o al sumergir la pieza en ácido nítrico, en el caso de los diamantes la valoración suele ser compleja.

Por lo tanto, tanto si vas a comprar como si deseas vender diamantes en Madrid, es recomendable contar con el asesoramiento de gemólogos expertos como el equipo de Moon Diamonds, con veinte años de experiencia en el sector de la tasación de joyas.

Pero como el saber no ocupa lugar, ya puestos a aprender un poco más sobre los diamantes, te diremos cuáles son algunos de los criterios que utilizan los tasadores profesionales para calcular el valor de un diamante.

¿De qué depende el valor de un diamante?

En un primer momento lo lógico sería pensar que cuanto más grande sea un diamante, mayor será su precio. Sin embargo esto no sucede siempre así y a veces un diamante del mismo peso en quilates y características similares a otro puede costar hasta diez veces más.

Como te comentamos al comienzo del artículo, aquí entran en juego varios factores que no siempre podemos apreciar a simple vista pero que no pasarán desapercibidos para un tasador profesional.

Talla del diamante

Se refiere a los ángulos y proporciones de esta piedra preciosa. Cuanto mejor tallado esté el diamante, mejor reflectará la luz y esta perfección se traducirá también en un costo más elevado.

Una vez tallado, el diamante puede tener forma redondeada, cuadrada, de lágrima o rectangular, siendo la talla redondeada la más apreciada por su brillo.

Peso

La unidad de peso de los diamantes (y de otras piedras preciosas) es el quilate. Un quilate equivale a 0.2 gramos. Es evidente que cuantos más quilates tenga un diamante, mayor será su precio. Aún así nos movemos en una horquilla muy amplia que va de los 1.300 a los 16.500 dólares por quilate. ¿Sorprendida de esta oscilación tan grande? La rareza del diamante y la perfección de su tallado pueden influir mucho en el precio. A veces un diamante grande pero mal tallado puede tener un precio inferior a un diamante pequeño pero de proporciones perfectas.

Color

El color más habitual del diamante es el blanco cristalino, pero en la Tierra existen diamantes de casi todos los colores. Algunos de ellos son muy raros (azul, negro, verde, amarillo, rosa o rojo). Es un factor que incide bastante en el precio ya que ciertos colores son verdaderamente únicos y excepcionales. De hecho, el diamante rojo lidera el ranking de las piedras preciosas más caras del mundo con un precio que supera el millón de dólares por quilate, según informa la revista americana Forbes.

Pureza

Mide los defectos o inclusiones en la estructura del diamante. Los tasadores profesionales analizan las gemas con una lupa de diez aumentos o microscopio. Cuantas menos inclusiones tenga la piedra, mayor será su precio en el mercado. Cuando un diamante no presenta al microscopio ningún desperfecto, se dice que es un diamante puro.

En esta explicación hemos intentado hablar de las características que determinan el valor de un diamante sin entrar en demasiados tecnicismos que corresponderían a los conocimientos de un gemólogo profesional. Cuando los diamantes se gradúan considerando los parámetros anteriores, hay que remitirse a las tablas Rapaport que nos dicen la cotización de un diamante en el mercado según sus características.

Algunos consejos útiles para comprar diamantes y hacer una buena inversión.

Está claro que si pensamos invertir una suma considerable de dinero en una joya valiosa, debemos guardar una serie de precauciones. Si vamos a comprar un conjunto de bisutería elegiremos algo que nos parezca bonito, sin más pretensiones. Pero a nadie se le ocurriría desembolsar miles de euros sin otro criterio que el gusto personal. Por eso pensamos que estos consejos pueden servirte de guía para comprar diamantes y hacer una buena inversión con tu compra.

  • Compra diamantes en tiendas físicas o en tiendas online especializadas que cuenten con un equipo de gemólogos expertos. No compres diamantes en portales como Amazon o Ebay.
  • Es fácil caer en la tentación de adquirir diamantes muy baratos al viajar a otros países. Suena bonito dar con este tipo de chollos pero por desgracia la mayoría de las veces se trata de una estafa y es muy probable que la piedra sea sintética.
  • Exige siempre un certificado de autenticidad. Sin duda este es el paso más importante a la hora de comprar. Los certificados oficiales fiables son de la GIA y los laboratorios AGS que determinan los estándares de calidad en la industria del diamante. En España tenemos también el certificado del Instituto Gemológico Español (IGE). Certificar una joya puede costar alrededor de 150 euros que pueden estar incluidos o no en el precio final de venta.
  • Ten en cuenta que las gangas no existen. Los diamantes tienen un precio regulado en el mercado y si este es muy inferior al establecido lo más seguro es que se trate de una falsificación.